Los pre­sos de­jan a ETA ca­da vez más so­la

El fi­nal de la ban­da se­rá gra­dual e im­per­cep­ti­ble. La asun­ción de la De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca por sus pre­sos es un pa­so más en la es­tra­te­gia de la iz­quier­da aber­za­le de elu­dir la con­de­na de la his­to­ria de ETA y pro­pi­ciar un es­ce­na­rio “sin ven­ce­do­res ni ven

Tiempo - - ESPAÑA - SAN­TIA­GO ETXAUZ tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ETA ca­mi­na so­la. La asun­ción por par­te de los eta­rras en­car­ce­la­dos de los pos­tu­la­dos de las for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas vas­cas que tra­ba­jan uni­das ba­jo el pa­ra­guas de la De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca ha si­do un gol­pe a la lí­nea de flo­ta­ción de la ban­da. El me­dio cen­te­nar de eta­rras que man­tie­nen en­gra­sa­da la dé­bil es­truc­tu­ra te­rro­ris­ta han per­di­do la di­rec­ción po­lí­ti­ca y el po­der de in­fluen­cia en la iz­quier­da aber­za­le y han com­pro­ba­do có­mo las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do y la Er­tzain­tza la han de­ja­do sin re­sue­llo y han mer­ma­do sus co­man­dos, gol­pean­do el apa­ra­to de lo­gís­ti­ca y de cap­ta­ción de nue­vos mi­li­tan­tes has­ta re­du­cir sus efec­ti­vos a la mí­ni­ma ex­pre­sión. Ade­más, sus ter­mi­na­les en la iz­quier­da aber­za­le, quie­nes obe­de­cían sus con­sig­nas y sus ór­de­nes, han si­do des­ca­be­za­dos. Las di­rec­cio­nes y prin­ci­pa­les cua­dros de la or­ga­ni­za­ción Ekin, las ju­ven­tu­des de Se­gi y los abo­ga­dos en­car­ga­dos de trans­mi­tir y ha­cer cum­plir las con­sig­nas de ETA en las cár­ce­les han si­do neu­tra­li­za­dos por los jue­ces y los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do.

Tras la de­cla­ra­ción del co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA, ma­yo­ri­ta­rio en las cár­ce­les, asu­mien­do, con ma­ti­ces re­tó­ri­cos, el fi­nal de la vio­len­cia en la lí­nea pa­tro­ci­na­da por Ar­nal­do Ote­gi y sus co­la­bo­ra­do­res, a los es­ca­sos mi­li­tan­tes de ETA en li­ber­tad so­lo les que­da mo­ver fi­cha y echar el cie­rre a más de me­dio si­glo de te­rror. Sin em­bar­go, me­dios de la Er­tzain­tza y de la pro­pia iz­quier­da aber­za­le coin­ci­den en que “aunque el pa­so es po­si­ti­vo y el fin de la vio­len­cia no tie­ne mar­cha atrás, la eje­cu­ti­va de la ban­da no va a dar el pa­so de en­tre­gar las ar­mas ni aban­do­nar las ca­pu­chas. Se di­lui­rán pau­la­ti­na­men­te. Se re­sis­ten a asu­mir la de­rro­ta y ol­vi­dar su pa­sa­do san­grien­to. Han de­le­ga­do a re­ga­ña­dien­tes la re­so­lu­ción del pro­ble­ma de la vio­len­cia en ma­nos de la iz­quier­da aber­za­le y la re­so­lu­ción del pro­ble­ma

de los pre­sos en ma­nos de sus ac­ti­vis­tas en­car­ce­la­dos. Ya no tie­nen apo­yos po­lí­ti­cos ni so­cia­les ni po­der de cap­ta­ción de nue­vos miem­bros”.

El pa­sa­do do­min­go, 25 de sep­tiem­bre, los re­clu­sos eta­rras se su­ma­ban al acuer­do de Guer­ni­ca, una alian­za en­tre for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas vas­cas li­de­ra­das por la iz­quier­da aber­za­le, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo con­se­guir una ne­go­cia­ción en­tre par­ti­dos pa­ra so­lu­cio­nar el “con­flic­to vas­co”. Es­te con­glo­me­ra­do en el que es­tán re­pre­sen­ta­dos la ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na, Ara­lar, Eus­ko Al­kar­ta­su­na (EA), Al­ter­na­ti­ba, y el par­ti­do del País Vas­co fran­cés Aber­tza­leen Ba­ta­su­na (AB), sus­cri­bió, el 25 de oc­tu­bre de 2010, un do­cu­men­to en el que exi­gía a la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ETA “un al­to el fue­go per­ma­nen­te, uni­la­te­ral, ve­ri­fi­ca­ble por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal” y al Go­bierno es­pa­ñol que mo­di­fi­ca­ra “la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria”. Si­guien­do es­tas re­co­men­da­cio­nes, el 10 de enero de 2011 los eta­rras de­cla­ra­ron una tre­gua y ce­sa­ron sus ac­ti­vi­da­des “ofen­si­vas” y de “chantaje y ex­tor­sión a em­pre­sa­rios”.

Las ba­ses de la iz­quier­da aber­za­le arran­ca­ron “el al­to el fue­go” a ETA tras im­po­ner Ar­nal­do Ote­gi, Jo­se­ba Per-

Las lí­neas de trans­mi­sión de ETA han si­do cor­ta­das o neu­tra­li­za­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad

mach, Ru­fi Et­xe­ba­rria y Ra­fael Díez Usa­bia­ga, en las asam­bleas de la ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na, sus te­sis so­bre el fi­nal de la vio­len­cia. Los eta­rras per­die­ron el con­trol de la coa­li­ción que ha­bían tu­te­la­do du­ran­te dé­ca­das y cu­brie­ron el ex­pe­dien­te con una tre­gua que no re­co­gía li­te­ral­men­te los as­pec­tos esen­cia­les de la De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca.

Pa­so al fren­te.

A pun­to de cum­plir­se un año del aniver­sa­rio de di­cha efe­mé­ri­de, los pre­sos de ETA han da­do un pa­so al fren­te y han ra­ti­fi­ca­do un acuer­do que so­bre el pa­pel sig­ni­fi­ca ale­jar­se de la su­mi­sión a los je­fes de la ban­da. En es­te con­tex­to, la ad­he­sión del co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA, ma­yo­ri­ta­rio en una or­ga­ni­za­ción que cuen­ta en es­tos mo­men­tos con al­re­de­dor de 60 te­rro­ris­tas en ac­ti­vo, sig­ni­fi­ca de he­cho que el fi­nal de la ban­da, se­gún el pre­si­den­te del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co, Íñi­go Urkullu, es “irre­ver­si­ble” y, a jui­cio del Go­bierno es­pa­ñol, su­po­ne un pa­so im­por­tan­te ha­cia el fi­nal de ETA. Un pun­to sin re­torno pe­se a la re­tó­ri­ca vin­di­ca­ti­va del co­mu­ni­ca­do de los re­clu­sos eta­rras.

En es­te sen­ti­do, me­dios cer­ca­nos al gru­po que en­ca­be­za Ar­nal­do Ote­gi, men­tor, en­tre otros, de la apues­ta de la iz­quier­da aber­za­le por ale­jar­se de la tu­te­la eta­rra y apos­tar por las vías po­lí­ti­cas y de­mo­crá­ti­cas, ase­gu­ran que pro­gre­si­va­men­te los pre­sos de la ban­da “so­li­ci­ta­rán be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios, pe­di­rán el ter­cer gra­do y exi­gi­rán su li­be­ra­ción por el cum­pli­mien­to de sus con­de­nas. Pa­ra­le­la­men­te, abo­ga­dos, co­lec­ti­vos so­cia­les y or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas vas­cas se mo­vi­li­za­rán en con­tra de la apli­ca­ción de la doc­tri­na Pa­rot, que im­pli­ca el cum­pli­mien­to ín­te­gro de las con­de­nas por ac­tos te­rro­ris­tas, y el acer­ca­mien­to de los eta­rras a pri­sio­nes del País Vas­co y Na­va­rra”.

Ex­per­tos en la lu­cha con­tra ETA ase­gu­ran: “La reivin­di­ca­ción de la am­nis­tía es un brin­dis al sol de los eta­rras. Es el pro­gra­ma de má­xi­mos en el que in­clu­yen la au­to­de­ter­mi­na­ción y otras pre­mi­sas po­lí­ti­cas que ya han asu­mi­do en la iz­quier­da aber­za­le. Las di­fe­ren-

tes di­rec­cio­nes de la ban­da te­rro­ris­ta han im­pe­di­do que sus pre­sos se aco­jan a me­di­das de re­in­ser­ción so­cial y bus­quen sa­li­das per­so­na­les a sus pro­ble­mas pe­na­les. La car­ta de ad­he­sión de los pre­sos a la De­cla­ra­ción de Guer­ni

ca, en la que se pi­de la mo­di­fi­ca­ción de la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria y que no con­de­na la vio­len­cia te­rro­ris­ta, pre­ten­de au­nar al co­lec­ti­vo eta­rra ba­jo una so­la voz. Pe­ro la reali­dad es que los di­si­den­tes co­mo Ke­pa Pi­ka­bea y otros pre­sos re­clui­dos en la cár­cel de Nanclares de la Oca, en Ála­va, es­tán mar­can­do un ca­mino al que, po­co a po­co, se es­tán su­man­do eta­rras que es­tán dis­pues­tos a pe­dir per­dón a sus víc­ti­mas, re­cha­zan su pa­sa­do vio­len­to y pi­den abier­ta­men­te que ETA se re­ti­re”.

Am­bi­güe­dad.

Hay que re­se­ñar que ni Bil­du ni la iz­quier­da aber­za­le han so­li­ci­ta­do a los eta­rras que fi­ni­qui­ten sus ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas, des­man­te­len las es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas y des­tru­yan sus ar­se­na­les. Tam­bién, por aho­ra, el de­no­mi­na­do co­lec­ti­vo de pre­sos de ETA re­cha­za la le­ga­li­dad pe­ni­ten­cia­ria, co­mo con­tra­po­si­ción a aque­llos que se es­tán aco­gien­do a los be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios que es­ta­ble­ce la Ley.

La De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca pi­de li­te­ral­men­te el “ce­se de la po­lí­ti­ca pe- ni­ten­cia­ria, el fin de la dis­per­sión por cár­ce­les es­pa­ño­las, la li­be­ra­ción de los re­clu­sos con gra­ves en­fer­me­da­des, la con­ce­sión de li­ber­tad pro­vi­sio­nal pa­ra los pre­sos pre­ven­ti­vos pen­dien­tes de jui­cio y aque­llos que ha­yan cum­pli­do los re­qui­si­tos le­ga­les pa­ra sa­lir de la cár­cel”.

Fuen­tes de la iz­quier­da aber­za­le ase­gu­ran a Tiem­po que la con­for­mi­dad de los pre­sos eta­rras con la re­dac­ción de ese pá­rra­fo im­pli­ca que se abre una puer­ta “pa­ra que pue­dan aco­ger­se in­di­vi­dual­men­te a me­di­das de re­in­ser­ción”. “Esos pa­sos se van a dar en el fu­tu­ro. Otra cues­tión es que el Go­bierno es­pa­ñol mo­di­fi­que la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria. Mien­tras tan­to, se ve­rá en los pró­xi­mos

De aquí a las elec­cio­nes del 20-N se es­pe­ra al­gún nue­vo pa­so de los ra­di­ca­les pa­ra afian­zar el vo­to a Bil­du Al­gu­nos pre­sos han abier­to un nue­vo ca­mino, el de pe­dir per­dón a las víc­ti­mas de ETA, que ga­na adep­tos

me­ses có­mo bue­na par­te del co­lec­ti­vo de eta­rras en­car­ce­la­dos se aco­ge­rán a los pri­vi­le­gios pe­ni­ten­cia­rios que de­nos­ta­ban y es­tán con­tem­pla­dos en las le­yes vi­gen­tes. Pa­ra man­te­ner la ima­gen se­gui­rán con el te­ma de la am­nis­tía, que no es­tá in­clui­do en la De­cla­ra­ción

de Guer­ni­ca”.

Ade­más re­sal­tan que la mer­ma­da, ais­la­da y aco­sa­da cú­pu­la de la ban­da te­rro­ris­ta, tras la de­ci­sión de sus pre­sos, con­ti­nua­rá con la “tre­gua”, y “ vién­do­las ve­nir”: “ Pro­ba­ble­men­te, pa­ra po­ten­ciar el vo­to de Bil­du en las pró­xi­mas elec­cio­nes del 20-N, di­fun­dan un co­mu­ni­ca­do en el que, con su ver­bo­rrea ha­bi­tual, sa­lu­den la de­ci­sión de sus pre­sos y man­ten­gan el al­to el fue­go. No anun­cia­rán el fi­nal de la ban­da ni su des­man­te­la­mien­to, pre­mi­sa que exigen los par­ti­dos de­mo­crá­ti­cos y el Go­bierno es­pa­ñol. ETA se irá re­ti­ran­do pau­la­ti­na­men­te, se di­fu­mi­na­rá pa­ra elu­dir la vi­sua­li­za­ción de su de­rro­ta po­lí­ti­ca y po­li­cial”.

Los pre­sos eta­rras han tar­da­do por tan­to exac­ta­men­te un año en su­mar­se a un do­cu­men­to de­no­mi­na­do por los aber­za­les co­mo Acuer­do pa­ra un es­ce­na­rio de paz y so­lu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en el que se pe­día a la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta “un al­to el fue­go per­ma­nen­te, uni­la­te­ral y ve­ri­fi­ca­ble por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal” co­mo “ex­pre­sión de

vo­lun­tad pa­ra un de­fi­ni­ti­vo aban­dono” de la ac­ti­vi­dad ar­ma­da.

En su lí­nea ha­bi­tual de con­fu­sión en­tre víc­ti­mas, quie­nes fir­ma­ron aquel acuer­do en 2010 in­cluían tam­bién la ne­ce­si­dad de “re­co­no­ci­mien­to, re­con­ci­lia­ción y re­pa­ra­ción de to­das las víc­ti­mas, ori­gi­na­das por el con­flic­to po­lí­ti­co y la reali­dad de las múl­ti­ples vio­len­cias”. En otras pa­la­bras, que vol­vían a pe­dir el re­co­no­ci­mien­to del con­flic­to ca­si co­mo si se tra­ta­ra de una guerra con­ven­cio­nal con ba­jas por am­bas par­tes. Y ya en­ton­ces ha­bla­ban de una nue­va es­tra­te­gia en la po­lí­ti­ca pe­ni­ten­cia­ria co­mo “pri­mer pa­so del ca­mino ha­cia la am­nis­tía”, que con­duz­ca a “la au­sen­cia to­tal de pre­sos y exi­lia­dos”. El acuer­do, co­no­ci­do co­mo De­cla

ra­ción de Guer­ni­ca, fue ini­cial­men­te fir­ma­do por la iz­quier­da aber­za­le: Eus­ko Al­kar­ta­su­na, Ara­lar, Al­ter­na­ti­ba y Aber­tza­leen Ba­ta­su­na, que fue­ron los que re­dac­ta­ron y die­ron su pri­mer vis­to bueno al do­cu­men­to. Des­pués se han ido su­man­do otras or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Zu­tik, Ehne, Kon­tsei­lua, Esait, la Alian­za Li­bre Eu­ro­pea (ALE) y la Nue­va Alian­za Fla­men­ca, en­tre otros mu­chos.

Lo­yo­la. Con­cen­tra­ción de apo­yo a los pre­sos eta­rras el 1 de agos­to.

Guer­ni­ca. Ac­to de con­me­mo­ra­ción del pri­mer aniver­sa­rio de la ‘De­cla­ra­ción de Guer­ni­ca’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.