La Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes pen­de de un fino hi­lo

El pro­yec­to es­tre­lla de Za­pa­te­ro en po­lí­ti­ca ex­te­rior que­da­rá pa­ra­li­za­do si ga­na el PP el 20-N. Una de­ci­sión que po­ne en ries­go el fu­tu­ro Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes en Bar­ce­lo­na, que ne­ce­si­ta 20 mi­llo­nes de eu­ros has­ta 2016.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

Es­pa­ña con­tri­bu­yó a la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes con 4,5 mi­llo­nes has­ta sep­tiem­bre de 2010

So­bre la ca­be­za de la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes pen­de una peligrosa es­pa­da de Da­mo­cles, con un hi­lo tan fino que se pue­de rom­per al día si­guien­te de las elec­cio­nes del 20-N. El pro­yec­to es­tre­lla de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en po­lí­ti­ca ex­te­rior co­rre el ries­go de lan­gui­de­cer has­ta el ol­vi­do si el Par­ti­do Po­pu­lar ven­ce en los pró­xi­mos co­mi­cios.

El equi­po de Ma­riano Ra­joy ya ha ad­ver­ti­do por ac­ti­va y por pa­si­va que la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes (AdC) de­ja­rá de ser una prio­ri­dad de tra­ba­jo pa­ra los di­plo­má­ti­cos es­pa­ño­les si el PP ac­ce­de al po­der, y aunque la ini­cia­ti­va for­ma par­te de Na­cio­nes Uni­das des­de ha­ce unos años, si Es­pa­ña de­ja de co­pa­tro­ci­nar­la jun­to a Tur­quía co­mo ha he­cho has­ta aho­ra, que­da­rá he­ri­da de muer­te.

Es­te pre­vi­si­ble de­sin­te­rés de Es­pa­ña por la AdC po­dría pa­ra­li­zar, se­gún ex­pli­can fuen­tes di­plo­má­ti­cas a es­ta re­vis­ta, la cons­truc­ción del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de la ONU pa­ra la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes. Una obra que se ha ini­cia­do en el re­cin­to bar­ce­lo­nés de Sant Pau, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co en 1997 y uno de los ejem­plos más des­ta­ca­bles de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta en nues­tro país.

El Go­bierno de Za­pa­te­ro re­mi­tió en fe­bre­ro a las Cor­tes dos acuer­dos con la ONU pa­ra “re­for­zar” la po­si­ción es­pa­ño­la en es­ta ini­cia­ti­va, en los cua­les se abor­da­ba la crea­ción de es­ta nue­va se­de in­ter­na­cio­nal en Bar­ce­lo­na, cu­yo fin es “es­tu­diar e in­ves­ti­gar me­dios pa­ra pro­mo­ver la paz en el mun­do”. Pa­ra es­ta obra, la pri­me­ra vi­si­ble de la AdC en Es­pa­ña, se ha pre­vis­to una in­ver­sión de más de 20 mi­llo­nes de eu­ros has­ta 2016. De esa ci­fra, el Eje­cu­ti­vo cen­tral de­be apor­tar 12,5 mi­llo­nes, a tra­vés de los pre­su­pues­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, mien­tras que la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na ayu­da con nue­ve mi­llo­nes a la reha­bi­li­ta­ción del pa­be­llón Sant Ma­nuel.

Pa­no­ra­ma na­da ha­la­güe­ño.

Los fon­dos em­pe­za­ron a fluir a fi­na­les del año pa­sa­do, con una pri­me­ra trans­fe­ren­cia de 1,5 mi­llo­nes por par­te del Go­bierno pa­ra ini­ciar los tra­ba­jos de reha­bi­li­ta­ción, pe­ro el res­to de­pen­de­rá de lo que su­ce­da el 20-N y el pa­no­ra­ma no es na­da ha­la­güe­ño, por­que las ci­ta­das fuen­tes dan por se­gu­ro que la fi­nan­cia­ción se cor­ta­rá de raíz si ga­na el PP.

Otro asun­to li­ga­do a es­te Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes es la elec­ción de su di­rec­tor. La ONU ini­ció en abril el pro­ce­so de se­lec­ción del

mis­mo, cu­yo re­qui­si­to prin­ci­pal es te­ner “una lar­ga ex­pe­rien­cia en in­ves­ti­ga­ción so­bre el diá­lo­go in­ter­cul­tu­ral” y co­no­ci­mien­tos de ges­tión de cen­tros uni­ver­si­ta­rios. Ya dis­po­ne de una trein­te­na de can­di­da­tu­ras, pe­ro el pro­ce­so es lar­go y se pue­de pro­lon­gar has­ta me­dia­dos de 2012, al­go sin­to­má­ti­co. “Da la sen­sa­ción de que Na­cio­nes Uni­das es­tá es­pe­ran­do a ver qué pa­sa des­pués del 20-N”, ase­gu­ran a Tiem­po, fuen­tes di­plo­má­ti­cas.

¿So­bre­vi­vi­rá la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes a la mar­cha de Za­pa­te­ro? Mu­chos lo du­dan. El re­pre­sen­tan­te es­pe­cial de la ONU pa­ra la AdC, el por­tu­gués Jor­ge Sam­paio, se reunió el año pa­sa­do con Ma­riano Ra­joy con el ob­je­ti­vo de apa­ci­guar las crí­ti­cas po­pu­la­res a es­ta ini­cia­ti­va. El ex­pre­si­den­te lu­so lo­gró una tre­gua del PP y des­de en­ton­ces el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción mi­ra ha­cia otro la­do pa­ra no ene­mis­tar­se con Na­cio­nes Uni­das, pe­ro en Gé­no­va in­sis­ten en que no van a apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te la AdC co­mo has­ta aho­ra, cons­cien­tes de que se va a te­ner que me­ter la ti­je­ra en mu­chas par­ti­das pre­su­pues­ta­rias.

Con­tri­bu­ción es­pa­ño­la.

El Go­bierno so­cia­lis­ta siem­pre ha si­do re­mi­so a cuan­ti­fi­car el es­fuer­zo eco­nó­mi­co en la AdC, con la ex­cu­sa de que ha­bía mu­chos mi­nis­te­rios im­pli­ca­dos en ella y es muy di­fí­cil sa­car una ci­fra glo­bal. El Eje­cu­ti­vo se­ña­ló en una res­pues­ta par­la­men­ta­ria en sep­tiem­bre de 2010 que ha­bía con­tri­bui­do a ella con ca­si 4,5 mi­llo­nes de eu­ros, aunque no su­mó el cos­te que su­pu­so la pri­me­ra edi­ción del Fo­ro de la AdC, que se ce­le­bró en Ma­drid en 2008 y cu­ya or­ga­ni­za­ción su­pu­so más de un mi­llón de eu­ros.

La AdC se man­ten­drá a cor­to pla­zo ba­jo el pa­ra­guas de la ONU, pe­ro sin el apo­yo -y la fi­nan­cia­ción-de un co­pa­tro­ci­na­dor co­mo Es­pa­ña (el otro es la Tur­quía de Re­cep Tay­yip Er­do­gan) se­rá di­fí­cil que la AdC se con­vier­ta en al­go más que un fo­ro anual lleno de dis­cu­sio­nes in­tere­san­tes pe­ro sin pro­yec­tos tan­gi­bles. A prin­ci­pios de di­ciem­bre se ce­le­bra­rá la cuar­ta edi­ción en Qa­tar y a ella asis­ti­rá Za­pa­te­ro co­mo pre­si­den­te en fun­cio­nes si la si­tua­ción in­ter­na se lo per­mi­te, pues el año pa­sa­do tu­vo que can­ce­lar su par­ti­ci­pa­ción en el III Fo­ro ce­le­bra­do en Río de Ja­nei­ro por la pre­sión de los mer­ca­dos. Pa­ra él se­rá uno de sus úl­ti­mos via­jes al ex­tran­je­ro. Qui­zás el más emo­ti­vo, ya que la Alian­za de Ci­vi­li­za­cio­nes es par­te de su le­ga­do. Pe­ro en es­ta oca­sión no po­drá com­pro­me­ter­se fi­nan­cie­ra­men­te en más pro­yec­tos.

Los im­pul­so­res. De iz­quier­da a de­re­cha, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, Ban Ki-moon y Jor­ge Sam­paio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.