LOS FAL­SI­FI­CA­DO­RES

Tiempo - - MUNDO - A. DÍAZ

El ju­dío ale­mán Sa­lo­mon, Sally, So­ro­witsch no di­si­mu­la su or­gu­llo por ser con­si­de­ra­do el rey de los fal­si­fi­ca­do­res de mo­ne­da. Su le­ma es bien sen­ci­llo: “La ma­ne­ra más rápida de ga­nar di­ne­ro es fa­bri­car­lo”. Co­rre el año 1936 y no le preo­cu­pa que el Go­bierno de Adolf Hitler es­té es­tre­chan­do el cer­co so­bre la co­mu­ni­dad ju­día: pa­ra él to­do son be­ne­fi­cios. Sin em­bar­go, po­co des­pués de que es­ta­lle la guerra, él mis­mo aca­ba sien­do pre­sa de los na­zis y da con sus hue­sos en un cam­po de con­cen­tra­ción. Pe­ro su fa­ma le pre­ce­de y, le­jos de su­frir las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas a las que es­tán so­me­ti­dos los de­más pri­sio­ne­ros, con­ti­núa ha­cien­do el tra­ba­jo que me­jor sa­be ha­cer, fa­bri­car li­bras es­ter­li­nas y dó­la­res ame­ri­ca­nos pa­ra la cau­sa na­cio­nal­so­cia­lis­ta, a cam­bio de un tra­to más hu­mano. Pron­to, en­tre sus com­pa­ñe­ros fal­si­fi­ca­do­res, sur­gi­rá el di­le­ma mo­ral que sus­ci­ta coope­rar con sus pro­pios ver­du­gos. Ba­sa­da en he­chos reales, es­ta pe­lí­cu­la ob­tu­vo el Os­car a la me­jor pe­lí­cu­la de ha­bla no in­gle­sa en 2008.

53

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.