Lo que fal­ta­ba de Go­ya

Lle­ga al Pra­do la pri­me­ra obra maes­tra del ge­nio ara­go­nés.

Tiempo - - SELECTOR - L.A.

CAR­LOS III aún go­za­ba de ex­ce­len­te sa­lud y ni se so­ña­ba con la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa (era el 1770) cuan­do Go­ya de­ci­dió pa­gar­se de su bol­si­llo un lar­go via­je a Ita­lia pa­ra apren­der. Allí se pre­sen­tó a un con­cur­so con obra obli­ga­da: Aní­bal ven­ce­dor mi­ra por pri­me­ra vez Ita­lia des­de los Al­pes. Las ba­ses del cer­ta­men prác­ti­ca­men­te di­bu­ja­ban el cua­dro. Go­ya hi­zo un pro­di­gio die­ci­oches­co de luz, con­tras­tes y pai­sa­jes muy de la épo­ca. No ga­nó y el cua­dro, des­pués de dar unos cuan­tos tum­bos, aca­bó en ma­nos de la fun­da­ción Sel­gas-Fa­gal­de y ex­pues­to en Cu­di­lle­ro (As­tu­rias). Aho­ra, un ven­tu­ro­so con­ve­nio per­mi­te al gran pú­bli­co ver la me­jor mues­tra del Go­ya jo­ven, una de las po­cas épo­cas del pin­tor que fla­quea­ban en el mu­seo del Pra­do.

‘Aní­bal ven­ce­dor mi­ra por pri­me­ra vez...’. Mu­seo del Pra­do. Des­de el 26 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.