Ni hé­roe ni vi­llano

Tiempo - - OPINIÓN - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

ni an­tes de su de­ten­ción Juan Jo­sé Cor­tés era un hé­roe, ni tras las agre­sio­nes y la tri­ful­ca es un vi­llano. El pastor de la Igle­sia Evan­gé­li­ca, ac­tual ase­sor del PP en ma­te­ria de Jus­ti­cia (an­tes lo ha­bía si­do del PSOE y es­tu­vo a pun­to de ser de­sig­na­do por UPD co­mo can­di­da­to a la al­cal­día de Huel­va), se com­por­tó co­mo un ciu­da­dano ejem­plar tras la des­apa­ri­ción y el ase­si­na­to de su hi­ja Ma­ri Luz. Re­co­rrió el país en­te­ro dan­do prue­bas de co­ra­je, re­co­gien­do fir­mas pa­ra la re­for­ma de las con­de­nas a los pe­de­ras­tas en el Có­di­go Pe­nal, te­nía al­go de pro­fe­ta lai­co, de pre­di­ca­dor de los De­re­chos Hu­ma­nos, y el pre­si­den­te Za­pa­te­ro lo re­ci­bió en La Mon­cloa rea­li­zan­do pro­me­sas que, se­gún Cor­tés, nun­ca cum­plió.

Los in­ci­den­tes de la ba­rria­da de El To­rre­jón, en Huel­va, con en­fren­ta­mien­tos fa­mi­lia­res, ti­ro­teo con ar­mas de ca­za, un herido le­ve y va­rias de­ten­cio­nes (en­tre ellas la del pro­pio Juan Jo­sé) nos mues­tran otro ros­tro me­nos ama­ble de aquel

To­dos los ído­los tie­nen los pies de ba­rro, y con Cor­tés no se pue­de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va

tro­ta­mun­dos des­ga­rra­do por la pe­na de ha­ber per­di­do a su hi­ja que pe­día pe­nas más ri­gu­ro­sas pa­ra los ase­si­nos pe­de­ras­tas. Qui­zá se ha­ya caí­do el mi­to, o una par­te de él, pe­ro no de­be­mos es­ta­ble­cer­nos en el maniqueísmo de los ros­tros del bien y del mal, y mu­cho me­nos an­tes de que la Jus­ti­cia se pro­nun­cie. La so­cie­dad es­pa­ño­la es maes­tra en el ar­te de en­cum­brar a una per­so­na pa­ra, des­pués, arro­jar­la al va­cío des­de la ci­ma de la mon­ta­ña, mien­tras el co­ti­lleo na­cio­nal se enor­gu­lle­ce de ha­ber­le arran­ca­do la más­ca­ra al fal­so hé­roe.

To­dos los ído­los tie­nen los pies de ba­rro, y con Cor­tés no se pue­de ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va de una ac­tua­ción ejem­plar, em­pa­ña­da por un pre­sun­to de­li­to so­bre el que de­ben de­ci­dir los tri­bu­na­les. Se la­men­ta de ha­ber ocu­pa­do du­ran­te unas ho­ras la cel­da de los ase­si­nos de su hi­ja. En me­dio de la con­fu­sión, si­gue su pe­na y me­re­ce un res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.