ES­PA­ÑA, TIE­RRA DE TH­RI­LLER

No ha­brá paz pa­ra los mal­va­dos re­ci­be elo­gios en San Sebastián, pe­ro se que­da sin pre­mio. Enrique Ur­bi­zu th­ri­ller ha­bla de su pe­lí­cu­la y del arrai­go del en Es­pa­ña.

Tiempo - - CULTURA - AN­TO­NIO DÍAZ tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Son po­cas las opor­tu­ni­da­des que tie­ne un ci­neas­ta de sen­tir las reac­cio­nes que sus­ci­ta su pe­lí­cu­la en una sa­la de ci­ne lle­na. De com­pro­bar si la co­mi­ci­dad o la ten­sión pro­vo­can el efec­to desea­do en el pú­bli­co y de si al fi­nal, cuan­do apa­re­cen los tí­tu­los de cré­di­to, se ha lo­gra­do el ob­je­ti­vo úl­ti­mo: que la pe­lí­cu­la sea apre­cia­da. El di­rec­tor Enrique Ur­bi­zu (Bil­bao, 1062) pu­do sen­tir to­do eso el pa­sa­do 17 de sep­tiem­bre en el in­men­so au­di­to­rio do­nos­tia­rra del Kur­saal. Qui­zá, al­go más: re­ci­bió una ova­ción en­tu­sias­ta, sin­ce­ra y sos­te­ni­da des­pués de la pro­yec­ción de No ha­brá paz pa­ra los mal­va­dos en la se­gun­da jornada del 59º Fes­ti­val de Ci­ne de San Sebastián. Y así, en la mis­ma sa­la, su­po que ha­bía lo­gra­do la co­mu­nión con el pú­bli­co y la pren­sa es­pe­cia­li­za­da. “Fue un subidón, de lo más agra­da­ble que me ha pa­sa­do en to­da la ca­rre­ra”, re­co­no­ce el rea­li­za­dor a es­ta re­vis­ta.

En las sa­las co­mer­cia­les pa­re­ce que su fil­me tam­bién ha fun­cio­na­do per­fec­ta­men­te. En su pri­mer fin de se­ma­na se ha co­lo­ca­do co­mo el se­gun­do me­jor es­treno con una re­cau­da­ción cer­ca­na a los 800.000 eu­ros, una ci­fra na­da des­de­ña­ble pa­ra una pe­lí­cu­la que ha cos­ta­do un po­co más de 3,3 mi­llo­nes, y la co­lo­ca so­lo de­trás de un ta­qui­lla­zo anun­cia­do, Con de­re­cho a ro­ce, pro­ta­go­ni­za­do por Justin Timberlake. “Es un pre­su­pues­to muy ajus­ta­do, tam­po­co me que­jo, es la me­dia del ci­ne es­pa­ñol y tie­ne sus vir­tu­des: te obli­ga a ser muy con­ci­so, a no ador­nar­te, no per­der tiem­po de ro­da­je. Vas tan apu­ra­do co­mo tus per­so­na­jes, y eso pa­ra un th­ri­ller creo que es bueno”, opi­na.

El bil­baíno no ha si­do el úni­co en re­ci­bir el aplau­so de los es­pec­ta­do­res. Bue­na par­te de los elo­gios se los ha lle­va­do el ac­tor Jo­sé Co­ro­na­do, que ha da­do ros­tro, pa­la­bras y ges­tos a es­te po­li­cía mal­di­to de nom­bre Santos Tri­ni­dad, un per­so­na­je in­mor­tal que ya es par­te del ima­gi­na­rio ci­ne­ma­to­grá­fi­co es­pa­ñol. “Des­de el prin­ci­pio el per­so­na­je es­ta­ba pen­sa­do pa­ra Jo­sé Co­ro­na­do, pa­ra dar­le una vuel­ta a lo que ha­bía­mos he­cho an­tes jun­tos, y yo creo que era el ti­po per­fec­to pa­ra en­car­nar a esa es­pe­cie de hi­jo de pu­ta con pis­to­la. Con los ac­to­res, en ge­ne­ral, si les das un per­so­na­je con garra, tie­nes la mi­tad del tra­ba­jo he­cho”, ase­gu­ra el ci­neas­ta. Lo cier­to es que Co­ro­na­do, a sus ór­de­nes, ha en­te­rra­do esa ima­gen de ga­lán de la que no lo­gra­ba des­pren­der­se. Su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción fue en el año 2002, en La ca­ja 507, otro th­ri­ller, en­mar­ca­do en ese ca­so en la co­rrup­ción in­mo­bi­lia­ria de aro­ma mar­be­llí, en el que el in­tér­pre­te ma­dri­le­ño en­car­nó a un ma­tón im­pla­ca­ble. Y un año des­pués re­pi­tió con Ur­bi­zu en La vi­da man­cha, un me­lo­dra­ma de ex­tra­rra­dio que re­zu­ma­ba el aro­ma del me­jor wes­tern, y en el que da­ba vi­da al hie­rá­ti­co y mis­te­rio­so tío Pe­dro.

“A mí de Jo­sé me gus­ta la pin­ta, el fí­si­co, y có­mo tra­ba­ja. So­mos muy cóm­pli­ces, nos en­ten­de­mos. Sé lo pre­ci­so que es en to­do el tra­ba­jo fí­si­co y eso te per­mi­te tam­bién con­ce­bir per­so­na­jes muy si­len­cio­sos, muy par­cos. Nos en­ten­de­mos mi­rán­do­nos. No en­sa­ya­mos mu­cho: lee­mos el guión, sol­ven­ta­mos du­das, ha­bla­mos del per­so­na­je, de la pe­lí­cu­la y el rit­mo, y eso te per­mi­te ju­gar con los per­so­na­jes se­cun­da­rios, con­tar con ac­to­res me­nos co­no­ci­dos, por­que con ese en­ten­di­mien­to con el pro­ta­go­nis­ta tie­nes mu­cho tra­ba­jo ade­lan­ta­do”, afir­ma.

Esa afi­ni­dad pro­fe­sio­nal con el ac­tor le ha per­mi­ti­do apos­tar por una ca­ra po­co co­no­ci­da en el ci­ne, He­le­na Mi­quel, vo­ca­lis­ta del gru­po ca­ta­lán De­la­fé y las flo­res azu­les. “Es­ta­ba bus­can­do una mu­jer, si me apu­ras, frá­gil fí­si­ca­men­te, pe­ro que no tu­vie­ra que mos­trar nin­gu­na for­ta­le­za es­pe­cial a la ho­ra de desen­vol­ver­se en un mun­do muy mas­cu­lino y muy vio­len­to. Una tía que se pro­te­ge, muy me­ticu­losa, muy ri­gu­ro­sa, muy asép­ti­ca, fría en el tra­to. Y He­le­na me da­ba to­do eso. Lue­go tie­ne una dic­ción por­ten­to­sa, una cla­ri­dad en la voz que me gus­tó mu­cho y es­toy muy sa­tis­fe­cho de su tra­ba­jo, creo que es la otra pie­dra fun­da­men­tal de la pe­lí­cu­la”, sos­tie­ne el bil­baíno.

La di­rec­ción de ac­to­res es una de las especialidades de Ur­bi­zu. Es una de las asig­na­tu­ras que im­par­te en la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid. Su sa­pien­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca se cue­la en ca­da co­men­ta­rio. De ci­ne sa­be un ra­to y, en con­cre­to, de th­ri­llers. Es de los po­cos ci­neas­tas es­pa­ño­les que cul­ti­va un gé­ne­ro que, en su opi­nión, tie­ne mu­cho arrai­go en nues­tro país. “En las úl­ti­mas dé­ca­das Es­pa­ña pro­por­cio­na un ma­te­rial pa­ra to­do ti­po de his­to­rias, pe­ro pa­ra el th­ri­ller des­de lue­go. No te­ne­mos que fi­jar­nos en nin­gún gáns­ter foráneo, te­ne­mos in­dí­ge­nas de al­ta ca­li­dad. Mi­chel Gaz­tam­bi­de [su guio­nis­ta ha­bi­tual] y yo so­mos lec­to­res de no­ve­la ne­gra y tam­bién lec­to­res co­ti­dia­nos de pe­rió­di­cos. Nues­tros ba­res y nues­tros se­cun­da­rios es­tán sa­ca­dos de la ca­lle”, ase­gu­ra.

Es­pa­ña ne­gra.

La oc­ta­va pe­lí­cu­la del bil­baíno si­gue las des­ven­tu­ras de un an­ti­hé­roe, un agen­te de la ley al­coho­li­za­do que en su fre­né­ti­co in­ten­to de eli­mi­nar las prue­bas que le in­cri­mi­nan de un tri­ple ho­mi­ci­dio se to­pa con una tra­ma de te­rro­ris­mo yiha­dis­ta -con cla­ras re­so­nan­cias a los aten­ta­dos del 11-M-que es­tá bur­lan­do la se­gu­ri­dad del Es­ta­do en la pla­ni­fi­ca­ción de un aten­ta­do. “La pe­lí­cu­la nos es­tá ha­blan­do de có­mo es po­si­ble que se nos cue­len esas cua­tro bom­bas, qué es lo que no fun­cio­na bien en­tre las dis­tin­tas agencias de in­for­ma­ción. En el re­co­rri­do de Santos vas vien­do to­dos esos lu­ga­res que re­mi­ten a la me­mo­ria del 11-M. El leit­mo­tiv de la pe­lí­cu­la es el azar, el caos: que es­ta­mos vi­vos de mi­la­gro. Vi­vi­mos unos tiem­pos de in­cer­ti­dum­bre, de in­se­gu­ri­dad y la pe­lí­cu­la es­tá he­cha con esos mim­bres, sa­ca­dos de la reali­dad y trans­for­ma­dos en fic­ción pa­ra crear un th­ri­ller con ten­sión, pe­ro no es­té­ti­co, sino un th­ri­ller que ha­ble del aquí y el aho­ra, que pa­ra mí es fun­da­men­tal”, ex­pli­ca.

En su ci­ne, Ur­bi­zu no se de­tie­ne en dar ex­pli­ca­cio­nes, en con­ce­der al es­pec­ta­dor las res­pues­tas mas­ca­das. “Mu­chas ve­ces lees que hay co­sas sin ex­pli­car y eso lo tra­tan co­mo de­fec­to, y es ple­na­men­te in­ten­cio­na­do, y a mí no me pa­re­ce un de­fec­to, sino una gran vir­tud. Si hay al-

go que no me gus­ta del ci­ne co­mer­cial ame­ri­cano es ese afán por pen­sar que el es­pec­ta­dor es idio­ta per­di­do”. Es su se­llo, lo que, re­co­no­ce, “tie­ne su cos­te” en ta­qui­lla y le en­fren­ta, en mu­chas oca­sio­nes, con quie­nes fi­nan­cian. “Los pro­duc­to­res, con to­da la ló­gi­ca del mun­do y es­tán en su per­fec­to de­re­cho, quie­ren que se lo pon­gas más có­mo­do al es­pec­ta­dor, y los ci­neas­tas siem­pre ti­ra­mos de eso pa­ra atrás, y te ase­gu­ro que tie­ne un pre­cio. Se­ría mu­cho más fá­cil pro­por­cio­nar co­mo­di­dad al es­pec­ta­dor y que se hi­cie­ran los re­la­tos más com­pren­si­bles o más di­ge­ri­bles”. El di­rec­tor son­ríe cuan­do se le re­cuer­da el afo­ris­mo acu­ña­do por Da­vid Si­mon, crea­dor de la se­rie de cul­to es­ta­dou­ni­den­se The Wi­re: “Que se jo­da el es­pec­ta­dor me­dio”. “Al­go muy pa­re­ci­do he di­cho en una en­tre­vis­ta re­cien­te: ‘El que quie­ra más co­mo­di­da­des, que se va­ya a ver Dis­ney’. Es­to es un th­ri­ller, es la jo­di­da reali­dad re­ci­cla­da en fic­ción”.

Más ma­te­rial au­tóc­tono.

El rea­li­za­dor ase­gu­ra que tie­ne va­rios guio­nes en men­te, pe­ro que aún no sa­be cuál se pon­drá “en pri­mer lu­gar en la lí­nea de sa­li­da”. El que tie­ne más po­si­bi­li­da­des de sa­lir ade­lan­te a cor­to pla­zo es una pe­lí­cu­la so­bre el agen­te de los ser­vi­cios se­cre­tos es­pa­ño­les Fran­cis­co Paesa, cu­yo tí­tu­lo pro­vi­sio­nal es Ar­mas y con­ver­sa­cio­nes. “Es el que más cer­ca es­tá. Ese guion lo em­pe­cé a es­cri­bir an­tes de po­ner­me con No ha­brá paz, tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te con Ma­nuel Cer­dán y la pe­lí­cu­la la produce Ze­ta Au­dio­vi­sual”, ex­pli­ca Ur­bi­zu. En sus pa­la­bras, quie­re evi­tar que sea un “tos­tón po­lí­ti­co-his­tó­ri­co”, arri­mán­do­lo al as­cua del th­ri­ller, aunque con “cier­to tono de co­me­dia bu­fa”. “Es bas­tan­te apa­sio­nan­te, tie­ne que ver con la po­lí­ti­ca y el pe­rio­dis­mo y es un re­co­rri­do, una vez más, por los fun­cio­na­mien­tos ocul­tos y por la his­to­ria de nues­tra tran­si­ción de­mo­crá­ti­ca. Paesa es un per­so­na­je muy di­ver­ti­do y muy fas­ci­nan­te por­que hi­zo de to­do: des­de en­ga­ñar a ETA o te­ner es­con­di­do a Roldán a es­ta­fas in­ter­na­cio­na­les. Es un ejem­plo de es­pía an­ti-Ja­mes Bond, no es un hom­bre de ac­ción, es un in­ter­me­dia­rio, su he­rra­mien­ta fa­vo­ri­ta es el te­lé­fono, las con­ver­sa­cio­nes, la pa­la­bra. Es un vi­vi­dor, es un tahúr, es un con­quis­ta­dor, es un ac­tor y un fal­sa­rio. Si­guién­do­le a él se pue­de re­co­rrer el fun­cio­na­mien­to de al­gu­nas co­sas den­tro del mun­do de la In­te­li­gen­cia pa­ra con­se­guir in­for­ma­ción y manipularla”.

Mien­tras tan­to, em­pie­za a pre­pa­rar el nue­vo cur­so uni­ver­si­ta­rio. “Los miér­co­les [cuan­do im­par­te cla­se en la Car­los III] me lo pa­so bom­ba. Ese día apa­go el mó­vil y es­toy desean­do que lle­gue la ho­ra de la cla­se”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.