El pe­li­gro­so sue­ño de la de­mo­cra­cia

Los par­ti­dos po­lí­ti­cos pre­ten­den “co­no­cer pre­via­men­te” las no­ti­cias de los in­for­ma­ti­vos en la te­le­vi­sión pú­bli­ca. ¿Se ima­gi­nan al­go así en la BBC?

Tiempo - - CULTURA -

La en­fer­me­dad es la an­te­sa­la de la me­lan­co­lía y eso no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te mal si uno es­tá ya en edad de en­cau­zar­la. En es­tos días de si­len­cio y hos­pi­ta­les (no es me­tá­fo­ra: es­toy, tem­po­ral­men­te, sor­do co­mo una ta­pia re­for­za­da) en­tre­ten­go las lar­guí­si­mas es­pe­ras con el re­gre­so a una no­ve­la ma­gis­tral: Si te di­cen que caí, de Juan Mar­sé, en la es­plén­di­da edi­ción ano­ta­da por Ana Ro­drí­guez Fis­cher y Mar­ce­lino Jiménez León que pu­bli­có Cá­te­dra ha­ce po­cos me­ses.

Pro­ba­ble­men­te la ha­brán leí­do (si no es así, ¿qué ha­cen que no co­rren?) y re­cor­da­rán a Sar­ni­ta, al Amén, al si­nies­tro Conrado, a la Fue­gui­ña, a Ra­mo­na y so­bre to­do al Ja­va, el cha­val que siem­pre ten­drá la ca­ra de Jor­ge Sanz ado­les­cen­te, que era quien lo in­ter­pre­ta­ba en la pe­lí­cu­la de Vi­cen­te Aran­da. Esa no­ve­la es el Oli­ver Twist del si­glo XX es­pa­ñol, pe­ro a lo bes­tia; es­tá es­cri­ta con una pro­sa des­lum­bran­te pe­ro com­ple­ta­men­te abra­si­va, des­pia­da­da, y sus re­cur­sos téc­ni­cos, que hi­cie­ron tra­gar sa­li­va a los lec­to­res co­mil­fó de ha­ce cua­ren­ta años, es­tán to­dos pues­tos al ser­vi­cio de lo que Ga­mo­ne­da ha­bría lla­ma­do la des­crip­ción de una gi­gan­tes­ca men­ti­ra co­lec­ti­va.

Mien­ten to­dos. Mien­ten los chi­cos que fingen no ser­lo o a los que la cu­tre y fal­sa cons­truc­ción de aque­lla so­cie­dad (la Bar­ce­lo­na de la pos­gue­rra) no les per­mi­te ser­lo. Mien­ten las pu­tas, los fa­lan­gis­tas, los muer­tos de ham­bre. Se mien­ten a sí mis­mos los rojos clan­des­ti­nos que se in­ven­tan ac­cio­nes de sa­bo­ta­je com­ple­ta­men­te ilu­so­rias. Mien­te has­ta el ham­bre, que los en­ga­ña a to­dos. Lo úni­co que no po­dría ser fal­so es la ob­se­sión por el se­xo, el re­fu­gio de to­dos en la pul­sión del se­xo que inun­da la no­ve­la de prin­ci­pio a fin, ca­si siem­pre del mo­do más as­que­ro­so. Pe­ro qué otra co­sa po­drían ha­ber he­cho aque­llos po­bres se­res hu­ma­nos obli­ga­dos a so­bre­vi­vir en me­dio de una men­ti­ra in­men­sa: unos por­que la alien­tan y se apro­ve­chan de ella, aunque no la en­tien­dan ni la res­pe­ten, y otros por­que es la es­cla­vi­tud que los pri­me­ros les han des­ti­na­do. Esa era la Es­pa­ña a la que ha­bía lle­ga­do no la paz, sino la vic­to­ria.

Hay una fra­se que me hi­zo sal­tar en la sa­la de es­pe­ra. Es del ca­pí­tu­lo 8: “La ver­dad, nun­ca la di­jo. Ni el mis­mo Ja­va la sa­bía. La ver­dad era to­da­vía, lo mis­mo que sus aven­tis, aque­lla tur­bia ma­te­ria que no con­se­guía ele­var­se, des­pren­der­se del fon­do de la his­to­ria”.

Aque­lla Es­pa­ña des­mo­cha­da y es­cuá­li­da se pa­re­ce po­co a la de hoy. Pe­ro hay co­sas que no cam­bian. Ima­gino que so­bre la ver­dad, esa tur­bia ma­te­ria que tan­to es­tor­ba al re­la­to que uno quie­re ha­cer o trans­mi­tir a los de­más, ha­brán ha­bla­do po­co los miem­bros del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de RTVE cuan­do, en una de las se­sio­nes más inau­di­tas de las que es­te ca­ba­llo guar­da no­ti­cia, de­ci­die­ron que ellos tie­nen de­re­cho (así, co­mo sue­na) a “ac­ce­der al sis­te­ma de edi­ción y al tra­ba­jo” de los pe­rio­dis­tas que ela­bo­ran los pro­gra­mas in­for­ma­ti­vos de la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Los miem­bros del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de RTVE es­tán ele­gi­dos por el Par­la­men­to, que es una ma­ne­ra ama­ble de de­cir que es­tán de­sig­na­dos por los par­ti­dos po­lí­ti­cos des­pués de una ne­go­cia­ción a ve­ces muy en­ca­na­lla­da. La pre­sen­cia de los par­ti­dos en ese ór­gano co­rres­pon­de muy apro­xi­ma­da­men­te a la pro­por­ción que guar­dan en el Con­gre­so de los Dipu­tados. Se aña­den re­pre­sen­tan­tes de los sin­di­ca­tos.

Los Su­per­ci­cu­tas.

Va­mos a ver, ¿quién sa­be con­tar las no­ti­cias a los de­más? Los pe­rio­dis­tas. ¿Qué es lo que cuen­tan los pe­rio­dis­tas? Lo que su­ce­de. ¿A quién pue­de no in­tere­sar­le que las co­sas se cuen­ten co­mo han su­ce­di­do? En la in­men­sa ma­yo­ría de los ca­sos, a los protagonistas de esas no­ti­cias, sin­gu­lar­men­te a los po­lí­ti­cos. ¿Por qué? Por­que los po­lí­ti­cos, del signo que sean, pre­ten­den que la reali­dad se re­la­te no co­mo fue, sino co­mo ellos quie­ren que se cuen­te. ¿Y pa­ra qué? Pa­ra que los ciu­da­da­nos crean que ellos ha­cen co­sas be­ne­fi­cio­sas pa­ra to­dos mien­tras, en reali­dad, tra­ba­jan pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio, o de los in­tere­ses de su par­ti­do. Así pues, hay que pro­cu­rar que los pe­rio­dis­tas cuen­ten las co­sas co­mo ellos quie­ren. Eso se lla­ma ma­ni­pu­la­ción. En mu­chos ca­sos, men­ti­ra.

¿Có­mo se lo­gra que los pe­rio­dis­tas cuen­ten la reali­dad co­mo les gus­ta a los po­lí­ti­cos? Hay va­rios mo­dos. El chantaje, el so­borno, la ame­na­za del des­pi­do. En la épo­ca en la que tie­ne lu­gar la no­ve­la

de Mar­sé, sen­ci­lla­men­te se eli­mi­na­ba de las re­dac­cio­nes a to­dos aque­llos que no obe­de­cie­sen las ór­de­nes. Eso su­ce­de nor­mal­men­te en las dic­ta­du­ras, pe­ro no so­lo. Aho­ra mis­mo ve­mos que en de­ter­mi­na­dos me­dios de co­mu­ni­ca­ción (ra­dio, te­le­vi­sión y pren­sa), fe­liz­men­te bau­ti­za­dos ha­ce po­co co­mo el Ca­ra­ji­llo Party co­mo pa­ro­dia del neo­fas­cis­ta Tea Party nor­te­ame­ri­cano, so­lo se da la in­for­ma­ción que in­tere­sa a los po­lí­ti­cos a quie­nes esos me­dios sir­ven sin el me­nor di­si­mu­lo. Es una in­for­ma­ción ses­ga­da, por­que esos me­dios no pre­ten­den ya que el lec­tor o el es­pec­ta­dor se en­te­ren de la reali­dad, de los he­chos, sino que sa­ben que ese lec­tor o es­pec­ta­dor, cu­ya fir­me opi­nión po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa es pre­via a la com­pra del pe­rió­di­co o a la se­lec­ción de un ca­nal, es­pe­ran y exigen de su me­dio que les di­ga lo que quie­ren leer u oír. Y no otra co­sa. Es pren­sa de par­ti­do, de trin­che­ra o de sa­cris­tía: un fe­nó­meno po­co fre­cuen­te en Es­pa­ña des­de el fi­nal de la dic­ta­du­ra de Fran­co.

Pe­ro es­tán en su de­re­cho. Son me­dios pri­va­dos. Otra co­sa es una te­le­vi­sión pú­bli­ca. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos (por­que son ellos y na­die más) se han arro­ga­do el ini­cuo de­re­cho a co­no­cer, es de­cir a vi­gi­lar, ses­gar y ma­ni­pu­lar la in­for­ma­ción que lle­ga a los ciu­da­da­nos a tra­vés de un me­dio que pa­ga­mos to­dos y al que te­ne­mos de­re­cho a exi­gir im­par­cia­li­dad.

Eso es­tá a dos cen­tí­me­tros y me­dio de la cen­su­ra pre­via que pa­de­ci­mos du­ran­te el fran­quis­mo y a dos y cuar­to del se­cues­tro de los me­dios que im­pu­so la Ley de Pren­sa de Ma­nuel Fra­ga en 1966. Po­dría ocu­rrir que se re­pi­tie­se en los in­for­ma­ti­vos lo que se veía en aquel con­cur­so de Chi­cho Ibá­ñez Se­rra­dor, el cé­le­bre Un, dos, tres: que en mi­tad de una no­ti­cia en el te­le­dia­rio, los Su­per­ci­cu­tas to­quen el bo­tón, sue­ne una si­re­na y se in­te­rrum­pa la pro­gra­ma­ción pa­ra ofre­cer a los es­pec­ta­do­res un bo­ni­to do­cu­men­tal so­bre el va­lle del Jerte. ¿Se ima­gi­nan eso mis­mo en la BBC o en la te­le­vi­sión pú­bli­ca ale­ma­na? ¿A que no? Co­mo me de­cía ha­ce unas se­ma­nas Agus­tín Va­lla­do­lid, una de dos: “O nos cree­mos la de­mo­cra­cia y la Cons­ti­tu­ción, o no nos las cree­mos”. Lo que pre­ten­den los par­ti­dos con es­te de­li­ran­te acuer­do (so­lo se opu­sie­ron IU y UGT, dos vo­tos so­bre on­ce) es es­ca­mo­tear uno de los de­re­chos de­mo­crá­ti­cos esen­cia­les: el de di­fun­dir y re­ci­bir in­for­ma­ción ve­raz y no ma­ni­pu­la­da. De­cía Go­ya que el sue­ño de la ra­zón crea mons­truos. Cuan­do la con­cien­cia de­mo­crá­ti­ca duer­me, po­ne en pe­li­gro su pro­pia exis­ten­cia.

Co­mo en la no­ve­la de Juan Mar­sé.

Re­pre­sen­ta­ción. Fran­cis­co de Go­ya, au­tor de es­te agua­fuer­te, afir­ma­ba que el sue­ño de la ra­zón crea mons­truos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.