“Las de­rro­tas nun­ca son dul­ces: o se ga­na o se pier­de”

MI­NIS­TRO POR­TA­VOZ Y DE FO­MEN­TO. Se le ve más re­la­ja­do que de cos­tum­bre. Di­ce que es ex­pe­rien­cia y que la pro­ce­sión va por den­tro. Cree que el PSOE aca­ba­rá ga­nan­do las elec­cio­nes, co­mo su­ce­dió en 1993 y en 2004. Di­ce que el mo­men­to más com­pli­ca­do de es­ta l

Tiempo - - ENTREVISTA -

Ha­ga ba­lan­ce de es­ta le­gis­la­tu­ra.

Yo quiero reivin­di­car el le­ga­do de Za­pa­te­ro por­que es de jus­ti­cia. Nun­ca en un pe­rio­do tan cor­to de tiem­po se ha­bía tra­ba­ja­do tan­to por el ám­bi­to de los de­re­chos y las li­ber­ta­des. In­clu­so al­gu­nas de las con­quis­ta que se han lo­gra­do, el PP ya nos ha anun­cia­do que las va a de­ro­gar, co­mo la ley que per­mi­te el ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo o el de­re­cho de las mu­je­res so­bre su ma­ter­ni­dad. Nun­ca se ha in­ver­ti­do tan­to en po­lí­ti­cas so­cia­les, en be­cas o en gas­to sa­ni­ta­rio. He­mos ge­ne­ra­do el de­re­cho a que los de­pen­dien­tes pue­dan co­brar una pres­ta­ción. En de­fi­ni­ti­va, un país más mo­derno, más so­cial y que es­tá más cohe­sio­na­do te­rri­to­rial­men­te. Es­to es una par­te de la he­ren­cia. Es ver­dad que he­mos atra­ve­sa­do una cri­sis muy com­pli­ca­da, que nos ha lle­va­do a un des­em­pleo muy preo­cu­pan­te y no po­de­mos mos­trar sa­tis­fac­ción ple­na.

¿De qué se sien­te más y me­nos or­gu­llo­so?

De lo que más, de la ca­pa­ci­dad que ha te­ni­do el país pa­ra am­pliar de­re­chos. Me en­cuen­tro in­sa­tis­fe­cho por no ha­ber ac­tua­do más so­bre el cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo, ace­le­rar el cam­bio que per­mi­tie­ra me­nos la­dri­llo y más in­dus­tria, más in­no­va­ción y pro­duc­ti­vi­dad. Es­te es el ele­men­to más ne­ga­ti­vo que es­tá con­di­cio­nan­do es­ta cri­sis. Ten­dría­mos que ha­ber ac­tua­do an­tes so­bre él.

Han con­ge­la­do las pen­sio­nes y ba­ja­do el suel­do a los fun­cio­na­rios. Mu­cha gen­te en la ca­lle ya no les dis­tin­gue del PP.

He­mos con­ge­la­do un año las pen­sio­nes más al­tas, no to­das, y des­pués de ha­ber­las in­cre­men­ta­do. Hay una con­ge­la­ción de un año, des­pués de un cre­ci­mien­to iné­di­to y des­co­no­ci­do. Es ex­pli­ca­ble lo que he­mos he­cho y es ex­pli­ca­ble que quien ten­ga em­pleo es­ta­ble pue­da con­tri­buir en un mo­men­to de ma­yor di­fi­cul­tad. Quie­nes se opu­sie­ron a es­ta me­di­da, co­mo el PP, no nos ga­ran­ti­zan aho­ra que en el fu­tu­ro no va­yan a me­ter la gua­da­ña. Cuan­do la de­re­cha con­ge­ló los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios, con­ge­ló el de to­dos, co­bra­ran 800 o 2.500 eu­ros. Cuan­do no­so­tros he­mos to­ca­do el suel­do lo he­mos he­cho des­de el pun­to de vista de la equi­dad. Lo mis­mo que ha­ce­mos aho­ra cuan­do re­po­ne­mos el im­pues­to del pa­tri­mo­nio. Lo que no tie­ne sen­ti­do es re­cor­tar el nú­me­ro de pro­fe­so­res y con­di­cio­nar la ca­li­dad edu­ca­ti­va, mien­tras se nie­ga a re­cau­dar el im­pues­to del pa­tri­mo­nio, co­mo ha­ce el PP.

Al­gu­nas en­cues­tas di­cen que el PSOE cae­rá a 125 dipu­tados. Us­ted di­ce que so­lo se fía de sus da­tos. ¿Qué le di­cen?

Hay una ten­den­cia de re­cu­pe­ra­ción y mo­vi­li­za­ción de nues­tro elec­to­ra­do des­de que se co­no­ce la can­di­da­tu­ra de Ru­bal­ca­ba. Cree­mos que va a ir a más por­que los ciu­da­da­nos desean que sea pre­si­den­te del Go­bierno y el de­seo se va a con­ver­tir en vo­tos. Ha ha­bi­do otros mo­men­tos en nues­tra de­mo­cra­cia re­cien­te don­de la dis­tan­cia en­tre el PP y el PSOE era si­mi­lar y ga­nó el PSOE. Te­ne­mos que con­ven­cer a nues­tros elec­to­res so­bre los ob­je­ti­vos que nos pro­po­ne­mos pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos del país y con­se­guir esa ma­yo­ría de vo­tos, esa ma­yo­ría de in­de­ci­sos, que es­tán en­tre vo­tar y que­dar­se en ca­sa.

¿Sus da­tos les si­túan por en­ci­ma o por de­ba­jo de los 125 dipu­tados?

Los da­tos del PSOE nos si­túan en un es­ce­na­rio ra­zo­na­ble pa­ra po­der com­pe­tir y ga­nar de aquí al pro­ce­so elec­to­ral.

De­me una ci­fra.

No, por­que son vo­lá­ti­les y es en el mo­men­to en que se acer­ca la fe­cha cuan­do la gen­te de­ci­de so­bre su vo­to.

¿Ha­brá de­rro­ta dul­ce pa­ra el PSOE?

Las de­rro­tas nun­ca son dul­ces. O se ga­na o se pier­de. No­so­tros va­mos a tra­ba­jar pa­ra ga­nar.

Aho­ra es­tá en un se­gun­do plano. ¿Por qué? ¿No tie­ne pa­pel con es­te nue­vo can­di­da­to?

He coor­di­na­do va­rias cam­pa­ñas elec­to­ra­les des­de el 2000, muy vin­cu­la­do al li­de­raz­go de Za­pa­te­ro. Se ha abier­to un nue­vo tiem­po con un nue­vo can­di­da­to y yo me pro­pu­se de­di­car­me más al tra­ba­jo po­lí­ti­co.

Pe­ro, ¿es­tá co­gien­do ca­rre­ri­lla pa­ra dar un pa­so al fren­te o es­tá de re­ti­ra­da?

No es­toy de re­ti­ra­da, sino que en es­te mo­men­to ten­go otra fun­ción. Soy mi­nis­tro y por­ta­voz del Go­bierno y voy a tra­ba­jar con to­da la in­ten­si­dad pa­ra que Ru­bal­ca­ba sea pre­si­den­te. Hay mu­cha gen­te preo­cu­pa­da por mi fu­tu­ro, les di­go que no se preo­cu­pen.

¿Por qué? ¿Su fu­tu­ro es­tá en Ga­li­cia?

Se ha­bla mu­cho del fu­tu­ro de Pepe Blan­co en Ga­li­cia, de lo que va a ha­cer en Es­pa­ña, de que más allá de la po­lí­ti­ca hay vi­da y es­pe­ran­za.

En­ton­ces, ¿se ve fue­ra de la po­lí­ti­ca?

Es­te tiem­po exi­ge com­pro­mi­so y yo soy una per­so­na muy com­pro­me­ti­da con el PSOE des­de que lle­va­ba pan­ta­lón cor­to, y en mo­men­tos de com­pro­mi­so hay que ejer­cer­lo. Es­toy dis­pues­to a se­guir tra­ba­jan­do pa­ra que las ideas en las que creo se si­gan abrien­do ca­mino.

Di­ce que no es­ta­rá en un Go­bierno de Ru­bal­ca­ba.

No di­je eso. Se me ha pre­gun­ta­do si Ru­bal­ca­ba me ha­bía pe­di­do es­tar en su Go­bierno, en con­tra­po­si­ción a que a Car­me Cha­cón ya se lo ha­bía ofre­ci­do, y he di­cho que to­da­vía no. Yo me he brin­da­do va­rias ve­ces, pe­ro bueno.

Quie­re de­cir que si Ru­bal­ca­ba se lo ofre­ce es­ta­rá, pe­ro no se lo ha ofre­ci­do.

Es­ta­ré y en­can­ta­do, pe­ro so­bre to­do es­ta­ré en­can­ta­do de que Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba sea pre­si­den­te del Go­bierno, y si es­toy yo en él, to­da­vía me­jor. Es ver­dad que no me lo ha ofre­ci­do, pe­ro pa­ra que no ha­ya ma­los en­ten­di­dos: mi re­la­ción con Alfredo es flui­da e in­ten­sa.

¿Ru­bal­ca­ba se­rá se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ga­ne o pier­da las elec­cio­nes?

Sí. Ru­bal­ca­ba vie­ne con la in­ten­ción de que­dar­se y mi apo­yo lo tie­ne.

¿La con­fe­ren­cia del PSOE ser­vi­rá pa­ra al­go más que pa­ra alen­tar a los su­yos?

Ser­vi­rá pa­ra dar op­ti­mis­mo, pro­pues­tas y com­pro­mi­sos. So­bre lo que te­ne­mos que ha­cer y có­mo te­ne­mos que ha­cer­lo.

Di­cen que el im­pues­to de pa­tri­mo­nio y la ta­sa a la ban­ca ser­vi­rán pa­ra fi­nan­ciar la edu­ca­ción y la sanidad. ¿Es al­go más que de­ma­go­gia?

Es pa­ra fi­nan­ciar el dé­fi­cit que exis­te, y cla­ro que no es su­fi­cien­te pa­ra pa­gar el con­jun­to de la sanidad. El PSOE plan­tea­rá las am­bi­cio­nes que te­ne­mos co­mo país y ga­ran­ti­za­rá la fi­nan­cia­ción de las mis­mas. No po­de­mos asu­mir es­te dis­cur­so de la de­re­cha de que, co­mo es im­po­si­ble fi­nan­ciar­lo, me­te­mos la mo­to­sie­rra. La edu­ca­ción y la sanidad no se pue­den to­car.

En­ton­ces, ¿su­birán los im­pues­tos?

El can­di­da­to so­cia­lis­ta ha di­cho que va a ge­ne­rar el im­pues­to so­bre la ri­que­za, que es dis­tin­to al del pa­tri­mo­nio, y que se re­fun­di­rá con es­te. Le per­mi­ti­rá in­gre­sos, hui­das, que no ha­ya fu­gas y to­le­ran­cia ce­ro.

¿Qué opi­na de la ley de trans­pa­ren­cia que ha pro­pues­to Ra­joy?

Es po­si­ti­va. De he­cho, el Go­bierno la apro­bó, pe­ro hay que pre­di­car con el ejem­plo. Trans­pa­ren­cia no es uti­li­zar la te­le­vi­sión pú­bli­ca co­mo una de par­ti­do. Pa­ra ser creí­ble hay que prac­ti­car don­de uno tie­ne res­pon­sa­bi­li­da­des de Go­bierno y don­de el PP las tie­ne, es con­tra­rio a la trans­pa­ren­cia.

¿Quién tie­ne ra­zón en el con­flic­to con los pro­fe­so­res?

Han me­ti­do la mo­to­sie­rra y han em­pe­za­do re­cor­tan­do a la es­cue­la pú­bli­ca su ca­pa­ci­dad. Me­nos pro­fe­so­res son

“Llevo a mis hi­jos a la es­cue­la pri­va­da, pe­ro no me pa­re­ce ra­zo­na­ble que ten­ga una des­gra­va­ción fis­cal por eso” “El anun­cio de los pre­sos de ETA no era el pa­so. Fal­ta que lo den y anun­cien el aban­dono de las ar­mas”

me­nos re­cur­sos y eso trae­rá co­mo con­se­cuen­cia un de­te­rio­ro ma­yor. Hay que exi­gir una bue­na edu­ca­ción pú­bli­ca, a la que ten­ga ac­ce­so el con­jun­to de los ciu­da­da­nos y, si al­guien quie­re lle­var a sus hi­jos a la pri­va­da, es su de­ci­sión y con sus re­cur­sos. No me pa­re­ce ra­zo­na­ble que quie­nes lle­va­mos a nues­tros hi­jos a la pri­va­da ten­ga­mos una des­gra­va­ción fis­cal y eso va­ya en de­te­rio­ro de la edu­ca­ción pú­bli­ca.

¿Por qué lle­va a sus hi­jos a la es­cue­la pri­va­da?

Por­que he op­ta­do por que ten­gan una for­ma­ción en in­glés. Es mi de­ci­sión, me cues­ta di­ne­ro, pe­ro lo que no pue­de y no de­be ser es que yo ten­ga una des­gra­va­ción fis­cal y eso va­ya en de­tri­men­to de los co­le­gios pú­bli­cos de Ma­drid.

Ha­ble­mos de ETA. Los pre­sos di­cen que la paz tie­ne que ve­nir sin ven­ce­do­res ni ven­ci­dos.

A es­tas al­tu­ras, ETA es­tá prác­ti­ca­men­te ven­ci­da. La ha ven­ci­do la ac­ción coor­di­na­da de los cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Eso no quie­re de­cir que no se va­lo­re lo que es­tá ocu­rrien­do, es­te tiem­po es el de­fi­ni­ti­vo pa­ra lo­grar el fin del te­rro­ris­mo, un éxi­to de to­dos que so­lo me­nos­pre­cia a los que tra­tan de evi­tar a to­da cos­ta el éxi­to del Go­bierno y de Ru­bal­ca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.