Su­per­de­pó­si­tos, nó­mi­nas y otros cho­llos pa­ra aho­rrar

Los ban­cos y ca­jas agu­di­zan es­tos días el in­ge­nio pa­ra cap­tar el aho­rro de los in­ver­so­res pri­va­dos, jus­to cuan­do el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ha pues­to en mar­cha una nor­ma que pe­na­li­za a los que más pa­guen por sus de­pó­si­tos.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MA­RÍA VALS

Des­de el pa­sa­do ve­rano la de­no­mi­na­da Ley Sal­ga­do pe­na­li­za con una apor­ta­ción adi­cio­nal al Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos a los ban­cos y ca­jas que pa­guen por sus de­pó­si­tos un in­te­rés ex­ce­si­vo por cap­tar di­ne­ro de sus clien­tes. La idea de la mi­nis­tra que ha da­do nom­bre a la nor­ma era evi­tar que las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras gas­ten más re­cur­sos de los es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios en tiem­pos de cri­sis. Pe­ro ban­cos y ca­jas ne­ce­si­tan di­ne­ro fres­co pa­ra, en­tre otras co­sas, de­vol­ver cuan­do to­can los pla­zos de los prés­ta­mos que les han da­do en­ti­da­des fi­nan­cie­ras de fue­ra de Es­pa­ña. Al­gu­nas de es­tas en­ti­da­des es­tán dis­pues­tas a pa­gar esa pe­na­li­za­ción pa­ra cap­tar clien­tes o man­te­ner a los que ya tie­nen sin que su­cum­ban a la ten­ta­ción de cam­biar de ban­co. Pa­ra ello ofre­cen de­pó­si­tos con in­tere­ses que al­can­zan o su­pe­ran el 4%. El úl­ti­mo en su­mar­se ha si­do Ban­kin­ter y el pri­me­ro fue el Po­pu­lar. En to­tal, en es­tos mo­men­tos, y se­gún la in­for­ma­ción que sis­te­ma­ti­za en tiem­po real el por­tal helpm­ycash, en Es­pa­ña hay prác­ti­ca­men­te una de­ce­na de en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que ofre­cen la opor­tu­ni­dad de de­jar un di­ne­ri­to a pla­zo fi­jo con ti­pos que os­ci­lan en­tre el 4% y el 4,84%, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes de pla­zos y can­ti­da­des. La más al­ta es, des­de ha­ce me­ses, la que man­tie­ne el ban­co por­tu­gués Ban­co Es­pi­ri­to San­to que ofre­ce una opor­tu­ni­dad de aho­rro de­no­mi­na­da De­pó­si­to Cris­tiano Ro­nal­do 24 me­ses, pe­ro exi­ge una in­ver­sión mí­ni­ma. Com­ple­tan la lis­ta de es­tas en­ti­da­des Ban­kia (4,55%), Ban­co de Va­len­cia (4,49%), Ca­ta­lun­yaCai­xa (4,25%), Ban­co Cai­xa Ge­ral (4,20%), Ban­co Pastor (4,26%), Ban­co Fi­nan­tia So­fin­loc (4,25%), Ban­kin­ter (4%), Ban­co Po­pu­lar (4%) y Ac­ti­vo Bank (4%). En ca­da ca­so, eso sí, con­vie­ne com­pro­bar los mí­ni­mos exi­gi­dos pa­ra ca­da de­pó­si­to, así co­mo los pla­zos y la po­si­ble pe­na­li­za­ción

Los de­pó­si­tos combinados con fon­dos de­ben ser exa­mi­na­dos con de­te­ni­mien­to Las nó­mi­nas son la es­tre­lla pa­ra mu­chos ban­cos y ca­jas que pe­lean con ofer­tas muy dis­pa­res

que ten­dría sa­car el di­ne­ro an­tes de tiem­po en ca­so de ne­ce­si­dad.

Pe­ro no to­das las en­ti­da­des es­tán dis­pues­tas a pa­gar más al Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos y bus­can al­gún tru­co pa­ra cap­tar di­ne­ro de los clien­tes sin en­trar de lleno en las exi­gen­cias de la nue­va nor­ma­ti­va. Ge­ne­ral­men­te lo ha­cen con pro­duc­tos que se pa­re­cen a los de­pó­si­tos pe­ro que no lo son.

De­pó­si­to más fon­do.

Uno de los más uti­li­za­dos por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras son los de­no­mi­na­dos de­pó­si­tos combinados o es­truc­tu­ra­dos, que en sín­te­sis lo que ha­cen es po­ner una par­te del di­ne­ro del clien­te en un de­pó­si­to a pla­zo fi­jo y el res­to va a pa­rar a un fon­do de in­ver­sión ga­ran­ti­za­do, en el que el ban­co o ca­ja ga­ran­ti­za ge­ne­ral­men­te el 100% de lo in­ver­ti­do, es de­cir, que no se re­ci­bi­rá me­nos di­ne­ro del que se en­tre­gó, pe­ro co­mo su ren­ta­bi­li­dad va li­ga­da ge­ne­ral­men­te a la mar­cha de mer­ca­dos bur­sá­ti­les o co­ti­za­cio­nes de ac­cio­nes, se pue­de que­dar sin in­te­rés al­guno.

En to­dos es­tos ca­sos hay que ob­ser­var con de­te­ni­mien­to qué par­te de la in­ver­sión va al de­pó­si­to (ge­ne­ral­men­te me­nos de la mi­tad) y cuál es la que va al fon­do. Tam­bién hay que ver la du­ra­ción de am­bos, pues­to que ge­ne­ral­men­te los de­pó­si­tos son a pla­zos de en­tre seis me­ses y dos años, mien­tras que la par­te ma­yo­ri­ta­ria, la que va al fon­do de in­ver­sión, so­lo se po­drá re­cu­pe­rar en pla­zos que os­ci­lan por lo ge­ne­ral en­tre los tres y los cin­co años. Un pro­duc­to pa­re­ci­do que ya ofre­cen al­gu­nas en­ti­da­des es el de­pó­si­to sin un ti­po de in­te­rés fi­jo, ya que la ren­ta­bi­li­dad de­pen­de­rá de có­mo os­ci­len de­ter­mi­na­dos va­lo­res de bol­sa. Es co­mo in­ver­tir en el mer­ca­do de va­lo­res, con la úni­ca ga­ran­tía de que no se pier­de di­ne­ro, pe­ro que se pue­de que­dar a ce­ro de in­te­rés. Tam­bién los hay que se re­fe­ren­cian a la evo­lu­ción de di­vi­sas o a la mar­cha del eu­rí­bor.

Y pues­tos a bus­car di­ne­ro, los ban­cos y ca­jas pre­fie­ren que las apor­ta­cio­nes de los clien­tes sean cons­tan­tes o cre­cien­tes. Pa- ra ello hay pro­duc­tos en el mer­ca­do que, por ejem­plo, van au­men­tan­do la ren­ta­bi­li­dad fi­nal que ofre­cen en fun­ción de apor­ta­cio­nes pe­rió­di­cas al de­pó­si­to pa­ra que su sal­do si­ga cre­cien­do. Así, por ejem­plo, sue­len te­ner pe­río­dos fi­jos en los que pa­gan los in­tere­ses y es­tos de­pen­de­rán de la di­fe­ren­cia po­si­ti­va o ne­ga­ti­va que ten­ga el sal­do fi­nal del de­pó­si­to con res­pec­to a una fe­cha an­te­rior, nor­mal­men­te un año an­tes.

Nó­mi­nas.

Pe­ro cla­ro, la me­jor ma­ne­ra de ase­gu­rar­se que un clien­te va a de­jar di­ne­ro to­dos los me­ses en su cuen­ta o de­pó­si­to es lo­grar que do­mi­ci­lie la nó­mi­na. Pa­ra ello las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras re­cu­rren a tru­cos de lo más vis­to­so. Des­de re­ga­lar te­le­vi­so­res has­ta la ofre­cer la po­si­bi­li­dad de ga­nar un 4% de in­te­rés por de­pó­si­tos du­ran­te unos me­ses, pa­san­do por la exen­ción de co­mi­sio­nes y la ofer­ta de tar­je­tas gra­tis o des­cuen­tos en los re­ci­bos.

Las en­ti­da­des más ac­ti­vas en es­tos úl­ti­mos me­ses en la cap­ta­ción de nó­mi­nas son Openbank (fi­lial on-li­ne del San­tan­der), INGDi­rect, Ba­nes­to, el Po­pu­lar y BBVA. Los dos pri­me­ros no exigen a cam­bio un im­por­te mí­ni­mo de nó­mi­na a do­mi­ci­liar y ofre­cen al­gu­na re­com­pen­sa en for­ma de in­tere­ses al­go más al­tos pa­ra los aho­rros. Los otros tres com­bi­nan sus ofer­tas con me­jo­res de­vo­lu­cio­nes de gas­tos o por­cen­ta­jes de re­ci­bos do­mi­ci­lia­dos, pe­ro a cam­bio exigen en al­gu­nos ca­sos un im­por­te mí­ni­mo de la nó­mi­na.

Por úl­ti­mo, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han re­cu­rri­do úl­ti­ma­men­te a otra vía di­fe­ren­te pa­ra cap­tar di­ne­ro: la emi­sión de pa­ga­rés a pla­zo, es de­cir la emi­sión de pa­pel que al ca­bo de unos me­ses se­rá cam­bia­do de nue­vo por di­ne­ro más la ren­ta­bi­li­dad que les co­rres­pon­da. Las ma­yo­res han si­do las de BBVA y San­tan­der (ver re­cua­dro). El pri­me­ro pre­ten­de cap­tar 10.000 mi­llo­nes de eu­ros has­ta la pri­ma­ve­ra de 2012 y el San­tan­der quie­re in­cre­men­tar su di­ne­ro fres­co en 7.500 mi­llo­nes de eu­ros has­ta el 31 de di­ciem­bre de 2011. To­do sea, pues, por lo­grar que la clien­te­la si­ga de­jan­do sus aho­rros y sus nó­mi­nas en los ban­cos, que ade­más com­pi­ten en los pró­xi­mos me­ses con nue­vas opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión co­mo la sa­li­da a bol­sa de Lo­te­rías del Es­ta­do, pre­vis­ta pa­ra úl­ti­mos de oc­tu­bre, y con la que el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía pre­ten­de lo­grar unos 7.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que la ban­ca cal­cu­la que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad po­drían sa­lir de los de­pó­si­tos nor­ma­les de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, con lo que agu­di­zan el in­ge­nio pa­ra no per­der tan­tos fon­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.