La pa­rá­li­sis del pre­si­den­te de EEUU

Un ata­que ce­re­bral de­ja in­ca­pa­ci­ta­do al pre­si­den­te Wil­son. Su es­po­sa lo ocul­ta a to­do el mun­do y ejer­ce la pre­si­den­cia.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

El pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos era ya el hom­bre más po­de­ro­so del pla­ne­ta, aunque la ma­yo­ría del pla­ne­ta to­da­vía no se hu­bie­ra da­do cuen­ta de ello. La en­tra­da nor­te­ame­ri­ca­na en la Pri­me­ra Guerra Mun­dial ha­bía re­suel­to un con­flic­to atas­ca­do, un dia­bó­li­co em­pa­te de fuer­zas que ame­na­za­ba con no ter­mi­nar has­ta que en Eu­ro­pa ca­ye­ra el úl­ti­mo hom­bre. Es­ta­dos Uni­dos ha­bía de­ci­di­do quién de­bía ga­nar el com­ba­te con sus re­ser­vas al pa­re­cer inago­ta­bles de car­ne de ca­ñón –pu­so fá­cil­men­te en pie de guerra 4 mi­llo­nes sol­da­dos-y so­bre to­do de po­ten­cia in­dus­trial y eco­nó­mi­ca.

El pre­si­den­te que ha­bía da­do el pa­so his­tó­ri­co de sa­car a Nor­tea­mé­ri­ca de su do­ra­do ais­la­cio­nis­mo, Woo­drow Wil­son, se ha­bía con­ver­ti­do así en el ár­bi­tro del mun­do, al­go que en nin­gún mo­men­to ha­bían lo­gra­do ser ni el kai­ser de Ale- ma­nia, ni el zar de to­das las Ru­sias, ni el pri­mer mi­nis­tro del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co, ni el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa.

Pe­ro en la ma­ña­na del 2 de oc­tu­bre de 1919, cuan­do aún le que­da­ba año y me­dio de man­da­to, el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do su­frió un ata­que ce­re­bral que le de­jó pa­ra­li­za­do y cie­go du­ran­te al­gún tiem­po, inú­til pa­ra cual­quier ac­ti­vi­dad, in­ca­paz pa­ra ejer­cer su fun­ción du­ran­te mu­chos me­ses.

Sin em­bar­go el mun­do no se en­te­ró. La es­po­sa del pre­si­den­te ocul­tó efi­caz­men­te su si­tua­ción y, du­ran­te me­ses, ejer­ció de he­cho la pre­si­den­cia. Exis­te la le­yen­da de que en la Edad Me­dia una mu­jer fue pa­pa, la Pa­pi­sa Jua­na, pe­ro no es le­yen­da que Edith Wil­son fue el au­tén­ti­co pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos en­tre 1919 y 1920.

Woo­drow Wil­son no era un po­lí­ti­co al uso. En reali­dad se ha­bía con­sa­gra­do a una ca­rre­ra aca­dé­mi­ca en la que lle­gó a lo más al­to que se pue­de lle­gar en Es­ta­dos Uni­dos, rec­tor de Prin­ce­ton, una de las uni­ver­si­da­des ex­ce­len­tes, y no en­tró en la po­lí­ti­ca has­ta los 55 años, cuan­do fue ele­gi­do go­ber­na­dor de New Jer­sey. Dos años des­pués ga­nó la pre­si­den­cia co­mo can­di­da­to del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

Wil­son era una ex­tra­ña mez­cla de cris­tiano pu­ri­tano y de­mó­cra­ta ra­di­cal, muy do­ta­do pa­ra ne­go­ciar con los ad­ver­sa­rios pe­ro in­ca­paz de tran­si­gir con lo que con­si­de­ra­ba in­jus­to o per­ver­so. Des­de la Ca­sa Blan­ca arre­me­tió con­tra los po­de­res fác­ti­cos de su país y lo­gró re­du­cir sus pri­vi­le­gios, pe­ro se ga­nó gran­des enemi­gos. Era un pa­ci­fis­ta con­ven­ci­do, aunque lle­va­ra a su país a una “guerra eu­ro­pea”, y más que ven­cer a to­da cos­ta al enemi­go le preo­cu­pa­ba ofre­cer­le unas con­di­cio­nes ge­ne­ro­sas pa­ra que aban­do­na­se las hos­ti­li­da­des. An­tes que la guerra le in­tere­sa­ba la paz, y que el mun­do pos­te­rior a la con­fla­gra­ción fue­se más jus­to. To­do ello lo for­mu­ló en sus fa­mo­sos Ca­tor­ce pun­tos.

La gran de­cep­ción.

Ale­ma­nia fir­mó el ar­mis­ti­cio con­fian­do en el plan de Wil­son, en el que tam­bién po­nían sus es­pe­ran­zas los pue­blos que que­rían des­vin­cu­lar­se de los vie­jos im­pe­rios y for­mar na­cio­nes in­de­pen­dien­tes. Pe­ro en los seis me­ses que es­tu­vo en Eu­ro­pa (ca­so úni­co en la pre­si­den­cia de EEUU) dis­cu­tien­do el Tra­ta­do de Ver­sa­lles, sus alia­dos, que tan­to le de­bían, apar­te de gran­des ho­me­na­jes per­so­na­les, nin­gu­nea­ron sus opi­nio­nes, con­si­de­rán­do­le un qui­jo­te idea­lis­ta. Ma­cha­ca­ron a Ale­ma­nia y so­la­men­te li­qui­da­ron los im­pe­rios de los ven­ci­dos, no los pro­pios.

Lo úni­co que Wil­son con­si­guió im­po­ner de su pro­yec­to pa­ra un mun­do me­jor fue la So­cie­dad de Na­cio­nes, el an­te­ce­den­te de la ONU, el ins­tru­men­to que im­pe­di­ría fu­tu­ras gue­rras. Sin em­bar­go se lle­vó la gran de­cep­ción de que el Con­gre­so ame­ri­cano no ra­ti­fi­ca­ra lo que él ha­bía in­ven­ta­do y fir­ma­do, y Es­ta­dos Uni­dos no en­tró en la So­cie­dad de

Na­cio­nes, lo que ga­ran­ti­za­ría su fra­ca­so. Así, Wil­son se en­con­tró con esa pe­sa­di­lla que ator­men­ta con fre­cuen­cia a los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses, que la opo­si­ción con­tro­le el po­der le­gis­la­ti­vo. Igual que le pa­sa a Oba­ma aho­ra, los re­pu­bli­ca­nos eran ma­yo­ría en el Ca­pi­to­lio, y le hi­cie­ron pa­gar con san­gre a Wil­son su pro­gre­sis­mo.

Pe­ro tras el en­de­ble fí­si­co de Wil­son ha­bía una vo­lun­tad vol­cá­ni­ca. De­ci­dió re­cu­rrir di­rec­ta­men­te al pue­blo ame­ri­cano pa­ra que se pro­nun­cia­se so­bre la en­tra­da en la So­cie­dad de Na­cio­nes “en un gran y so­lem­ne re­fe­rén­dum”, y se lan­zó a una cam­pa­ña de pro­pa­gan­da ex­te­nuan­te. El 3 de sep­tiem­bre de 1919 sa­lió de Washington en un tren es­pe­cial que de­bía re­co­rrer el país pa­ran­do en to­das las ciu­da­des, don­de Wil­son da­ba dis­cur­sos des­de la pla­ta­for­ma tra­se­ra del con­voy.

El pre­si­den­te te­nía an­te­ce­den­tes mé­di­cos bien do­cu­men­ta­dos de múl­ti­ples ata­ques ce­re­bra­les más o me­nos se­ve­ros. Ha­bía su­fri­do el pri­me­ro en 1896 y le pro­vo­có una pa­rá­li­sis par­cial del bra­zo de­re­cho que le im­pi­dió es­cri­bir nor­mal­men­te du­ran­te un año. En 1906 otro ata­que le de­jó du­ran­te al­gún tiem­po cie­go del ojo iz­quier­do. Aho­ra ve­nía de seis me­ses de ex­tra­or­di­na­rio es­trés en Eu­ro­pa, bre­gan­do con au­tén­ti­cas fie­ras po­lí­ti­cas co­mo Cle­men­ceau o Lloyd Geor­ge, y no pu­do re­sis­tir el ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal de la cam­pa­ña fe­rro­via­ria. En Mon­ta­na co­men­zó a su­frir se­rios ata­ques de as­ma y te­rri­bles ce­fa­leas. En Co­lo­ra­do se ha­bía que­da­do ca­si cie­go. En Wi­chi­ta su mé­di­co diag­nos­ti­có que es­ta­ba al bor­de del “co­lap­so to­tal” y se de­ci­dió a re­gre­sar a Washington el 26 de sep­tiem­bre.

An­tes de que pa­sa­ra una se­ma­na, a las nue­ve me­nos diez de la ma­ña­na del 2 de oc­tu­bre, su­frió el ata­que mien­tras es­ta­ba en el cuar­to de ba­ño, ca­yen­do al sue­lo y ha­cién­do­se una he­ri­da en la ca­ra. Su es­po­sa oyó el rui­do, acu­dió en su au­xi­lio y lo­gró arras­trar­lo y me­ter­lo en la ca­ma. Lue­go lla­mó a su mé­di­co, el doc­tor Gray­ton. En­tre am­bos mon­ta­ron una au­tén­ti­ca conjura po­lí­ti­ca, una ma­nio­bra an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.

In­ca­pa­ci­dad to­tal.

Wil­son te­nía pa­ra­li­za­do me­dio cuer­po, es­ta­ba ca­si cie­go y al bor­de de la muer­te. Era un ca­so cla­ro de in­ca­pa­ci­dad pa­ra go­ber­nar y de­bía ha­ber asu­mi­do in­me­dia­ta­men­te el po­der el vi­ce­pre­si­den­te, pe­ro Edith y el mé­di­co im­pi­die­ron que na­die lo vie­se y, por tan­to, se su­pie­se cuál era su es­ta­do. “El pre­si­den­te es­tá en­fer­mo en ca­ma, pe­ro me­jo­ra”, era la úni­ca in­for­ma­ción que da­ban. Ni fa­mi­lia­res, ni cria­dos, ni los miem­bros del Go­bierno o del Ga­bi­ne­te pre­si­den­cial fue­ron au­to­ri­za­dos a en­trar en el dor­mi­to­rio don­de Wil­son ya­cía so­bre la fa­mo­sa ca­ma de Abraham Lin­coln. Úni­ca­men­te tras­pa­sa­ron las puer­tas al­gu­nos otros mé­di­cos y en­fer­me­ras, que per­ma­ne­cían mu­dos por el se­cre­to pro­fe­sio­nal.

Los asun­tos de Go­bierno pa­sa­ban por Edith, que su­pues­ta­men­te los con­sul­ta­ba con su ma­ri­do y sa­lía del dor­mi­to­rio di­cien­do: “El pre­si­den­te di­ce es­to o lo otro”. Cuan­do te­nía que fir­mar al­gún do­cu­men­to, Edith se ha­cía car­go de él y lo de­vol­vía con un ga­ra­ba­to a mo­do de fir­ma. Wil­son fue re­cu­pe­rán­do­se len­ta­men­te. A los nue­ve me­ses se hi­zo una fo­to­gra­fía tra­ba­jan­do en su des­pa­cho, aunque se­guía pa­ra­lí­ti­co del la­do iz­quier­do y su es­po­sa apa­re­ce su­je­tan­do el do­cu­men­to que él fir­ma. En reali­dad no se sa­be cuán­to tiem­po du­ró la in­ca­pa­ci­dad de Wil­son y fue Edith quien real­men­te go­ber­nó el país más po­de­ro­so del mun­do.

Pri­me­ra fo­to. Wil­son to­da­vía tie­ne pa­ra­li­za­do el la­do iz­quier­do, por eso Edith su­je­ta el do­cu­men­to que fir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.