De la ani­lla al geo­lo­ca­li­za­dor

El Pro­gra­ma Mi­gra­ción de las Aves es un in­no­va­dor pro­yec­to que per­mi­ti­rá dar a co­no­cer de­ta­lles de los via­jes que has­ta aho­ra eran iné­di­tos, así co­mo las ame­na­zas que su­fren.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - LU­CÍA REY tiem­po@gru­po­ze­ta.es

de­pen­de de la es­pe­cie, de la la­ti­tud don­de se re­pro­du­cen, de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas anua­les o de su dis­tri­bu­ción his­tó­ri­ca; pe­ro lo cier­to es que en las úl­ti­mas dé­ca­das la mi­gra­ción ya no es igual. Las aves es­tán mo­di­fi­can­do sus mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios y se cree que es de­bi­do, en par­te, al cam­bio cli­má­ti­co, ya que ori­gi­na in­vier­nos más sua­ves en las áreas de cría. Por ello, SEO/Bird­li­fe y la fun­da­ción Iber­dro­la han pre­sen­ta­do el Pro­gra­ma Mi­gra­ción de las Aves, una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer las ame­na­zas glo­ba­les que su­fren es­tos ani­ma­les y sus nue­vos mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios.

Con es­te pro­yec­to se pre­ten­de dar a co­no­cer con ma­yor de­ta­lle có­mo se desa­rro­lla la mi­gra­ción de las aves, sus fe­chas de ini­cio y fin, los lu­ga­res de pa­ra­da y pun­tos de ali­men­ta­ción, el tiem­po que tar­dan en rea­li­zar es­tos via­jes, si se re­pi­ten en la mi­gra­ción primaveral y oto­ñal, si las ru­tas son igua­les año tras año o qué es­pe­cies son se­den­ta­rias y cuá­les no. “La pues­ta en mar­cha de es­te nue­vo pro­gra­ma de se­gui­mien­to es­ta­ble­ce­rá con el tiem­po to­dos los de­ta­lles de la mi­gra­ción de to­das las aves que visitan Es­pa­ña en al­gún mo­men­to”, ha in­for­ma­do du­ran­te la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to Eduar­do de Jua­na, pre­si­den­te de Seo/Bird­li­fe.

Ani­lla­mien­to y nue­vas tec­no­lo­gías.

Has­ta la fe­cha, ca­si to­do lo que se sa­be so­bre la mi­gra­ción es gra­cias al ani­lla­mien­to de las aves, pe­ro las nue­vas tec­no­lo­gías fa­ci­li­tan lo­ca­li­za­cio­nes con mu­cha más pre­ci­sión. No obs­tan­te, el ani­lla­mien­to si­gue sien­do una he­rra­mien­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra co­no­cer otros as­pec­tos que con­tri­bu­yen a la con­ser­va­ción de las es­pe­cies.

El nue­vo pro­yec­to con­ta­rá con tres ti­pos de dis­po­si­ti­vos que per­mi­ti­rán mos­trar a tra­vés de In­ter­net los da­tos ob­te- ni­dos de las aves que du­ran­te to­do es­te año han si­do mar­ca­das en Es­pa­ña.

Uno de los dis­po­si­ti­vos son los emi­so­res sa­té­li­te que ya han si­do co­lo­ca­dos a cua­tro agui­li­llas cal­za­das. Es­tos apa­ra­tos re­gis­tran la lo­ca­li­za­ción geo­grá­fi­ca del ave. La se­ñal es ren­via­da por los sa­té­li­tes a un cen­tro de re­cep­ción te­rres­tre que pro­ce­sa los da­tos, cal­cu­la las lo­ca­li­za­cio­nes y ha­ce dis­po­ni­bles los da­tos vía web prác­ti­ca­men­te en tiem­po real y con gran pre­ci­sión.

Por otra par­te tam­bién se han mar­ca­do tres agui­li­llas cal­za­das con da­ta log­ger GPS, otro dis­po­si­ti­vo que re­gis­tra las lo­ca­li­za­cio­nes con un GPS y acu­mu­la la in­for­ma­ción pe­ro no la en­vía, por lo que es ne­ce­sa­rio re­cap­tu­rar al ani­mal o es­tar en sus pro­xi­mi­da­des pa­ra des­car­gar­la y pro­ce­sar­la.

Tam­bién se han mar­ca­do con geo­lo­ca­li­za­do­res 30 ca­rri­ce­ros tor­da­les, 15 abe­ja­ru­cos y 15 au­ti­llos, a los que se su­man 26 cha­rra­nes co­mu­nes, 114 par­de­las ce­ni­cien­tas y 30 pe­tre­les de Bul­wer.

To­dos es­tos nue­vos sis­te­mas de mar­ca­je es­ta­ble­cen la lo­ca­li­za­ción del ave va­rias ve­ces al día a lo lar­go de va­rios años, por lo que se po­drá sa­ber con exac­ti­tud cuán­to tiem­po per­ma­ne­cen en sus áreas de cría e in­ver­na­da, cuán­do ini­cian la mi­gra­ción, por dón­de la rea­li­zan, su ve­lo­ci­dad y al­ti­tud o de qué ma­ne­ra les con­di­cio­nan las mon­ta­ñas, ma­res o de­sier­tos. To­da es­ta in­for­ma­ción se pue­de con­sul­tar en: www.mi­gra­ción de aves.org

Abe­ja­ru­co. Es­ta ave es una de las es­pe­cies que ya ha si­do mar­ca­da con geo­lo­ca­li­za­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.