UNA ASO­CIA­CIÓN DE ES­PÍAS

Tiempo - - ESPAÑA -

Di­ce una le­yen­da ur­ba­na que na­die que ha­ya si­do es­pía de­ja de ser­lo. A ve­ces es cier­to y a ve­ces fal­so. Lo que ocu­rre ha­bi­tual­men­te es que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia re­cu­rren a sus an­ti­guos miem­bros, co­lo­ca­dos en em­pre­sas o gru­pos pri­va­dos, pa­ra so­li­ci­tar­les ayu­da en de­ter­mi­na­das oca­sio­nes. Y tam­bién ocu­rre con fre­cuen­cia que mu­chos exa­gen­tes, cuan­do sa­len del ser­vi­cio, se de­di­can a la­bo­res que no gus­tan a sus an­ti­guos pa­tro­nos.

Has­ta aho­ra la dis­per­sión ha si­do lo más co­mún. Los agen­tes de­jan el ser­vi­cio por di­ver­sos mo­ti­vos, se des­en­gan­chan del tra­ba­jo y po­cas ve­ces vuel­ven a sa­ber de sus an­ti­guos em­plea­do­res, al me­nos a ni­vel ofi­cial. To­dos sa­ben que la uni­dad de se­gu­ri­dad de­di­ca una par­te de su tiem­po anual­men­te a in­ves­ti­gar sus ac­ti­vi­da­des, pa­ra ga­ran­ti­zar que aque­llo que su­pie­ron en vir­tud de su pues­to no se lo fil­tren a na­die. Es lo que se en­cua­dra den­tro de lo que lla­man ope­ra­ción Som­bra.

Tan­ta dis­per­sión po­dría lle­gar a su fin. Se­gún ha po­di­do sa­ber Tiem­po, un agen­te que fue de­le­ga­do de la Ca­sa en Ar­gen­ti­na es­tá po­nien­do en mar­cha una aso­cia­ción que reúna a los hom­bres y mu­je­res que al­gún día per­te­ne­cie­ron al CNI –has­ta ha­ce diez años, Ce­sid-. El ob­je­ti­vo, cer­cano ofi­cial­men­te a lo cul­tu­ral, pre­ten­de aca­bar con la dis­per­sión y fa­ci­li­tar un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra to­dos los agen­tes que du­ran­te años vi­vie­ron en la más ab­so­lu­ta clan­des­ti­ni­dad. Ca­rac­te­rís­ti­ca es­ta úl­ti­ma que pre­si­di­rá la nue­va aso­cia­ción.

Ha­blar li­bre­men­te en un am­bien­te ro­dea­do de an­ti­guos com­pa­ñe­ros, com­par­tir in­quie­tu­des la­bo­ra­les, re­la­cio­nar­se con per­so­nas que tie­nen o han te­ni­do sus mis­mos pro­ble­mas per­so­na­les al re­in­te­grar­se en la so­cie­dad ci­vil y crear un fo­ro cul­tu­ral son al­gu­nos de los ob­je­ti­vos.

Lo que re­sul­ta cu­rio­so es que la aso­cia­ción cuen­ta con el be­ne­plá­ci­to –se­gún al­gu­na fuen­te has­ta con el im­pul­so-de la di­rec­ción del CNI, que ve­ría en la aso­cia­ción no so­lo la po­si­bi­li­dad de con­tro­lar a los exa­gen­tes, sino de uti­li­zar­los con más fa­ci­li­dad cuan­do las cir­cuns­tan­cias de cual­quier ope­ra­ción lo hi­cie­ran acon­se­ja­ble.

Es­tas aso­cia­cio­nes exis­ten en mu­chos paí­ses y en to­dos los ca­sos es­tán im­pul­sa­das y apo­ya­das por el ser­vi­cio se­cre­to na­cio­nal, que lo ve co­mo una po­si­bi­li­dad pa­ra fa­ci­li­tar la sa­li­da de agen­tes y su re­in­te­gra­ción en la vi­da ci­vil. Cuan­do de­jan el ser­vi­cio, la ma­yor par­te de los agen­tes bus­can tra­ba­jo en asun­tos de se­gu­ri­dad, in­te­grán­do­se en com­pa­ñías es­pe­cia­li­za­das, agencias de de­tec­ti­ves o lle­van­do te­mas de se­gu­ri­dad en em­pre­sas pri­va­das.

El úni­co an­te­ce­den­te tu­vo su ori­gen en la dé­ca­da de los 90. Agen­tes que per­te­ne­cie­ron a los gru­pos ope­ra­ti­vos del en­ton­ces Ce­sid fun­da­ron la aso­cia­ción Ojos de Es­pa­ña, pa­ra man­te­ner la amis­tad que mu­chos de ellos ha­bían tra­ba­do en su eta­pa de es­pías.

El nom­bre pro­ce­día de la an­ti­gua can­ción del mis­mo nom­bre, que los agen­tes can­ta­ban es­tan­do en ac­ti­vo en al­gu­nas de las reunio­nes que man­te­nían. Los miem­bros del se­lec­to club se reunían al me­nos una vez al año pa­ra ce­le­brar la fies­ta de San Jo­sé, el pa­trón de la uni­dad, en ho­me­na­je a los pe­pes, co­mo lla­ma­ban en cla­ve a los ob­je­ti­vos que per­se­guían por cual­quier ca­lle de Es­pa­ña.

Apo­yo. Al­gu­nos ase­gu­ran que la aso­cia­ción de exes­pías es­tá alen­ta­da des­de la se­de del CNI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.