La ba­za se­cre­ta de Ra­joy

Sen­tar las ba­ses pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y se­llar el fin de ETA, ho­ja de ru­ta de Ma­riano Ra­joy.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Es­ta cri­sis se va a lle­var por de­lan­te a es­te Go­bierno y al si­guien­te”. Ya es un clá­si­co. Lo oyes en to­das par­tes. De mo­men­to al de Za­pa­te­ro ya lo ha de­glu­ti­do con­ve­nien­te­men­te y al pró­xi­mo le re­ga­lan ca­da día más papeletas en la tóm­bo­la de la frustración. La es­pe­ran­za es que a par­tir de la mi­tad de la le­gis­la­tu­ra, allá por el pri­mer se­mes­tre de 2015, em­pe­ce­mos a sa­car la ca­be­za del agu­je­ro. An­tes, di­fí­cil. La úl­ti­ma en­tre­ga del ajus­te du­ro es­tá por lle­gar. Y le va a to­car al PP. El pre­cio va a ser te­rri­ble. Y el des­gas­te de los que ten­gan la res­pon­sa­bi­li­dad de ges­tio­nar la en­de­mo­nia­da si­tua­ción, bru­tal.

En es­te con­tex­to, pa­ra­do­jas (en es­te ca­so so­lo apa­ren­tes) de la vi­da, la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo pue­de dar­le al fu­tu­ro Go­bierno una de las po­cas ale­grías de su man­da­to. Es más, po­dría jus­ti­fi­car una le­gis­la­tu­ra y ha­cer po­si­ble el por­ten­to de la re­lec­ción. ¿Sor­pre­sa? No, ló­gi­ca; ca­si ma­te­má­ti­ca. Y opor­tu­ni­dad. Y ne­ce­si­dad. El fi­nal de ETA lle­ga­rá con un Go­bierno con­ser­va­dor por­que la de­re­cha es­pa­ño­la nun­ca qui­so asu­mir que fue­ra el PSOE el que zan­ja­ra la pe­sa­di­lla del te­rro­ris­mo. Eso si­gue sien­do así. Lo nue­vo es que aho­ra el PP sí es­tá en con­di­cio­nes de in­ten­tar­lo, de lle­var a ca­bo lo que ha­ce unos años ni se plan­tea­ba. ¿Qué ha cam­bia­do?

Mie­do y ci­nis­mo.

A fi­na­les de los 80 del si­glo pa­sa­do un sec­tor in­te­lec­tual­men­te re­le­van­te de la de­re­cha es­pa­ño­la ela­bo­ró una te­sis que pron­to hi­zo for­tu­na: “A Es­pa­ña -ve­nían a de­cir los exé­ge­tas de tal doc­tri­na-le in­tere­sa que ETA si­ga exis­tien­do. ¿Cuán­tos muer­tos pue­de so­por­tar la so­cie­dad es­pa­ño­la al año? ¿Diez? ¿Quin­ce? Es pre­fe­ri­ble eso a que una vez des­apa­re­ci­da la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta no ha­ya im­pe­di­men­to pa­ra que el na­cio­na­lis­mo vas­co re­cla­me, por vías de­mo­crá­ti­cas, la in­de­pen­den­cia”. Tal cual. Es­tá en mis vie­jas no­tas. De ahí las co­mi­llas.

He oí­do es­te ar­gu­men­to en di­ver­sas oca­sio­nes. A po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas ilus­tres. La uni­dad de Es­pa­ña bien va­le una do­ce­na de muer­tos. Los de otros, cla­ro. Guar­dias ci­vi­les, po­li­cías, con­ce­ja­les... Lo de­cían en se­rio y lo de­fen­dían en ce­nácu­los y en círcu­los re­du­ci­dos. Nun­ca en voz al­ta, ni, que yo re­cuer­de, por es­cri­to. Mie­do y ci­nis­mo. A ma­nos lle­nas. Y, en al­gu­nos ca­sos, in­te­rés eco­nó­mi­co. Pu­ro y du­ro.

Por for­tu­na, en la so­cie­dad es­pa­ño­la en ge­ne­ral, y en la vas­ca en par­ti­cu­lar, ya no se per­ci­be el me­nor atis­bo de to­le­ran­cia com­pen­sa­to­ria. El aten­ta­do ha de­ja­do de ser la con­se­cuen­cia irre­me­dia­ble de un con­flic­to sin sa­li­da. Y el ase­si­na­to, has­ta no ha­ce mu­cho asu­mi­ble pa­ra al­gu­nos en tér­mi­nos de cos­te po­lí­ti­co, se ha pues­to ca­rí­si­mo. Pa­ra los bil­dus, y tam­bién pa­ra los in­sen­sa­tos que pre­ten­die­ran re­su­ci­tar aque­lla pe­cu­liar y trá­gi­ca for­ma de com­prar nues­tra “tran­qui­li­dad”.

No hay mar­cha atrás.

Las co­rrien­tes de opi­nión son a ve­ces in­vi­si­bles. De­pen­dien­do de la en­jun­dia del asun­to que arras­tran se desen­vuel­ven a cau­ce abier­to o se cu­bren ba­jo ca­pas freá­ti­cas que pro­te­gen su dis­cu­rrir de la mano in­va­so­ra del hom­bre, siem­pre dis­pues­ta a mo­di­fi­car, por in­tere­ses va­rios, el cur­so na­tu­ral de los acon­te­ci­mien­tos. Por eso ha­ce bien Ma­riano Ra­joy en mos­trar­se dis­tan­te y frío an­te cual­quier “pa­so sig­ni­fi­ca­ti­vo” de ETA o su en­torno. Es la úni­ca for­ma de afron­tar el pro­ble­ma des­de la res­pon­sa­bi­li­dad de quien os­ten­ta el po­der. Pe­ro si ga­na las elec­cio­nes va a te­ner una op­ción muy real de aca­bar con una pe­sa­di­lla que ya dura de­ma­sia­do.

To­das las pie­zas del puz­le es­tán en su si­tio: ETA sa­be que no hay mar­cha atrás. Y el PSOE no pa­re­ce que va­ya a po­ner nin­gún obs­tácu­lo. Ra­joy ten­drá que des­mon­tar an­tes al­gún tin­gla­do he­re­da­do y asu­mir un re­pun­te de la ex­tre­ma de­re­cha que muy bien po­dría es­truc­tu­rar­se en apues­ta elec­to­ral. Pe­ro, co­mo ha di­cho An­to­nio Ba­sa­goi­ti, el PP “su­birá co­mo la es­pu­ma” si se­lla el fi­nal del te­rro­ris­mo. Esa es la ho­ja de ru­ta: lle­gar a 2015 con ETA en el ol­vi­do y el em­pleo cre­cien­do. ¿Quién da más?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.