To­da­vía hay cla­ses

La su­fri­da cla­se me­dia pa­ga con sus pe­sa­das car­gas tri­bu­ta­rias los agu­je­ros fis­ca­les de los gran­des de­lin­cuen­tes eco­nó­mi­cos.

Tiempo - - SOCIEDAD - NATIVEL PRE­CIA­DO

EN­TRE LAS NU­ME­RO­SAS in­jus­ti­cias que so­por­ta­mos, el frau­de fis­cal, el blan­queo de di­ne­ro y la eva­sión de ca­pi­ta­les son de las más de­tes­ta­bles. Quie­nes co­me­ten cual­quie­ra de es­tos tres de­li­tos per­ju­di­can gra­ve­men­te a los ciu­da­da­nos que pa­gan sus im­pues­tos. Más por fal­ta de vo­lun­tad que de re­cur­sos, nin­gún Go­bierno ha si­do ca­paz de en­fren­tar­se a es­te agravio que su­fri­mos los con­tri­bu­yen­tes res­pon­sa­bles que nos ve­mos afec­ta­dos por re­cor­tes en los Pre­su­pues­tos. Los ca­pi­ta­les hu­yen, se blan­quean o de­frau­dan, por irres­pon­sa­bi­li­dad o por la des­me­di­da ava­ri­cia de sus pro­pie­ta­rios, que se ven am­pa­ra­dos por le­yes que per­mi­ten sus ge­ne­ro­sas re­duc­cio­nes de im­pues­tos sin caer en la ile­ga­li­dad. Y, lo que es peor, cuan­do al­gu­nos caen, se be­ne­fi­cian de la pres­crip­ción del de­li­to o de am­nis­tías fis­ca­les, si acep­tan de­vol­ver par­te de sus be­ne­fi­cios en có­mo­dos pla­zos. Tan­to les fa­vo­re­cen las le­yes que en paí­ses co­mo el nues­tro ya no exis­te la fi­gu­ra del eva­sor de ca­pi­ta­les, por la que cum­plie­ron pe­na al­gu­nos in­sig­nes pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas y la abo­ga­cía que en otros tiem­pos de­po­si­ta­ron ile­gal­men­te sus aho­rros en ban­cos sui­zos. An­tes se con­si­de­ra­ba que aten­ta­ban con­tra la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria y, por tan­to, ha­cían un mal ser­vi­cio a su pa­tria. Gra­cias a la glo­ba­li­za­ción, a la eco­no­mía de mer­ca­do y a la li­bre cir­cu­la­ción de ca­pi­ta­les que ri­ge en la UE, se pue­de trans­fe­rir di­ne­ro con to­da li­ber­tad a otro país, siem­pre que se cum­plan li­via­nas obli­ga­cio­nes fis­ca­les.

A lo que iba, los po­ten­ta­dos tie­nen tan­tas fa­ci­li­da­des le­ga­les pa­ra mo­ver li­bre­men­te su di­ne­ro en bus­ca de ma­yo­res be­ne­fi­cios, que la le­gis­la­ción vi­gen­te de­be­ría ser re­vi­sa­da en mo­men­tos de emer­gen­cia na­cio­nal. Co­mo es­ta­mos en pre­cam­pa­ña elec­to­ral y se sa­be que el asun­to de los im­pues­tos su­po­ne uno de los gran­des agra­vios com­pa­ra­ti­vos, se ha­cen pro­pues­tas a las que ya no otor­ga­mos ni el be­ne­fi­cio de la du­da. El can­di­da­to Ru­bal­ca­ba pro­me­te una ofi­ci­na pa­ra lu­char con­tra el frau­de fis­cal, en la que es­tén coor­di­na­dos los con­tro­les de la ins­pec­ción fis­cal, el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y los cuer­pos po­li­cia­les. Ha­ce más de un año que Sal­ga­do pro­me­tió re­for­zar la coor­di­na­ción en­tre la Te­so­re­ría de la Se­gu­ri­dad So­cial y la Agen­cia Tri­bu­ta­ria. ¿Eso es de­cla­rar la guerra con­tra el frau­de? Se­rá con­tra el frau­de del que ven­de pe­rió­di­cos en una es­qui­na y no fac­tu­ra el IVA, pe­ro no con­tra los gran­des de­lin­cuen­tes eco­nó­mi­cos, cu­yos agu­je­ros fis­ca­les los pa­ga la su­fri­da cla­se me­dia con sus pe­sa­das car­gas tri­bu­ta­rias. Aunque ca­da vez lo ha­ce con más in­dig­na­ción, por­que bue­na par­te de sus im­pues­tos se dis­traen por el ca­mino y no lle­gan pa­ra pa­gar pen­sio­nes, cons­truir hos­pi­ta­les o me­jo­rar la es­cue­la pú­bli­ca. “O subimos im­pues­tos a quie­nes más tie­nen o re­cor­ta­mos el gas­to sa­ni­ta­rio a los an­cia­nos”, di­ce Oba­ma. Pre­ci­sa­men­te uno de los más ri­cos, Wa­rren Buf­fet, de­nun­cia que las gran­des for­tu­nas pa­gan me­nos im­pues­tos que sus se­cre­ta­rias y ad­mi­te que la lu­cha de cla­ses exis­te, “pe­ro es mi cla­se, la de los ri­cos, la que ha em­pe­za­do es­ta lu­cha, y va­mos ga­nan­do”. Nun­ca me can­sa­ré de ci­tar a las vo­ces más au­to­ri­za­das en la ma­te­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.