Vien­tos de cam­bio en el CNI

Una vic­to­ria del Par­ti­do Po­pu­lar el 20-N pue­de su­po­ner gran­des cam­bios en la Ca­sa. Des­de el re­le­vo del di­rec­tor has­ta re­to­ques en su fun­cio­na­mien­to in­terno.

Tiempo - - ESPAÑA - POR FER­NAN­DO RUE­DA

Ya se es­tán pro­du­cien­do mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos de acer­ca­mien­to a per­so­nas cer­ca­nas al PP Félix Sanz fue uno de los mi­li­ta­res que en el año 2008 de­cla­ró an­te el ins­truc­tor del ca­so del Yak 42

Félix Sanz Roldán, di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI), no ocul­ta a sus co­la­bo­ra­do­res y ami­gos que si el Par­ti­do Po­pu­lar ga­na las elec­cio­nes no du­ra­rá en el car­go ni cin­co mi­nu­tos. Sa­be que Fe­de­ri­co Tri­llo no ol­vi­da que le acu­só en el ca­so del Yak 42 y que ha si­do el mi­li­tar de ma­yor con­fian­za de Za­pa­te­ro. An­tes de ir­se, es­tá apo­yan­do la ini­cia­ti­va de un an­ti­guo de­le­ga­do en Ar­gen­ti­na pa­ra mon­tar una aso­cia­ción de exa­gen­tes.

Los agen­tes del CNI pien­san que en unos me­ses la cú­pu­la di­rec­ti­va de la Ca­sa cam­bia­rá, por lo que ya se es­tán pro­du­cien­do mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos de acer­ca­mien­to a las per­so­nas cer­ca­nas al PP que sue­nan co­mo can­di­da­tos. Sanz Roldán no ocul­ta que ca­re­ce de po­si­bi­li­da­des de con­ti­nuar en el car­go.

La vic­to­ria del Par­ti­do Po­pu­lar en las elec­cio­nes, a la que apun­tan to­dos los son­deos elec­to­ra­les, han he­cho que la si­tua­ción de in­te­ri­ni­dad se im­plan­te en las pa­re­des de los edi­fi­cios del com­ple­jo del CNI en las afue­ras de Ma­drid. Y es que en­tre los ofi­cia­les de in­te­li­gen­cia se co­no­cen so­bra­da­men­te los gra­ves en­fren­ta­mien­tos de su di­rec­tor con el Par­ti­do Po­pu­lar.

Félix Sanz fue uno de los mi­li­ta­res que en el año 2008 de­cla­ró an­te el ins­truc­tor del ca­so del ac­ci­den­te del avión Yak 42 en el que fa­lle­cie­ron 62 mi­li­ta­res es­pa­ño­les. Su de­cla­ra­ción, a con­tra­co­rrien­te de lo afir­ma­do por la ma­yor par­te de sus com­pa­ñe­ros, de­ta­lla­ba có­mo fue in­for­ma­do de que el en­ton­ces mi­nis­tro, Fe­de­ri­co Tri­llo, co­no­cía las que­jas de los mi­li­ta­res so­bre el fun­cio­na­mien­to de avio­nes si­mi­la­res al si­nies­tra­do. Era un mi­sil di­rec­to con­tra el prin­ci­pal ar­gu­men­to de la de­fen­sa del di­ri­gen­te po­pu­lar, ya en la opo­si­ción.

La es­to­ca­da de­fi­ni­ti­va a la ma­la re­la­ción en­tre am­bos vino dos años des­pués. Sanz Roldán fue uno de los or­ga­ni­za­do­res de la fies­ta sor­pre­sa que va­rios com­pa­ñe­ros or­ga­ni­za­ron pa­ra el al­mi­ran­te

Fran­cis­co To­rren­te con motivo de su ju­bi­la­ción. A la mis­ma fue­ron in­vi­ta­dos Nar­cís Se­rra, Ju­lián Gar­cía Vargas, Gus­ta­vo Suá­rez Pertierra, Eduar­do Se­rra, Jo­sé An­to­nio Alon­so y Jo­sé Bono. Con to­dos ellos ha­bía ser­vi­do To­rren­te y to­dos acu­die­ron, me­nos Suá­rez Pertierra, que gra­bó un men­sa­je pa­ra ser vis­to en la fies­ta. Sin em­bar­go, fal­ta­ba un al­to car­go de De­fen­sa, Fe­de­ri­co Tri­llo, pre­ci­sa­men­te el que le ha­bía nom­bra­do Je­fe del Es­ta­do Ma­yor de la Ar­ma­da.

En­te­ra­do pos­te­rior­men­te de la reunión, Tri­llo no se an­du­vo con chi­qui­tas en de­cla­ra­cio­nes a El Con­fi­den­cial Di

gi­tal: “No me ex­tra­ña que no me ha­yan in­vi­ta­do si an­da por me­dio co­mo or­ga­ni­za­dor el ac­tual di­rec­tor del Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia. Con­mi­go y con el PP, en el Go­bierno y fue­ra del Go­bierno, Félix Sanz siem­pre ha si­do un sec­ta­rio”. Co­no­cien­do la in­fluen­cia de Tri­llo en la cú­pu­la del PP y la ne­ce­si­dad de que el di­rec­tor del ser­vi­cio se­cre­to sea un hom­bre de con­fian­za del Go­bierno, no es ex­tra­ño que el per­so­nal del CNI ha­ya em­pe­za­do a bus­car en­tre los hom­bres de con­fian­za de Ra­joy quién pue­da ser el sus­ti­tu­to.

Cam­bios en el or­ga­ni­gra­ma.

Si­mi­lar ca­mino, ase­gu­ran las mis­mas fuen­tes a Tiem­po, co­rre­rá la se­cre­ta­ria ge­ne­ral, Ele­na Sán­chez. Su nom­bra­mien­to vino de la mano de Al­ber­to Saiz, el an­te­rior di­rec­tor del ser­vi­cio, que tu­vo que di­mi­tir cuan­do un gru­po de agen­tes anó­ni­mos fil­tró a la pren­sa in­for­ma­ción so­bre sus su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des eco­nó­mi­cas. Sanz Roldán no so­lo la ra­ti­fi­có en el car­go, sino que pu­so en mar­cha una pro­fun­da re­for­ma en el fun­cio­na­mien­to de la cú­pu­la di­rec­ti­va. El di­rec­tor del CNI es­ta­ba preo­cu­pa­do: no que­ría sa­lir de la

Ca­sa co­mo al­gu­nos de sus an­te­ce­so­res, que se vie­ron en­vuel­tos en es­cán­da­lo de to­do ti­po. Así que tras­pa­só a Sán­chez el con­trol di­rec­to so­bre las di­rec­cio­nes de In­te­li­gen­cia y Ope­ra­cio­nes, que has­ta ese mo­men­to siem­pre ha­bían es­ta­do ba­jo el con­trol per­so­nal del di­rec­tor. Con la lle­ga­da de su sus­ti­tu­to, es­te cam­bio po­dría ser neu­tra­li­za­do.

Ele­na Sán­chez si­gue tra­ba­jan­do ple­na­men­te en su com­pli­ca­da mi­sión, pe­ro, co­mo en el ca­so de sus an­te­ce­so­res, es­pe­ra que el nue­vo di­rec­tor, que nom­bra­rá a su mano de­re­cha en­tre el per­so­nal di­rec­ti­vo del CNI, ac­ce­da a dar­le un des­tino en el ex­tran­je­ro.

Tan­to Sanz Roldán co­mo Sán­chez con­fían en que na­da en­tur­bie su tra­yec­to­ria en el CNI en los tres pró­xi­mos me­ses que les que­dan en sus pues­tos. Po­cos han si­do los al­tos car­gos que han po­di­do de­jar sus des­ti­nos sin ver­se im­pli­ca­dos en gran­des es­cán­da­los.

Fu­tu­ro. Félix Sanz Roldán po­dría ser re­le­va­do en breve.

36

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.