El es­pa­ñol que le lle­va­rá las cuen­tas al Pa­pa

Be­ne­dic­to XVI le ha ele­gi­do pa­ra lle­var los pre­su­pues­tos del Va­ti­cano. Lu­cio Ángel Va­lle­jo Bal­da es­tá al fren­te de una de las dos úni­cas sicav de la Igle­sia ca­tó­li­ca es­pa­ño­la y las in­ver­sio­nes de su obis­pa­do se vie­ron en pe­li­gro en el es­cán­da­lo Ges­car­te­ra

Tiempo - - ESPAÑA - JAVIER OTE­RO

Es el hom­bre que le lle­va­rá los nú­me­ros al Pa­pa. Un sa­cer­do­te es­pa­ñol, ecó­no­mo del obis­pa­do de As­tor­ga (León), ha si­do ele­gi­do pa­ra con­tro­lar el di­ne­ro del Va­ti­cano co­mo se­cre­ta­rio de la Pre­fec­tu­ra de Asun­tos Eco­nó­mi­cos. Lu­cio Ángel Va­lle­jo Bal­da tam­bién ad­mi­nis­tra­ba has­ta aho­ra una de las dos úni­cas sicav (so­cie­dad de in­ver­sión co­lec­ti­va) en ma­nos de la Igle­sia ca­tó­li­ca es­pa­ño­la. Ha­ce unos años con­fió par­te del di­ne­ro que ad­mi­nis­tra­ba en As­tor­ga a Ges­car-

Ami­gos en Ro­ma.

te­ra, la so­cie­dad de in­ver­sión que pro­ta­go­ni­zó uno de los ma­yo­res es­cán­da­los de la épo­ca del Go­bierno de Jo­sé Ma­ría Az­nar. Una de las cla­ves de la elec­ción de Va­lle­jo pa­ra su nue­vo des­tino en Ro­ma se en­cuen­tra en la amis­tad con Fran­cis­co Fro­ján, que tra­ba­ja des­de ha­ce mu­chos años en Ro­ma en la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do, se­gún se oye en­tre los ex­per­tos va­ti­ca­nis­tas. Fro­ján y Va­lle­jo Bal­da coin­ci­die­ron en sus es­tu­dios de Teo­lo- gía. En es­te pri­vi­le­gia­do des­tino co­mo res­pon­sa­ble de las re­la­cio­nes con los Es­ta­dos, Fro­ján fue dis­tin­gui­do con el car­go ho­no­rí­fi­co de ca­pe­llán del Pa­pa en 2003.

La elec­ción de Va­lle­jo ter­mi­nó de fra­guar­se en la re­cien­te Jornada Mun­dial de la Ju­ven­tud que tra­jo al Pa­pa a Ma­drid el pa­sa­do mes de agos­to. Be­ne­dic­to XVI te­nía in­te­rés en que el pues­to fue­ra a pa­rar a un es­pa­ñol. La Jornada Mun­dial de la Ju­ven­tud es un even­to mul­ti­tu­di­na­rio que re­quie­re una gran ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va, pe­ro don­de los es­fuer­zos

eco­nó­mi­cos han te­ni­do es­ta vez es­pe­cial im­por­tan­cia y don­de una vez más Rou­co tu­vo el má­xi­mo pro­ta­go­nis­mo co­mo res­pon­sa­ble del even­to. Va­lle­jo tam­bién fue con­se­je­ro de la Mu­tua­li­dad del Cle­ro Es­pa­ñol de Pre­vi­sión So­cial, una en­ti­dad en la que coin­ci­dió con el car­de­nal Rou­co Va­re­la, ac­tual pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal y que man­tie­ne una es­tre­cha re­la­ción con el Pa­pa en Ro­ma. Rou­co es tam­bién uno de los miem­bros del con­se­jo de car­de­na­les pa­ra el es­tu­dio de los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y or­ga­ni­za­ti­vos del Va­ti­cano, el ór­gano que aprue­ba de­fi­ni­ti­va­men­te las cuen­tas que sa­len de la Pre­fec­tu­ra de Asun­tos Eco­nó­mi­cos.

Po­cos sa­cer­do­tes tie­ne la Igle­sia ca­tó­li­ca es­pe­cia­li­za­dos en eco­no­mía, una de las áreas que tra­di­cio­nal­men­te se ha de­ja­do en ma­nos de los lai­cos, co­mo la de co­mu­ni­ca­ción. Va­lle­jo Bal­da, sin em­bar­go, ha lle­va­do la ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca en la dió­ce­sis de As­tor­ga en los úl­ti­mos 20 años, lo que le ha con­ver­ti­do, cum­pli­dos los 50, en el ad­mi­nis­tra­dor ecle­siás­ti­co más an­ti­guo de Es­pa­ña.

El nue­vo se­cre­ta­rio de la Pre­fec­tu­ra de Asun­tos Eco­nó­mi­cos pa­sa­rá así de ad­mi­nis­trar los bie­nes de la pe­que­ña dió­ce­sis de As­tor­ga y de ac­tuar co­mo pá­rro­co en 13 de sus igle­sias a con­tro­lar los pre­su­pues­tos anua­les de la San­ta Se­de y los

Las úl­ti­mas cuen­tas de la sicav que ad­mi­nis­tra ofre­cie­ron unos be­ne­fi­cios de 200.000 eu­ros

or­ga­nis­mos que de­pen­den de ella, co­mo Ra­dio Va­ti­cano.

El nom­bra­mien­to se produce en un mo­men­to de cam­bio en­tre los res­pon­sa­bles de las cuen­tas de la San­ta Se­de. Al fren­te de la Pre­fec­tu­ra de Asun­tos Eco­nó­mi­cos el Pa­pa ha co­lo­ca­do al obis­po de Ales­san­dria (Ita­lia), Giu­sep­pe Ver­sal­di, en sus­ti­tu­ción por ra­zo­nes de edad del car­de­nal Ve­la­sio de Pao­lis. Es­tos dos res­pon­sa­bles de las cuen­tas del Va­ti­cano han par­ti­ci­pa­do en un asun­to de es­pe­cial sen­si­bi­li­dad co­mo ha si­do la in­ter­ven­ción en los Le­gio­na­rios de Cris­to, con im­por­tan­tes de­ri­va­cio­nes eco­nó­mi­cas, don­de de­bían po­ner or­den en el im­por­tan­te pa­tri­mo­nio de los mis­mos.

Va­lle­jo lle­ga al Va­ti­cano en un mo­men­to en el que el Pa­pa ha de­cla­ra­do que a la Igle­sia le ven­dría bien des­pe­gar­se de sus bie­nes ma­te­ria­les. Ade­más, Be­ne­dic­to XVI abor­dó re­cien­te­men­te cam­bios en sus ejer­ci­cios con­ta­bles des­pués de que fue­ra in­ves­ti­ga­do por prác­ti­cas que vul­ne­ra­ban las nor­mas re­la­ti­vas a la lu­cha con­tra el blan­queo de ca­pi­ta­les. En di­ciem­bre, el Pa­pa pro­mul­gó una car­ta apos­tó­li­ca con va­lor de ley pa­ra ade­cuar la le­gis­la­ción an­ti­blan­queo a la de la Unión Eu­ro­pea. En sep­tiem­bre, la Fis­ca­lía de Ro­ma ha­bía abier­to una in­ves­ti­ga­ción so­bre el Ins­ti­tu­to pa­ra las Obras de Re­li­gión (IOR) y una jue­za con­fis­có de for­ma preventiva 23 mi­llo­nes de eu­ros de una cuen­ta de lo que se co­no­ce co­mo el Ban­co Va­ti­cano de­bi­do a que no se fa­ci­li­tó la in­for­ma­ción im­pues­ta por la nor­ma­ti­va an­ti­blan­queo en dos trans­fe­ren­cias rea­li­za­das por 20 mi­llo­nes de eu­ros al ban­co de ne­go­cios JP Mor­gan en Frank­furt (Ale­ma­nia). El IOR se vio en­vuel­to a prin­ci­pios de la dé­ca­da de los ochen­ta del pa­sa­do si­glo en el es­cán­da­lo de la quie­bra del Ban­co Am­bro­siano, de Ro­ber­to Calvi, que fue en­con­tra­do ahor­ca­do ba­jo un puen­te de Londres en 1982.

El ca­so Ges­car­te­ra.

Va­lle­jo Bal­da, por su par­te, sa­lió in­mu­ne del ca­so Ges­car­te­ra. El obis­pa­do de As­tor­ga com­pro­me­tió unos 50 mi­llo­nes de pe­se­tas de la épo­ca (unos 300.000 eu­ros) y el pro­pio Va­lle­jo apa­re­cía co­mo uno de los clien­tes con una in­ver­sión de 3 mi­llo­nes de pe­se­tas. Pe­ro el ad­mi­nis­tra­dor de la dió­ce­sis de As­tor­ga no ad­qui­rió tan­ta re­le­van­cia en el es­cán­da­lo co­mo el ecó­no­mo del ar­zo­bis­pa­do de Va­lla­do­lid, Enrique Pe­ral­ta.

Por otra par­te, la in­ver­sión en la sicav Va­yo­mer es ex­cep­cio­nal den­tro de la Igle­sia es­pa­ño­la. Es­tos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros es­tán ha­bi­tual­men­te en la pi­co­ta por las po­si­bi­li­da­des que ofre­cen pa­ra elu­dir im­pues­tos. Por ejem­plo, uno de los as­pec­tos con­tro­ver­ti­dos es que pa­ra be­ne­fi­ciar­se de sus ven­ta­jas fis­ca­les de­ben pro­bar que son un ins­tru­men­to de in­ver­sión co­lec­ti­va, por lo que de­ben par­ti­ci­par al me­nos cien in­ver­so­res. La prác­ti­ca es que el in­ver­sor prin­ci­pal con­tro­le el 99% del pa­tri­mo­nio de la mis­ma, y el res­to apa­rez­can a me­nu­do pa­ra cu­brir el trá­mi­te. Son los lla­ma­dos ma­ria­chis. La sicav Va­yo­mer tie­ne 123 par­tí­ci­pes, pe­ro so­lo uno de ellos con­cen­tra el 99,59% de las ac­cio­nes de la en­ti­dad.

La sicav Va­yo­mer es­tá ges­tio­na­da por el San­tan­der y tie­ne un per­fil de ries­go al­to, se­gún de­cla­ra en el in­for­me se­mes­tral an­te la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res. Ma­ne­ja un pa­tri­mo­nio de unos siete mi­llo­nes de eu­ros, cuan­do ha­ce diez años era de unos 4,5 mi­llo­nes. De he­cho, las fuer­tes ren­ta­bi­li­da­des ob­te­ni­das, del 14% en 2006, com­pen­san pér­di­das co­mo el 1,3% de 2010. Tie­ne so­lo apro­xi­ma­da­men­te un 10% in­ver­ti­do en ren­ta va­ria­ble, en ac­cio­nes de Te­le­fó­ni­ca, Iber­dro­la, la pe­tro­le­ra fran­ce­sa To­tal o Fran­ce Te­le­com. Tam­bién tie­ne 396.000 eu­ros en de­ri­va­dos. Las úl­ti­mas cuen­tas pre­sen­ta­das por es­ta sicav, a cu­yo fren­te apa­re­ce Va­lle­jo Bal­da, co­rres­pon­dien­tes al ejer­ci­cio 2009 ofre­cen unos be­ne­fi­cios de unos 200.000 eu­ros. No en balde el obis­po de As­tor­ga, Ca­mi­lo Lorenzo, di­jo ha­ce unos años, so­bre la in­ver­sión en Ges­car­te­ra, que no com­pren­día las crí­ti­cas a la Igle­sia por su in­ver­sión en bol­sa y de­cla­ró: “En es­tos días, lo que no pue­de ha­cer­se con es­tas can­ti­da­des es guar­dar­lo en el ca­jón de la me­si­lla”.

Qui­zá su fa­mi­lia­ri­dad con es­tos ins­tru­men­tos le sir­va a Va­lle­jo pa­ra lle­var por buen ca­mino las cuen­tas del Va­ti­cano, que sue­len equi­li­brar­se con ope­ra­cio­nes en los mer­ca­dos, se­gún los ana­lis­tas. Los pre­su­pues­tos del Va­ti­cano ron­dan los 250 mi­llo­nes de eu­ros anua­les y en 2009 re­gis­tra­ron un dé­fi­cit de unos 4 mi­llo­nes, con lo que su­mó el ter­cer año con­se­cu­ti­vo con es­te des­ajus­te. Por el con­tra­rio, en­tre 2002 y 2004 la San­ta Se­de con­si­guió ce­rrar sus cuen­tas con su­pe­rá­vit de en­tre 3 y 13 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Las me­di­das de re­or­ga­ni­za­ción del sis­te­ma sa­la­rial de los em­plea­dos en el Va­ti­cano pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción de dé­fi­cit han cau­sa­do ma­les­tar en­tre es­tos tra­ba­ja­do­res. To­do ello se con­vier­te en la ta­rea pen­dien­te pa­ra el nue­vo res­pon­sa­ble es­pa­ñol de las cuen­tas de la San­ta Se­de.

38

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.