¿Pe­li­gra Eu­ro­pa?

De no apli­car al­gu­na al­ter­na­ti­va que ani­me la eco­no­mía y dé em­pleo a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes, el pro­yec­to europeo pue­de es­tar en pe­li­gro de fra­ca­sar.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

Los ex­per­tos eco­nó­mi­cos tal vez de­be­rían ob­ser­var lo que pa­sa en las ca­lles y plan­tear­se un cam­bio de orien­ta­ción

la gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra y eco­nó­mi­ca que su­fre Eu­ro­pa es­tá lle­van­do a mu­chos a pre­gun­tar­se si el pro­yec­to europeo pue­de man­te­ner­se, si no lle­va­rían ra­zón los eu­ro­es­cép­ti­cos a la vista del desas­tre eco­nó­mi­co que se vi­ve y de que si­gan en la os­cu­ri­dad las al­ter­na­ti­vas pa­ra su­pe­rar la cri­sis.

Un his­to­ria­dor in­glés pro­gre­sis­ta, Tay­lor, se sor­pren­día de la pro­fun­da preocupación an­te una cri­sis bas­tan­te se­me­jan­te a la ac­tual, la de los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los 70: “He es­pe­ra­do el co­lap­so del ca­pi­ta­lis­mo du­ran­te to­da mi vi­da. Pe­ro aho­ra que lle­ga me sien­to bas­tan­te mo­les­to. No hay fu­tu­ro pa­ra es­te país. Es im­po­si­ble pen­sar lo cer­ca que es­ta­mos de la ca­tás­tro­fe”.

Es­ta es la sen­sa­ción que vi­ven las per­so­nas de iz­quier­da hoy en Eu­ro­pa. La bue­na no­ti­cia es que, 40 años des­pués, su país, co­mo los de­más, no se ha de­rrui­do, aunque si­gue con las mis­mas in­cer­ti­dum­bres de fu­tu­ro.

La pre­gun­ta que se ha­cen al­gu­nos, apro­ve­chan­do las enor­mes di­fi­cul­ta­des que apa­re­cen, es si me­re­ce la pe­na con­ti­nuar con el pro­yec­to de la Unión Eu­ro­pea. Unos, del nor­te de Eu­ro­pa, por­que con­si­de­ran que no tie­nen por qué pa­gar la fac­tu­ra de las po­lí­ti­cas po­co se­rias de otros paí­ses; otros, de los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de Eu­ro­pa, por­que, vis­to el re­sul­ta­do de una se­ve­ra cri­sis que les re­du­ce su bie­nes­tar, pien­san que tal vez la en­tra­da en el eu­ro les ha per­ju­di­ca­do gra­ve­men­te.

A mi mo­des­to en­ten­der am­bas po­si­cio­nes son equi­vo­ca­das. La unión mo­ne­ta­ria ha producido gran­des be­ne­fi­cios a los paí­ses ex­por­ta­do­res del cen­tro y nor­te de Eu­ro­pa; y los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos se han be­ne­fi­cia­do de gran­des su­mas de re­cur­sos pa­ra trans­for­mar­se con los fon­dos es­truc­tu­ra­les y de cohe­sión. En­ton­ces, ¿cuál es el pro­ble­ma? El pro­ble­ma es que se ha apli­ca­do en los úl­ti­mos años una po­lí­ti­ca equi­vo­ca­da, tan­to por las au­to­ri­da­des eu­ro­peas co­mo por los Go­bier­nos de los Es­ta­dos que la com­po­nen.

Cuan­do po­co des­pués de fi­na­li­zar la Se­gun­da Guerra Mun­dial Ro­bert Schu­man anun­cia­ba la crea­ción de una Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea (del Car­bón y el Ace­ro) en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia, los eter­nos enemi­gos cu­yos en­fren­ta­mien­tos ha­bían pro­vo­ca­do se­ten­ta mi­llo­nes de muer­tos en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, es­ta­ba dan­do a co­no­cer un pro­yec­to que cam­bia­ría la his­to­ria de Eu­ro­pa y el mun­do.

Se tra­ta­ba de un cam­bio pro­fun­do y trans­cen­den­tal, se pa­sa­ba del len­gua­je de los ca­ño­nes al diá­lo­go de pre­cios y can­ti­da­des de pro­duc­ción y co­mer­cio. Es­ta­ban trans­for­man­do el mun­do europeo, pe­ro no po­dían so­ñar que 50 años des­pués 27 Es­ta­dos con­for­ma­rían la Unión Eu­ro­pea, que ha­bría un es­pa­cio de mo­ne­da úni­ca y que no ha­bría fron­te­ras que se­pa­ra­sen a los ciu­da­da­nos de los paí­ses de Eu­ro­pa. la unión eu­ro­pea es, por lo tan­to, una his­to­ria de éxi­to y de pro­gre­so. Pe­ro jus­ta­men­te me­dio si­glo des­pués de aque­llos co­mien­zos, Eu­ro­pa, sus ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias y los go­ber­nan­tes de sus paí­ses pro­ce­die­ron a to­mar de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das, o más bien a no to­mar de­ci­sio­nes an­te los gra­ves pro­ble­mas que se pre­sen­ta­ban. Los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno te­nían an­te sí dos es­tra­te­gias po­si­bles: pro­fun­di­zar en la unión po­lí­ti­ca con los paí­ses miem­bros o ex­ten­der la Unión a cuan­tos paí­ses ex­pre­sa­ran su de­seo de ser miem­bros. To­ma­ron las dos a un tiem­po, lo que ha pro­vo­ca­do bas­tan­tes pro­ble­mas.

La pro­fun­di­za­ción su­pu­so la crea­ción del eu­ro, mo­ne­da úni­ca pa­ra un gru­po de paí­ses, y el acuer­do del es­pa­cio Schen­gen, con la des­apa­ri­ción de fron­te­ras. El Tra­ta­do de Maas­tricht fue un gran pa­so ade­lan­te en la uni­dad de Eu­ro­pa, pe­ro to­dos eran cons­cien­tes de que con­se­guir la uni­dad mo­ne­ta­ria sin ar­mo­ni­za­ción fis­cal pro­vo­ca­ría dis­fun­cio­nes gra­ves.

La ex­ten­sión o am­plia­ción al­can­zó has­ta 27 paí­ses, in­clu­yen­do al­gu­nos de la vie­ja Eu­ro­pa

del Es­te que sa­lían de la pe­sa­di­lla co­mu­nis­ta y pug­na­ban por la pros­pe­ri­dad y el con­su­mis­mo.

Cuan­do pa­re­cía que Eu­ro­pa to­ma­ba la sen­da his­tó­ri­ca de la uni­dad po­lí­ti­ca es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra en los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca, sus con­se­cuen­cias re­bo­ta­ron en Eu­ro­pa des­ve­lan­do al­gu­nas ver­da­des ocul­tas o no su­fi­cien­te­men­te co­no­ci­das: la in­con­sis­ten­cia de las eco­no­mías de al­gu­nos paí­ses (Gre­cia, Ir­lan­da, Por­tu­gal); la de­bi­li­dad de mu­chos ban­cos eu­ro­peos, ca­ren­tes de ca­pi­tal e inun­da­dos de deu­das; y la pa­rá­li­sis de Eu­ro­pa por los in­ter­mi­na­bles pro­ce­di­mien­tos pa­ra ata­jar los pro­ble­mas. A día de hoy aún no se ha eje­cu­ta­do el acuer­do to­ma­do por los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno el 21 de ju­lio pa­ra de­te­ner la si­tua­ción de emer­gen­cia de Gre­cia. la cri­sis ha ge­ne­ra­do un freno al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y un in­cre­men­to im­por­tan­te del des­em­pleo. A es­ta gra­ve si­tua­ción res­pon­den las au­to­ri­da­des co­mu­ni­ta­rias, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y el Ban­co Cen­tral Europeo con una es­tra­te­gia de aus­te­ri­dad, re­duc­ción de gas­tos y con­trol del dé­fi­cit. Ca­si to­dos los que co­no­cen la cien­cia (¿eco­nó­mi­ca?) afir­man que es­te es el ca­mino pa­ra sa­lir de la cri­sis, pa­ra lo­grar el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y la re­duc­ción el pa­ro.

Pe­ro el sen­ti­do co­mún apun­ta a otra al­ter­na­ti­va, que es apo­ya­da por al­gu­nos, po­cos, ex­per­tos: lo que se ne­ce­si­ta es ayu­dar a la eco­no­mía con un im­pul­so de gas­to gu­ber­na­men­tal en to­dos los paí­ses. A es­ta es­tra­te­gia res­pon­de el plan de em­pleo del pre­si­den­te

Oba­ma, aunque no ten­ga fá­cil su apli­ca­ción por la obs­truc­ción de los re­pu­bli­ca­nos.

¿Quie­re es­to de­cir que las po­lí­ti­cas apli­ca­das en la Unión Eu­ro­pea es­tán equi­vo­ca­das? Me temo que, más allá de la hu­mil­dad con que de­be ex­pre­sar­se quien no tie­ne co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos en la ma­te­ria, la di­rec­ción no es la co­rrec­ta. Se re­pi­te in­sis­ten­te­men­te que de la cri­sis hay que sa­lir for­ta­le­ci­do pa­ra ase­gu­rar el fu­tu­ro. Y pa­ra ello se pro­ce­de a la re­duc­ción de los pro­fe­so­res, res­pon­sa­bles de la edu­ca­ción, es de­cir, del fu­tu­ro.

Los ex­per­tos eco­nó­mi­cos, to­do mi res­pe­to pa­ra sus co­no­ci­mien­tos, tal vez de­be­rían des­viar su mi­ra­da de las ho­jas ex­cel de sus compu­tado­ras y acer­car­se a la ven­ta­na, y ob­ser­var lo que es­tá pa­san­do en las ca­lles, y plan­tear­se un cam­bio de orien­ta­ción. Por­que de no apli­car al­gu­na al­ter­na­ti­va que ani­me la eco­no­mía y dé em­pleo a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes, el pro­yec­to europeo pue­de es­tar en pe­li­gro de fra­ca­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.