Nos­tro­mo

Re­co­men­da­ría a to­do el mun­do que, por lo me­nos una vez en la vi­da, con­duz­ca un pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

Tiempo - - CULTURA - IGNACIO VIDAL-FOLCH

me ha gus­ta­do mu­cho... No, mu­cho no: bas­tan­te. Me ha gus­ta­do bas­tan­te pi­lo­tar el pro­gra­ma de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la de­di­ca­do a los li­bros y a sus au­to­res Nos­tro­mo. He­mos gra­ba­do cer­ca de cua­ren­ta emi­sio­nes, he te­ni­do oca­sión de char­lar en an­te­na con un cen­te­nar de en­sa­yis­tas, no­ve­lis­tas, poe­tas, fi­ló­lo­gos y edi­to­res, y den­tro de nues­tras mo­des­tas po­si­bi­li­da­des, y con­si­de­ran­do mi nu­la ex­pe­rien­cia en la te­le­vi­sión, creo que he­mos ofre­ci­do a los es­pec­ta­do­res es­pa­ño­les un pro­gra­ma li­te­ra­rio no com­ple­ta­men­te in­de­co­ro­so. Por lo me­nos yo no me aver­güen­zo, y eso ya es de­cir mu­cho.

Yo re­co­men­da­ría a to­do el mun­do que, por lo me­nos una vez en la vi­da, con­duz­ca un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Pa­ra mí, que du­ran­te mu­chos años des­pre­cié es­te me­dio e in­clu­so me jac­ta­ba de ello, tra­ba­jar en la te­le y ha­blar allí de li­bros ha si­do una ex­pe­rien­cia cu­rio­sa y una fuen­te de sor­pre­sas. Pa­ra em­pe­zar, me ha he­cho sa­lir de ca­sa, a lo que nor­mal­men­te soy tan re­mi­so. Eso ya es mu­cho. Lue­go, la vi­ven­cia de ex­tra­ña­mien­to exis­ten­cial que de­pa­ra ma­qui­llar­se, dis­fra­zar­se con la ro­pa que me pro­por­cio­na­ba una es­ti­lis­ta, ro­pa que al­gu­nas ve­ces era la mis­ma que usa­ba el pre­sen­ta­dor de Sa­ber y ga­nar (pa­re­ce que nues­tras osa­men­tas mi­den apro­xi­ma­da­men­te lo mis­mo), y an­dar así en­mas­ca­ra­do por pa­si­llos de­sier­tos, en na­ves de hor­mi­gón co­mo bún­ke­res en­te­rra­dos, ca­mino al pla­tó, y lue­go, des­lum­bra­do por los po­ten­tes fo­cos, mi­rar y son­reír al ojo cie­go de la cá­ma­ra, ha si­do en­ri­que­ce­do­ra: una re­pre­sen­ta­ción elu­si­va y fu­gaz y ar­ti­fi­cial den­tro de la mis­ma re­pre­sen­ta­ción fu­gaz de la ar­ti­fi­cio­sa vi­da.

Lue­go, la te­le­vi­sión me ha per­mi­ti­do ob­ser­var el desem­pe­ño de cu­rio­sos y es­pe­cia­li­za­dos em­pleos, de ofi­cios ex­tra­ños co­mo el muy es­tre­san­te de “rea­li­za­dor” (te­nía­mos una rea­li­za­do­ra muy efi­cien­te, lla­ma­da Es­ter, ig­no­ro el apellido, es in­te­li­gen­te y tie­ne ner­vios de ace­ro); tam­bién gra­cias a Nos­tro­mo he po­di­do ver des­de den­tro cuán di­fí­cil es rea­li­zar al­go –un pro­gra­ma de te­le­vi­sión-que el es­pec­ta­dor da ya por ga­ran­ti­za­do cuan­do aprie­ta un bo­tón en el man­do a dis­tan­cia; y por fin to­do es­to me ha he­cho re­leer, y en al­gu­nos ca­sos des­cu­brir, a mu­chos au­to­res con­tem­po­rá­neos es­pa­ño­les, y a al­guno su­r­ame­ri­cano co­mo Fog­will, no nos dio tiem­po a in­vi­tar a mu­chos más. Ha si­do en­ri­que­ce­dor en­con­trar, in­clu­so en aque­llos au­to­res cu­ya es­té­ti­ca o cu­yas ideas es­tán en las an­tí­po­das de las mías (pro­cu­ré man­te­ner la neu­tra­li­dad o el equi­li­brio y no se­lec­cio­nar a los in­vi­ta­dos por cri­te­rios de afi­ni­da­des per­so­na­les o ideo­ló­gi­cas, sino de ca­li­dad), va­lo­res, ta­len­tos, re­cur­sos es­ti­lís­ti­cos par­cia­les; au­to­res, o li­bros, de los que te gus­ta to­do hay muy po­cos. Ni Flau­bert, ni si­quie­ra Tols­toi, es­tán sin ta­cha. Yo no ado­ro ni a Bor­ges. Di­ce Bern­hard en Maes­tros an­ti­guos que no he­mos ve­ni­do aquí a ad­mi­rar sino a com­pren­der; y te­nía to­da la ra­zón. La per­fec­ción no es de es­te mun­do, eso ya lo sa­be­mos; lo cu­rio­so ha si­do tam­bién des­cu­brir qué es­ti­mu­lan­tes im­per­fec­cio­nes y qué di­ver­sas au­to­rías se ofre­cen a la cu­rio­si­dad in­te­lec­tual del lec­tor es­pa­ñol de prin­ci­pios del si­glo XXI. En fin, mu­chos be­ne­fi­cios pa­ra una co­sa tan sim­ple co­mo un pro­gra­ma de te­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.