Ciu­da­da­nos in­dem­ni­za­dos por su­frir la co­rrup­ción

Cos­ta Ri­ca lle­va re­cau­da­dos 22 mi­llo­nes de dó­la­res en com­pen­sa­cio­nes de co­rrup­tos por el mal que ha­cen a la so­cie­dad.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PINAR

¿qué pa­sa­ría si los em­pre­sa­rios y los po­lí­ti­cos con­de­na­dos, por ejem­plo, por pa­gar y acep­tar so­bor­nos tu­vie­ran que in­dem­ni­zar con sus pa­tri­mo­nios a los ciu­da­da­nos por el da­ño que ha­ce la co­rrup­ción a la so­cie­dad? Es­ta idea, de­ma­sia­do abs­trac­ta y qui­zá tam­bién des­ca­be­lla­da, es real en Cos­ta Ri­ca, don­de fun­cio­na des­de ha­ce años la Pro­cu­ra­du­ría (Fis­ca­lía) de la Éti­ca, que ya ha re­cau­da­do más de 22 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 16 mi­llo­nes de eu­ros) en in­dem­ni­za­cio­nes que po­lí­ti­cos y em­pre­sas han pa­ga­do pa­ra re­sar­cir a la ciu­da­da­nía del da­ño so­cial de la co­rrup­ción. De mo­men­to no hay cri­te­rios ob­je­ti­vos pa­ra cal­cu­lar las can­ti­da­des y los jue­ces las de­ter­mi­nan igual que fi­jan com­pen­sa­cio­nes por otros da­ños in­tan­gi­bles, co­mo la muer­te de un hi­jo en ac­ci­den­te o los de­li­tos eco­ló­gi­cos. Las can­ti­da­des re­cau­da­das van a un fon­do que ges­tio­na el Go­bierno, que no po­drá des­ti­nar­lo a gas­tos co­rrien­tes sino a in­ver­sio­nes que ten­gan a los ciu­da­da­nos co­mo be­ne­fi­cia­rios di­rec­tos.

El da­ño so­cial fue la ex­pe­rien­cia es­tre­lla de las jor­na­das so­bre la Lu­cha con­tra la co­rrup­ción y coo­pe­ra­ción ju­rí­di­ca in­ter­na­cio­nal ce­le­bra­das re­cien­te­men­te en Ma­drid y don­de fis­ca­les es­pa­ño­les y la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ex­per­tos ju­rí­di­cos lle­ga­ron a la mis­ma con­clu­sión: la co­rrup­ción mer­ma la de­mo­cra­cia. En Es- paña, Ma­nuel Vi­llo­ria, ca­te­drá­ti­co de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, es­tá a pun­to de pu­bli­car un es­tu­dio que ase­gu­ra que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, cuan­to más in­for­ma la pren­sa de in­ves­ti­ga­cio­nes y con­de­nas por co­rrup­ción, ma­yor es la des­con­fian­za ciu­da­da­na ha­cia los po­lí­ti­cos y más au­men­ta “la creen­cia de que se pue­de in­cum­plir la ley”. “La lu­cha con­tra la co­rrup­ción so­lo des­de un pun­to de vista pe­nal tie­ne efec­tos ca­si ne­ga­ti­vos en la cul­tu­ra cí­vi­ca, so­bre to­do si la gen­te no ve un cam­bio cla­ro”, apun­ta Vi­llo­ria.

Avi­so a em­pre­sas.

El da­ño so­cial sí es­tá te­nien­do re­sul­ta­do en es­te sen­ti­do, se­gún su ini­cia­dor, el fis­cal Gil­berth Cal­de­rón, que ha no­ta­do có­mo las em­pre­sas “po­nen más cui­da­do cuan­do quie­ren con­tra­tar con el Es­ta­do”, pa­ra ser más trans­pa­ren­tes, cum­plir las nor­mas de con­tra­ta­ción pú­bli­ca y evi­tar una con­de­na en la que tam­bién ten­drían que res­pon­der con su pa­tri­mo­nio an­te los cos­ta­rri­cen­ses, di­ce Cal­de­rón, que no­ta tam­bién un “for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do de De­re­cho”.

Hay dos ca­sos muy pre­sen­tes. Ha­ce unos me­ses un tri­bu­nal de San Jo­sé con­de­nó a Al­ca­tel y a nu­me­ro­sos al­tos fun­cio­na­rios, in­clui­do el ex­pre­si­den­te Miguel Ángel Ro­drí­guez Eche­va­rría, por dar y re­ci­bir dá­di­vas pa­ra que la com­pa­ñía fran­ce­sa ob­tu­vie­ra 4.000 con­tra­tos de te­le­fo­nía mó­vil. Las par­tes fue­ron con­de­na­das a pa­gar 13 mi­llo­nes de dó­la­res (9 mi­llo­nes de eu­ros) por da­ño so­cial. En 2004 es­ta­lló el Pro­gra­ma Fin­lan­dia, co­mo se lla­mó al prés­ta­mo ur­gen­te por par­te del Con­gre­so de 32,5 mi­llo­nes de eu­ros a una em­pre­sa de Fin­lan­dia pa­ra com­prar equi­pos mé­di­cos que no res­pon­dían a las ne­ce­si­da­des del sis­te­ma sa­ni­ta­rio y con un so­bre­cos­te del 80% que in­cluía co­mi­sio­nes ile­ga­les del 22% que co­bra­ron los re­pre­sen­tan­tes pú­bli­cos a tra­vés de una em­pre­sa in­ter­me­dia­ria. La com­pa­ñía fin­lan­de­sa es­ca­pó a la con­de­na, pe­ro no lo hi­cie­ron los po­lí­ti­cos, en­tre ellos, el ex­pre­si­den­te Ra­fael Ángel Cal­de­rón. La Fis­ca­lía pi­dió 600.000 dó­la­res (440.000 eu­ros) por da­ño so­cial.

Jo­sé A. Ro­ca. Con­de­na­do en el ‘ca­so Ma­la­ya’ en Mar­be­lla, fo­co de co­rrup­ción du­ran­te años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.