Er­do­gan bus­ca li­de­rar Orien­te Pró­xi­mo

El pri­mer mi­nis­tro tur­co cree que pue­de ha­cer va­ler la fuer­za de su país y que él mis­mo en­car­na un cam­bio pro­fun­do con un via­je irre­ver­si­ble des­de el is­la­mis­mo in­te­gris­ta has­ta con­ver­tir­se en “el mu­sul­mán de­mó­cra­ta”.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

El pri­mer mi­nis­tro tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, es un lí­der ca­ris­má­ti­co que quie­re ju­gar un pa­pel im­por­tan­te en la ines­ta­ble po­lí­ti­ca de Orien­te Pró­xi­mo y con­tri­buir a la desem­bo­ca­du­ra de­mo­crá­ti­ca de las lla­ma­das re­vo­lu­cio­nes

ára­bes. Se ofre­ce co­mo lí­der pa­ra una zo­na con una evi­den­te ca­ren­cia de li­de­raz­gos, ya que el de­rri­bo de los an­ti­guos au­tó­cra­tas y ti­ra­nos, así co­mo el aco­so a otros, to­da­vía no ha sa­ca­do a la luz nue­vos y só­li­dos di­ri­gen­tes con pro­yec­ción con­tras­ta­da den­tro y fue­ra de sus paí­ses. Los protagonistas del de­rri­bo de esos re­gí­me­nes fue­ron mo­vi­mien­tos po­pu­la­res don­de so­bre­sa­lían los jó­ve­nes sin fu­tu­ro alia­dos con las nue­vas tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción. No tu­vie­ron, co­mo otras re­vo­lu­cio­nes, un lí­der de re­fe­ren­cia.

En es­tas cir­cuns­tan­cias Er­do­gan cree que pue­de ha­cer va­ler la fuer­za de Tur­quía, que ba­jo su man­da­to es­tá pro­ta­go­ni­zan­do una im­por­tan­te di­ná­mi­ca mo­der­ni­za­do­ra, y que él mis­mo en­car­na un cam­bio pro­fun­do con un via­je irre­ver­si­ble des­de el is­la­mis­mo in­te­gris­ta has­ta con­ver­tir­se en la re­fe­ren­cia de “el mu­sul­mán de­mó­cra­ta”, co­mo le gus­ta de­fi­nir­se. La ver­dad es que Tur­quía ofre­ce una gran variedad de ca­ras: es un país mu­sul­mán con una Cons­ti­tu­ción lai­ca, una de­mo­cra­cia vi­gi­la­da ins­ti­tu­cio­nal­men­te por el ejér­ci­to co­mo ga­ran­te del lai­cis­mo y su geo­gra­fía bas­cu­la en­tre Asia y Eu­ro­pa, si­tua­da ma­yor­men­te en el lla­ma­do Orien­te Pró­xi­mo, pe­ro no es ára­be. Er­do­gan quie­re apro­ve­char aho­ra es­ta variedad, que en otros tiem­pos fue con­si­de­ra­da co­mo de­bi­li­dad, co­mo fuer­za pa­ra ejer­cer su in­fluen­cia. Tur­quía, con sus más de 70 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, tie­ne un enor­me pe­so de­mo­grá­fi­co, de los ma­yo­res del área jun­to a Egip­to e Irán. Es uno de los paí­ses emergentes con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en ci­fras

chi­nas. El año pa­sa­do, cuan­do la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos bor­dea­ba la re­ce­sión, cre­ció un 8,9%, si­tuán­do­se en el pues­to 17 de la eco­no­mía mun­dial.

En el año 2002, co­mo lí­der y fun­da­dor del Par­ti­do de la Jus­ti­cia y el Desa­rro­llo (AKP), Er­do­gan hi­zo una cam­pa­ña que te­nía co­mo eje y re­fe­ren­cia la ad­he­sión a Eu­ro­pa, la in­te­gra­ción en la UE era uno de los gran­des sue­ños tur­cos. Creían que en Eu­ro­pa es­ta­ba el mo­tor de su desa­rro­llo y tam­bién la iden­ti­dad po­lí­ti­ca. Cla­ro que ha­bía fuer­tes gru­pos na­cio­na­lis­tas cla­ra­men­te opues­tos. En Eu­ro­pa se plan­tea­ron mu­chos de­ba­tes agrios so­bre es­te asun­to, y en tér­mi­nos ge­ne­ra­les la de­re­cha re­cha­za­ba esa fu­tu­ra ad­he­sión por dis­tin­tas ra­zo­nes, en­tre ellas la de que no per­te­ne­cía a la ci­vi­li­za­ción cris­tia­na, mien­tras que la iz­quier­da en su ma­yo­ría,

Los sue­ños tur­cos ya no es­tán anclados en Bru­se­las, mi­ran con sol­tu­ra a la his­to­ria de su pa­sa­do

aunque con ma­ti­ces de ti­po eco­nó­mi­co y es­crú­pu­los de na­tu­ra­le­za de­mo­crá­ti­ca, de­fen­día la ad­he­sión. En 2005 Tur­quía fue acep­ta­da co­mo can­di­da­ta al in­gre­so. La cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de la UE cu­brió con un ve­lo de si­len­cio es­te asun­to y hoy po­de­mos de­cir que, tan­to por par­te de Bru­se­las co­mo por par­te de An­ka­ra, las ne­go­cia­cio­nes se en­cuen­tran en un es­ta­do de co­ma pro­fun­do. Nin­guno de los dos po­ne car­tas so­bre la me­sa pa­ra se­guir ju­gan­do.

El pa­sa­do glo­rio­so.

Con un país en pleno cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, Er­do­gan hi­zo la cam­pa­ña pa­ra las pa­sa­das elec­cio­nes de ju­nio pa­ra re­no­var su ter­cer man­da­to. En sus multitudinarios mí­ti­nes ape­nas ha­bló de Eu­ro­pa co­mo ha­bía he­cho en las an­te­rio­res cam­pa­ñas. Los sue­ños tur­cos ya no es­tán anclados en Bru­se­las, mi­ran con sol­tu­ra a la his­to­ria de su glo­rio­so pa­sa­do y a los paí­ses de Orien­te Pró­xi­mo que en otros tiem­pos per­te­ne­cie­ron al im­pe­rio oto­mano. Es­to no quie­re de­cir que ol­vi­de a Eu­ro­pa, ya que con ella rea­li­zan la ma­yor par­te de sus in­ter­cam­bios co­mer­cia­les, y por aho­ra re­sul­ta esen­cial en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, pe­ro la in­te­gra­ción es otro asun­to. En los mí­ti­nes de la pa­sa­da cam­pa­ña Er­do­gan pu­do com­pro­bar que las alu­sio­nes con vue­los lí­ri­cos a la glo­ria del im­pe­rio oto­mano eran mu­cho más efi­ca­ces pa­ra arran­car el en­tu­sias­mo y los aplau­sos que las in­vo­ca­cio­nes a la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea. Sa­bien­do que en una ju­ven­tud decepcionada y sin fu­tu­ro hun­dían sus raí­ces

las re­vo­lu­cio­nes ára­bes, él pro­me­tía a los jó­ve­nes tur­cos un por­ve­nir ra­dian­te: “No ten­gáis mie­do, no os so­me­táis, a vues­tra edad el sul­tán Meh­met con­quis­ta­ba Es­tam­bul”. Un dis­cur­so pa­re­ci­do al ¡In­dig­naos! de Stép­ha­ne Hes­sel, con­ve­nien­te­men­te guisado con sal­sas tur­cas y mu­sul­ma­nas.

En el as­pec­to de las creen­cias y sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, Re­cep Tay­yip Er­do­gan tam­bién ha te­ni­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción. De la mano del Par­ti­do Is­la­mis­ta de la Pros­pe­ri­dad lle­gó a la po­lí­ti­ca y tu­vo en el ra­di­ca­lis­mo is­la­mis­ta mo­men­tos de exal­ta­ción lí­ri­ca co­mo cuan­do en 1997, ha­ce 14 años, re­ci­tó: “Los mi­na­re­tes se­rán nues­tras ba­yo­ne­tas, las cú­pu­las nues­tros cas­cos, las mez­qui­tas se­rán nues­tros cuar­te­les y los cre­yen­tes nues­tros sol­da­dos”. Tan­to en­tu­sias­mo le cos­tó un fu­gaz pa­so por la cár­cel. Ese pa­sa­do lo con­si­de­ra eso, pa­sa­do. Aho­ra se pre­sen­ta co­mo mu­sul­mán de­vo­to pe­ro par­ti­da­rio de la li­ber­tad re­li­gio­sa en una de­mo­cra­cia plu­ral y lai­ca. Aunque en es­to de lai­ca tam­bién ha­bría que apun­tar mu­chos ma­ti­ces que le es­tán cos­tan­do se­rias con­fron­ta­cio­nes con los mi­li­ta­res, cons­ti­tu­cio­nal­men­te los ga­ran­tes del lai­cis­mo del Es­ta­do en Tur­quía. Los mi­li­ta­res tur­cos die­ron en el úl­ti­mo me­dio si­glo cua­tro gol­pes de Es­ta­do con­tra el des­via­cio­nis­mo de los po­lí­ti­cos en el po­der. Aho­ra pa­re­ce que Er­do­gan ha lo­gra­do me­ter a los mi­li­ta­res en los cuar­te­les, aunque no pue­de cam­biar su pa­pel cons­ti­tu­cio­nal, ya que no dis­po­ne de los dos ter­cios ne­ce­sa­rios pa­ra cam­biar ese ar­tícu­lo cons­ti­tu­cio­nal.

Con es­te ba­ga­je y en es­tas cir­cuns­tan­cias ga­nó por un con­for­ta­ble 47% las elec­cio­nes de ju­nio. A sus 57 años bus­ca el li­de­raz­go en Orien­te Pró­xi­mo. Jue­ga una car­ta po­pu­lis­ta pa­ra con­quis­tar la ca­lle de las ciu­da­des ára­bes de Orien­te Pró­xi­mo, la de su contundente po­si­ción fren­te al Go­bierno de Israel y con­tra sus des­me­su­ra­das y mor­tí­fe­ras in­cur­sio­nes con­tra los pa­les­ti­nos. El ata­que de los is­rae­líes a la flo­ti­lla tur­ca que se di­ri­gía a Ga­za con ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, cau­san­do la muer­te de nue­ve ciu­da­da­nos tur­cos, fue el motivo pa­ra que las re­la­cio­nes en­tre Je­ru­sa­lén y An­ka­ra se pu­sie­ran al ro­jo vi­vo has­ta ter­mi­nar rom­pién­do­se.

Dis­cur­sos adap­ta­dos.

Es­tos días, en la ONU, ha si­do el prin­ci­pal va­le­dor de Ab­bas pa­ra que Pa­les­ti­na se con­vier­ta en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te y pa­ra que con­vi­van en tie­rras tan sa­gra­das, pa­ra unos y otros, dos Es­ta­dos. Hay una di­fe­ren­cia sus­tan­cial en­tre las pos­tu­ras de Ah­ma­di­ne­jad y Er­do­gan: el ira­ní pre­di­ca la des­truc­ción del Es­ta­do de Israel, mien­tras que el tur­co defiende que con­vi­van los dos Es­ta­dos. Es una bue­na car­ta de pre­sen­ta­ción an­te el pue­blo ára­be, aunque no lo sea tan­to pa­ra al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes. En bus­ca de ese li­de­raz­go ha vi­si­ta­do re­cien­te­men­te El Cai­ro, Trí­po­li y Tú­nez con el men­sa­je de que era mu­sul­mán co­mo ellos y que el is­lam es com­pa­ti­ble con la de­mo­cra­cia, y que en esa apues­ta ten­drían su apo­yo y su com­pli­ci­dad tan­to po­lí­ti­ca co­mo eco­nó­mi­ca. Adap­tó las ra­mas del dis­cur­so a la reali­dad de ca­da país. En Egip­to de­fen­dió el Es­ta­do lai­co di­cien­do: “No ten­gáis mie­do, un Es­ta­do lai­co res­pe­ta to­das las re­li­gio­nes”. En la ca­lle egip­cia Er­do­gan tu­vo un re­ci­bi­mien­to apo­teó­si­co. En­tre los par­ti­dos de cor­te re­li­gio­so, no tan­to. El nú­me­ro dos del Par­ti­do Li­ber­tad y Jus­ti­cia, Es­san Erian, ma­ni­fes­tó: “Da­mos la bien­ve­ni­da a Er­do­gan co­mo un lí­der pro­mi­nen­te, pe­ro no cree­mos que so­lo él y su país de­ban li­de­rar la re­gión o di­se­ñar el fu­tu­ro”.

Du­ran­te la vi­si­ta a Trí­po­li pu­so el acen­to en que el fu­tu­ro de Li­bia de­be es­tar en ma­nos de los li­bios, y les ad­vir­tió con­tra el pe­li­gro de la in­je­ren­cia ex­tran­je­ra. Alu­día a la vi­si­ta de Ca­me­ron y Sar­kozy del día an­te­rior. Tur­quía, con un vo­lu­men de ne­go­cio de 15.000 mi­llo­nes con Li­bia, tie­ne mu­cho in­te­rés en es­tar pre­sen­te en su fu­tu­ro. En Tú­nez re­sal­tó de una ma­ne­ra es­pe­cial que is­lam y de­mo­cra­cia pue­den y de­ben con­vi­vir, ya que no son in­com­pa­ti­bles.

Er­do­gan ha ra­di­ca­li­za­do mu­cho su dis­cur­so con­tra las ma­sa­cres de El As­sad en Si­ria, lo que tam­bién ha au­men­ta­do su pro­yec­ción en la zo­na y su con­fron­ta­ción con Irán. Tur­quía su­po­ne un gran con­tra­pe­so fren­te a Irán, ca­da vez más des­pres­ti­gia­do an­te los ára­bes. Y no ca­be du­da de que Oc­ci­den­te pre­fie­re el li­de­raz­go de la Tur­quía de Er­do­gan en la zo­na, al fin y al ca­bo es miem­bro de la OTAN, aunque tam­po­co lo vea con de­ma­sia­do en­tu­sias­mo.

Pre­cau­ción. Du­ran­te su vi­si­ta a Trí­po­li, el pri­mer mi­nis­tro tur­co ad­vir­tió con­tra el pe­li­gro de la in­je­ren­cia ex­tran­je­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.