A su bo­la

Tiempo - - OPINIÓN - ELISA BENI

Vie­nen tiem­pos en los que el ar­gu­men­to del nau­fra­gio en­vol­ve­rá las ver­da­des y las opre­sio­nes de siem­pre

vér­ti­go de pues­tos. “Va a ha­ber tan­to p’a re­par­tir”, se di­cen y nos di­cen. Así ni su­fren re­ga­lan­do en sus qui­nie­las un mi­nis­te­rio a un ro­jo de la vi­da. O me­nos ro­jo. Fidalgo via­ja y a na­die cuen­ta si se ha caí­do del ca­ba­llo pa­ra en­con­trar la fe en FAES o pa­ra per­der­la en la lu­cha obre­ra. Qui­zá ama­gue con ser ca­ba­llo de Tro­ya. Tan a su ai­re aho­ra, arro­pan­do a Ra­joy con un po­lo in­can­des­cen­te, co­mo cuan­do in­cen­dia­ba al ca­pi­tal con un La­cos­te des­ga­li­cha­do. ¿Ver­so suel­to o cha­que­te­ro?, pre­gun­tan. Él sa­brá. De­sen­can­ta­do, se­gu­ro. Prag­má­ti­co, cuan­do más nos va a ha­cer fal­ta el ideal.

Los sin­di­ca­tos se anegan en de­sidia y des­con­cier­to. He­mos en­tra­do en un tú­nel del que no co­no­ce­mos el pai­sa­je fi­nal. Ya no hay tra­ba­ja­do­res. Mar­ke­ting so­cial. Pro­le­ta­rios ilus­tra­dos con la­zo de mi­leu­ris­ta. No se hallan. No les bus­can. Aho­ra, que la glo­ba­li­za­ción de la fuer­za pro­duc­ti­va des­ac­ti­va ma­sas pro­le­ta­rias en los paí­ses emergentes pa­ra hun­dir a las cla­ses me­dias de nues­tro Oc­ci­den­te de re­lum­brón.

Co­mo si se po­ne cor­ba­ta, Fidalgo. Va­mos a ne­ce­si­tar rein­ven­tar­los. Ins­ta­la­dos, bu­ró­cra­tas, eli­tis­tas del con­ve­nio, no­men­cla­tu­ra de ofi­ci­na. De acuer­do. Va­mos a ne­ce­si­tar­los. Con for­mas que aún no lle­ga­mos a ima­gi­nar. Vie­nen tiem­pos en los que el ar­gu­men­to del nau­fra­gio en­vol­ve­rá las ver­da­des y las opre­sio­nes de siem­pre. Épo­cas en las que ha­rá fal­ta re­cor­dar que los de­re­chos y li­ber­ta­des con­quis­ta­dos con san­gre y lá­gri­mas es­tán más allá de la cuen­ta de los mer­ca­de­res.

Si se pe­tri­fi­can o nos trai­cio­nan ten­dre­mos que in­ven­tar­los. Tú, a tu bo­la, Fidalgo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.