La mu­jer al man­do

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Aunque su pa­dre era un juez de cla­se me­dia, Edith Bo­lling per­te­ne­cía a una suerte de aris­to­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na, pues la fa­mi­lia des­cen­día de los pri­me­ros co­lo­nos in­gle­ses de Vir­gi­nia y de la prin­ce­sa in­dia Po­cahon­tas. Re­ci­bió una edu­ca­ción cui­da­da y pro­gre­sis­ta y se ca­só con un próspero jo­ye­ro, pe­ro a los 12 años de ma­tri­mo­nio en­viu­dó. En 1915 co­no­ció en una fies­ta al pre­si­den­te Wil­son, que ha­bía per­di­do a su pri­me­ra es­po­sa un año an­tes, y se enamo­ró de ella; en unos me­ses se ca­sa­ron, él con 58 años y ella con 43. El ro­man­ce tu­vo re­per­cu­sión me­diá­ti­ca e in­clu­so se di­fun­dió el ru­mor –una in­fa­mia gro­tes­ca­de que en­tre am­bos ha­bían ase­si­na­do a la pri­me­ra es­po­sa del pre­si­den­te. Na­die sin em­bar­go cues­tio­nó la pre­si­den­cia de fac­to de Edith, que fue ca­paz de ma­ne­jar al vi­ce­pre­si­den­te, el Go­bierno, el Con­gre­so e in­clu­so la pren­sa, pa­ra la que fa­bri­có una fal­sa en­tre­vis­ta. El pú­bli­co nun­ca su­po lo que es­ta­ba pa­san­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.