El po­der de los me­dios

La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que su ca­pa­ci­dad de in­fluir no es tan gran­de co­mo sus ins­ti­ga­do­res desea­rían.

Tiempo - - PORTADA - JUAN DÍEZ NI­CO­LÁS* *Juan Díez Ni­co­lás es so­ció­lo­go y pre­si­den­te de Aná­li­sis So­cio­ló­gi­cos, Eco­nó­mi­cos y Po­lí­ti­cos (ASEP).

La po­lé­mi­ca so­bre la ca­pa­ci­dad de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra in­fluir so­bre las ac­ti­tu­des y los com­por­ta­mien­tos de los in­di­vi­duos tie­ne ya una lar­ga du­ra­ción de dé­ca­das, es­pe­cial­men­te des­de que se ge­ne­ra­li­zó la te­le­vi­sión. Y aunque no va­mos aquí a re­sol­ver pa­ra siem­pre y en to­dos los ca­sos esa su­pues­ta in­fluen­cia, sí pa­re­ce po­si­ble ha­cer al­gu­nas ma­ti­za­cio­nes.

Cuan­do se tra­ta de la in­fluen­cia pa­ra in­doc­tri­nar a los ciu­da­da­nos, ge­ne­ral­men­te en co­la­bo­ra­ción con el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y ge­ne­ral­men­te en sis­te­mas po­lí­ti­cos más o me­nos au­to­ri­ta­rios o dic­ta­to­ria­les, las ex­pe­rien­cias his­tó­ri­cas de­mues­tran que su ca­pa­ci­dad de in­fluir no es tan gran­de co­mo sus ins­ti­ga­do­res desea­rían, aunque es ob­vio que in­flu­yen so­bre las opi­nio­nes y ac­ti­tu­des. Bas­tan dos ejem­plos. La Unión So­vié­ti­ca tu­vo el mo­no­po­lio de la edu­ca­ción y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción du­ran­te siete dé­ca­das, trans­mi­tien­do a su ciu­da­da­nía una ideo­lo­gía, la co­mu­nis­ta, que im­pli­ca­ba un re­cha­zo a la fa­mi­lia y a la re­li­gión co­mo ins­ti­tu­cio­nes bur­gue­sas. No pa­re­ce que lo con­si­guie­ran, pues no to­da la po­bla­ción se­guía una es­tric­ta ob­ser­van­cia de esas opi­nio­nes, y en cuan­to ca­yó la URSS se ha vis­to al mis­mo Pu­tin asis­tien­do a ce­re­mo­nias re­li­gio­sas acom­pa­ñan­do al Pa­triar­ca de la Igle­sia Or­to­do­xa Ru­sa.

En Es­pa­ña, du­ran­te dé­ca­das to­dos los estudiantes es­tu­vie­ron so­me­ti­dos en la es­cue­la pri­ma­ria y en la se­cun­da­ria, e in­clu­so en la uni­ver­si­ta­ria, a las asig­na­tu­ras de Re­li­gión y For­ma­ción del Es­pí­ri­tu Na­cio­nal. Pe­ro no pa­re­ce que to­dos los es­pa­ño­les fue­ran fa­lan­gis­tas ni de co­mu­nión dia­ria, y ni si­quie­ra hu­bo que es­pe­rar a la muer­te de Fran­co pa­ra ob­ser­var cam­bios, sino que la in­fluen­cia in­doc­tri­na­do­ra ya es­tu­vo muy mer­ma­da du­ran­te su vi­da, y más con­cre­ta­men­te des­de la dé­ca­da de los años 60. Ni si­quie­ra los mo­no­po­lios adoc­tri­na­do­res tie­nen un éxi­to to­tal, por­que hay mu­chos otros fac­to­res com­pe­ti­ti­vos, mu- chas otras de­fen­sas que las so­cie­da­des ge­ne­ran co­mo an­ti­cuer­pos fren­te a los in­ten­tos de adoc­tri­na­mien­to.

¿Sig­ni­fi­ca lo an­te­rior que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no in­flu­yen? Por su­pues­to que no, ya lo creo que in­flu­yen. Pe­ro no tan­to co­mo al­gu­nos (es­pe­cial­men­te los que ma­ne­jan los me­dios) creen. Es evi­den­te que la pu­bli­ci­dad exis­te por­que es ren­ta­ble pa­ra los anun­cian­tes. Pe­ro es igual­men­te evi­den­te que sus efec­tos no son al 100% se­gu­ros. Cuan­do uno ve un anun­cio tras otro de di­fe­ren­tes mo­de­los de au­to­mó­vil, es evi­den­te que com­pi­ten y se anu­lan en­tre sí. Apar­te de que los in­di­vi­duos se­lec­cio­nan unos men­sa­jes y no otros, la in­fluen­cia de los me­dios es muy di­fe­ren­te se­gún los ob­je­tos y la im­por­tan­cia que los in­di­vi­duos les atri­bu­yen. Es más di­fí­cil cam­biar la opi­nión de los ciu­da­da­nos so­bre sus ac­ti­tu­des re­li­gio­sas que so­bre un po­lí­ti­co o un fa­mo­so.

Pre­ci­sa­men­te en ese úl­ti­mo ca­so es ca­da vez más evi­den­te la in­fluen­cia de los me­dios so­bre es­te ti­po de ac­ti­tu­des eva­lua­do­ras. La ima­gen de los per­so­na­jes pú­bli­cos (po­lí­ti­cos, de­por­tis­tas, ac­to­res, et­cé­te­ra) es­tá muy con­di­cio­na­da por la ac­tua­ción de los me­dios, que pue­den en­cum­brar­les o va­pu­lear­les. No va­mos aquí a dar nom­bres, pe­ro to­dos co­no­ce­mos his­to­rias reales de unos y otros pro­ce­sos. Los me­dios, con cre­cien­te fre­cuen­cia, crean per­so­na­jes a los que con­vier­ten en fa­mo­sos, y los pro­pios me­dios son quie­nes los des­tru­yen cuan­do es­ti­man que ya no les son ren­ta­bles, o que pue­den be­ne­fi­ciar­se de su des­truc­ción.

Lo cier­to es que una de las mu­chas res­pon­sa­bi­li­da­des de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es pre­ci­sa­men­te la de sa­ber gra­duar el tra­ta­mien­to que de­ben con­ce­der a los per­so­na­jes pú­bli­cos, pa­ra evi­tar esos vai­ve­nes que des­con­cier­tan a ve­ces a la opi­nión pú­bli­ca. No ol­vi­de­mos que la ma­yor par­te de los se­res hu­ma­nos no so­mos ni án­ge­les ni de­mo­nios, sino una mez­cla de am­bos, y que por tan­to más va­le “no pa­sar­se” ni “no lle­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.