Fi­nal de le­gis­la­tu­ra sin fi­nal, to­da­vía, de ETA

La me­jor he­ren­cia de Za­pa­te­ro, y en eso es­ta­ba em­pe­ña­do, hu­bie­se si­do la de­fi­ni­ti­va des­apa­ri­ción de la ban­da te­rro­ris­ta, que inevi­ta­ble­men­te lle­ga­rá, in­clu­so con Ra­joy en La Mon­cloa.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

el pre­si­den­te del go­bierno que du­ran­te sus dos man­da­tos ha in­ten­ta­do, por to­dos los me­dios, el fi­nal de ETA, un fi­nal que ele­va­ría su fi­gu­ra a la ca­te­go­ría de his­tó­ri­ca, ve có­mo ese fi­nal se le es­ca­pa de las ma­nos, aunque es cier­to que la ban­da ha en­tra­do en un pro­ce­so de des­com­po­si­ción in­ter­na que ha­ce muy di­fí­cil que ese al­to el fue­go per­ma­nen­te, uni­la­te­ral y ve­ri­fi­ca­ble, cu­yo pri­mer aniver­sa­rio aca­ba de cum­plir­se es­te mes, pue­da rom­per­se.

Es más, se da la cir­cuns­tan­cia de que por pri­me­ra vez en la re­cien­te his­to­ria de nues­tra de­mo­cra­cia las elec­cio­nes del pró­xi­mo 20 de no­viem­bre, a las que es muy po­si­ble que por de­ci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pue­da con­cu­rrir la ile­ga­li­za­da Sor­tu, se ce­le­bren sin la ame­na­za de aten­ta­dos te­rro­ris­tas y sin ka­le bo­rro­ka en el País Vas­co.

Pa­ra el pre­si­den­te Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que tras fir­mar el co­rres­pon­dien­te de­cre­to de di­so­lu­ción de las Cá­ma­ras de­ja un país hun­di­do eco­nó­mi­ca­men­te y que va a te­ner gra­ves di­fi­cul­ta­des pa­ra sa­lir de la ac­tual cri­sis eco­nó­mi­ca, la me­jor he­ren­cia que po­día ha­ber de­ja­do, y en eso es­ta­ba em­pe­ña­do, era la paz de­fi­ni­ti­va con la de­fi­ni­ti­va des­apa­ri­ción del te­rro­ris­mo. una paz de­fi­ni­ti­va con la ex­tin­ción de ETA y la con­si­guien­te en­tre­ga de las ar­mas, al­go que ha in­ten­ta­do de­ses­pe­ra­da­men­te, bor­dean­do la le­ga­li­dad y pro­me­tien­do en oca­sio­nes, es­pe­cial­men­te du­ran­te su pri­me­ra le­gis­la­tu­ra,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.