Las mil ca­ras de Fidalgo

La pre­sen­cia del ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral de CCOO en una reunión del PP mar­ca su cer­ca­nía con el par­ti­do de Ra­joy y el úl­ti­mo epi­so­dio de su evo­lu­ción po­lí­ti­ca.

Tiempo - - ECONOMÍA - CLA­RA PINAR

Jo­sé Ma­ría Fidalgo si­gue es­tan­do afi­lia­do al sin­di­ca­to Co­mi­sio­nes Obre­ras (CCOO), del que fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral en­tre el 2000 y 2008. Tam­bién si­gue for­man­do par­te de su eje­cu­ti­va pe­ro, co­mo vie­ne ha­cien­do des­de que de­jó su car­go ha­ce ya tres años, re­cien­te­men­te vol­vió a au­sen­tar­se del con­se­jo con­fe­de­ral que ce­le­bró el sin­di­ca­to.

Por el con­tra­rio, unos días an­tes ha­bía ocu­pa­do otro asien­to pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, en el Fo­ro de Em­pleo que ce­le­bró el PP en Las Pal­mas. El PP ha­bía pro­me­ti­do ex­per­tos in­de­pen­dien­tes en las reunio­nes sec­to­ria­les que tie­ne pre­vis­to ce­le­brar de aquí al ini­cio de la cam­pa­ña pa­ra ela­bo­rar su pro­gra­ma elec­to­ral. Y Fidalgo fue uno de los gran­des protagonistas del es­pa­cio que se de­di­có al em­pleo. A prin­ci­pios de mes, con sus dos me­tros de al­tu­ra y su po­lo ro­jo, Fidalgo des­ta­có más in­clu­so que Ro­dri­go Ra­to, cu­ya re­cu­pe­ra­ción pa­ra la cau­sa del PP se da por des­con­ta­da ya des­de ha­ce tiem­po. Más que por la for­ma, de­jó ató­ni­to a más de uno por un dis­cur­so en el que re­cor­dó su sin­to­nía con Ra­to y Cris­tó­bal Mon­to­ro, allí pre­sen­tes y mi­nis­tros de Eco­no­mía y Ha­cien­da res­pec­ti­va­men­te du­ran­te la le­gis­la­tu­ra 2000-2004.

A Ra­joy y a su equi­po les es­pe­tó: “Te­néis que ha­cer­lo muy bien por­que, si no, es­te país en­tra en una sen­da ho­rri­ble, ne­ce­si­ta­mos que acer­téis”. “Es fun­da­men­tal pa­ra que no os echen, pe­ro peor que el que os echen es no te­ner al­ter­na­ti­va”, aña­dió an­te la pla­na ma­yor del PP. Es­tas de­cla­ra­cio­nes han si­do in­ter­pre­ta­das co­mo un res­pal­do evi­den­te de Fidalgo al PP de ca­ra a las elec­cio­nes del 20-N, al­go que ni el pro­ta­go­nis­ta ni su sin­di­ca­to han querido co­men­tar.

“Yo no pue­do in­ter­pre­tar a los que me in­ter­pre­tan”, se li­mi­tó a se­ña­lar Fidal- go a es­te se­ma­na­rio. Tam­po­co en la se­de de CCOO hay va­lo­ra­cio­nes so­bre si les pa­re­ce bien o no ver a un ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral en un cónclave del PP. Es una de­ci­sión “es­tric­ta­men­te per­so­nal”, afir­man.

Sin­di­ca­tos y em­pre­sas.

Fidalgo dio con­se­jos -“ten­dréis que su­bir con chu­bas­que­ro y car­ta de na­ve­ga­ción”-al PP, al que se con­si­de­ra ya co­mo vir­tual ga­na­dor de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Tam­bién es el par­ti­do que la ha em­pren­di­do con­tra los li­be­ra­dos sin­di­ca­les en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que go­bier­na y que ase­gu­ra que prio­ri­za­rá las ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas, con el ar­gu­men­to de que son ellas las que crean em­pleo y ri­que­za. A pe­sar de ello, Fidalgo ha da­do se­ña­les en los úl­ti­mos años de es­tar más cer­ca del PP que del PSOE. Cree que el mo­de­lo ac­tual de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va “no va­le” ni a sin­di­ca­tos ni a em­pre­sa­rios y que hay que cam­biar­lo, aunque no lle­ga a apos­tar, co­mo ha­rá el PP si go­bier­na, por que es­tas ne­go­cia­cio­nes ten­gan lu­gar a ni­vel em­pre­sa­rial, no sec­to­rial, lo que mer­ma­rá con­si­de­ra­ble­men­te el po­der de los sin­di­ca­tos. Re­cién apro­ba­da la re­for­ma la­bo­ral del año pa­sa­do, afir­mó que no ha­bía “nin­gu­na re­for­ma” y en lu­gar de opo­ner­se a li­gar los sa­la­rios a la pro­duc­ti­vi­dad, co­mo defiende Ra­to y pien­san en el PP, ha pre­fe­ri­do dar la ca­lla­da por res­pues­ta.

El sor­pre­si­vo acer­ca­mien­to de Fidalgo al PP es una eta­pa más de su tra­yec­to­ria des­de que de­ja­ra de ser se­cre­ta­rio ge­ne-

Tras acer­car­se a UPD lo ha­ce aho­ra al PP, que re­cor­ta li­be­ra­dos sin­di­ca­les y da­rá prio­ri­dad a las em­pre­sas

ral de CCOO, en 2008. En­ton­ces em­pe­zó una evo­lu­ción po­lí­ti­ca y pro­fe­sio­nal apun­ta­la­da en su re­co­no­ci­mien­to co­mo ex­per­to en diá­lo­go so­cial, con fa­ma de prio­ri­zar la ne­go­cia­ción al gol­pe en­ci­ma de la me­sa. En su re­co­rri­do por el es­pec­tro po­lí­ti­co si­gue sin ha­ber en­con­tra­do -al me­nos de mo­men­to-un par­ti­do en el que sen­tir­se có­mo­do. El sen­ti­do de su mo­vi­mien­to sí es cla­ro y mar­ca un su­ce­si­vo ale­ja­mien­to de las for­ma­cio­nes de iz­quier­da.

Fidalgo no es el pri­mer lí­der sin­di­cal que se acer­ca a un par­ti­do po­lí­ti­co ni el PP es la úni­ca for­ma­ción con la que ha co­que­tea­do. Su an­te­ce­sor, An­to­nio Gu­tié­rrez, es dipu­tado na­cio­nal por el PSOE en es­ta le­gis­la­tu­ra, aunque sus dis­cre­pan­cias con Fe­rraz, tan ha­bi­tua­les en los úl­ti­mos tiem­pos, han si­do siem­pre por opo­ner­se a po­lí­ti­cas de­fen­di­das por los so­cia­lis­tas que él con­si­de­ra­ba ale­ja­das de la iz­quier­da. Por ejem­plo, el año pa­sa­do vo­tó en con­tra de la re­for­ma la­bo­ral y re­cien­te­men­te hi­zo lo pro­pio en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Des­pués de cua­tro años en la ban­ca­da so­cia­lis­ta, Gu­tié­rrez ha re­nun­cia­do a ir en las lis­tas elec­to­ra­les el 20-N. “Fran­ca­men­te, así no quiero con­ti­nuar”, di­jo el pa­sa­do agos­to du­ran­te la tra­mi­ta­ción de la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción.

En el ca­so de Fidalgo, la evo­lu­ción po­lí­ti­ca pa­re­ce ha­ber­se de­can­ta­do ha­cia la de­re­cha del PSOE, pri­me­ro de la

mano de Unión, Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UPD) y aho­ra par­ti­ci­pan­do en fo­ros del PP. Fue­ra de la po­lí­ti­ca, el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Co­mi­sio­nes Obre­ras se ha pa­sa­do a la em­pre­sa. En abril de 2009 fue fi­cha­do por la es­cue­la de ne­go­cios Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa, de­di­ca­da a la for­ma­ción de eje­cu­ti­vos, pa­ra di­ri­gir Ne­go­cia, un fo­ro de debate so­bre ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y so­cial den­tro de las com­pa­ñías.

Por li­bre.

Fidalgo ase­gu­ra que no es­tá “al ser­vi­cio de na­die”. Ha­ce me­ses, en un fo­ro en Va­lla­do­lid y pre­gun­ta­do por si se ha­bía da­do cuen­ta de que era un “sin­di­ca­lis­ta de de­re­chas”, se li­mi­tó a evo­car al ex­pre­si­den­te de Bra­sil: “Pre­gun­ta­ron a Lu­la da Sil­va si se­guía sien­do mar­xis­ta, co­mu­nis­ta o so­cia­lis­ta y res­pon­dió: ‘Yo lo que soy es me­cá­ni­co tor­ne­ro”.

“Es una per­so­na sin du­da al­gu­na in­flu­yen­te, im­por­tan­te en la opi­nión sin­di­cal y en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña”, di­ce de él Car­los Mar­tí­nez Gorriarán, di­ri­gen­te de UPD. Du­ran­te va­rios me­ses, Fidalgo y Ro­sa Díez co­que­tea­ron con la idea de que el ex­di­ri­gen­te sin­di­cal fi­gu­ra­se en al­gu­na lis­ta de la for­ma­ción a las pa­sa­das au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les. Las alar­mas sal­ta­ron con la pre­sen­cia, en enero, de Fidalgo en un ac­to de pre­sen­ta­ción de can­di­da­tos de UPD. Si era pre­gun­ta­da, Díez con­tes­ta­ba en­ton­ces que “[Fidalgo] es­tá y se le es­pe­ra”. En ma­yo, a po­cos días de las elec­cio­nes, Fidalgo aún se es­ta­ba pen­san­do si ir en las lis­tas de UPD, al­go que ha­ría “cuan­do se me plan­tee se­ria­men­te”. De­cla­ra­ba en­ton­ces ser “ami­go de Ro­sa Díez y de mu­cha gen­te de es­te par­ti­do”, así co­mo su cer­ca­nía a la for­ma­ción en la que al fi­nal de­ci­dió no par­ti­ci­par.

Hoy no hay re­la­ción po­lí­ti­ca en­tre Fidalgo y UPD. Mar­tí­nez Gorriarán se­ña­la que la úl­ti­ma vez que ha­bla­ron con él fue cuan­do le ofre­cie­ron ser can­di­da­to. Aunque de­cli­nó la ofer­ta por­que “no te­nía nin­gún in­te­rés en par­ti­ci­par en nin­gu­na lis­ta elec­to­ral”, sí dio su “apo­yo a la for­ma­ción”, un res­pal­do que aho­ra pa­re­ce ha­ber vi­ra­do ha­cia el PP. La mano de­re­cha de Díez ase­gu­ra que Fidalgo “ha te­ni­do y tie­ne las puer­tas abier­tas” de UPD y res­ta im­por­tan­cia a sus pa­la­bras en la reunión del PP. “Es ló­gi­co que to­dos desee­mos que el PP, si es el en­car­ga­do de for­mar Go­bierno des­pués del 20-N, acier­te. UPD tam­bién es­tá dis­pues­ta a dar al PP to­das las ideas y apo­yos pa­ra que acier­te”.

Qui­zá UPD ten­ga que dar­le las ideas al mis­mo Fidalgo si se cum­plen los ru­mo­res de que su ca­rre­ra po­dría dar un nue­vo sal­to en breve. Su pre­sen­cia en el Fo­ro de Em­pleo del PP no ha pa­sa­do inad­ver­ti­da a na­die y hay quien ve un signo inequí­vo­co de que se­rá mi­nis­tro de Ra­joy.

Ro­dea­do. Fidalgo, jun­to a Cos­pe­dal, Ra­to y va­rios di­ri­gen­tes

del PP en el Fo­ro de Em­pleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.