Eu­ge­nia es­tre­na no­vio y Ma­ría Zu­ri­ta, cum­plea­ños re­jun­ta­dor

La hi­ja de la du­que­sa de Al­ba vuel­ve a es­tar ilu­sio­na­da con un nue­vo amor, mien­tras Ma­ría Zu­ri­ta ce­le­bra su 36 aniver­sa­rio ro­dea­da de ami­gos.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Asu es­ti­lo tam­bién mar­can ten­den­cia y re­cu­pe­ran for­mas en vías de ex­tin­ción. Eu­ge­nia hi­ja si­gue los ro­mán­ti­cos pa­sos de la ma­dre, ahí tam­bién se acen­túa la ge­né­ti­ca, qui­zá en­vi­dian­do o apo­yan­do a la du­que­sa siem­pre sin­gu­lar y rompe­dora de mol­des so­cia­les, Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo vuel­ve a es­tar ilu­sio­na­da, pa­re­ce ha­ber re­vi­vi­do gra­cias a un bar­bu­do cua­ren­tón bar­ce­lo­nés que apa­ren­ta me­nos edad. Gen­te de pe­di­grí sin lle­gar a las al­tu­ras du­ca­les. Pa­re­ce re­la­ti­va­men­te for­mal tras un ve­rano jun­tos al pai­ro me­di­te­rrá­neo de Ibi­za y For­men­te­ra que vie­ron na­cer la re­la­ción, pa­sión, amo­río o des­fo­gue bas­tan­te tran­qui­lo. Ya le to­ca­ba por­que es­ta­ba en di­que se­co tras rom­per con un Gon­za­lo Mi­ró al que no lo­gró amaes­trar. Era con­vi­ven­cia im­po­si­ble en­tre ca­rac­te­res tan fuer­tes, él ya ha­bía te­ni­do bas­tan­te con la ab­sor­be­do­ra y do­mi­nan­te Na­ta­lia Ver­be­ke. Lo has­ta aho­ra nue­vo de Eu­ge­ni­ta es Ignacio Ventosa - Ig­na pa­ra los ín­ti­mos pi­jos-, de fa­mi­lia muy re­pre­sen­ta­ti­va de la bur­gue­sía ca­ta­la­na y con am­plio re­per­to­rio en­no­via­dor. Eu­ge­nia ya tie­ne edad y, aunque no le ob­se­sio­na el es­ta­tus ajeno –y me­nos aún el pro­pio-an­da más mi­ra­da tras ser re­la­cio­na­da na­da me­nos que con el na­da apo­lí­neo Joan La­por­ta.

Ignacio es el ma­yor de los tres hi­jos de Mer­ce­des Al­bert, mu­jer en­can­ta­do­ra, de chic muy ac­tual, tier­na y que re­nun­ció a con­ver­tir­se en la cuar­ta con­de­sa de Go­dó por no de­jar des­am­pa­ra­da a la des­cen­den­cia. La co­no­cí en sus tiem­pos co­mo ca­si con­de­sa ofi­cial y pa­re­ja re­sul­to­na de Javier Go­dó. Su­po re­nun­ciar a una vi­da me­jor y hoy es la ima­gen bar­ce­lo­ne­sa de Po­me­lla­to tras en­cau­zar las tien­das Ar­ma­ni de la Ciu­dad Con­dal. La du­que­si­ta an­da aho­ra vol­ca­da en es­ta nue­va ilu­sión que la man­tie­ne ca­si afin­ca­da en Bar­ce­lo­na. Na­da me ex­tra­ña­ría que aca­ba­se ha­blan­do ca­ta­lán con tal de apro­xi­mar­se más.

Una bo­da muy es­pe­ra­da.

Ca­ye­ta­na de Al­ba, por su par­te, se vio sor­pren­di­da an­te el re­ga­lo nup­cial de su ín­ti­mo y tes­ti­go Cu­rro Ro­me­ro, que en sus vís­pe­ras nup­cia­les le en­vió uno de sus tra­jes de lu­ces. “Es­co­gí el ver­de esmeralda que es co­lor que le en­can­ta a Ca­ye­ta­na”. Ella lo ha si­tua­do en vi­tri­na abier­ta au­men­tan­do el in­te­rés ate­so­ra­dor dis­tri­bui­do por los pa­tios de Due­ñas, fu­tu­ra re­si­den­cia ma­tri­mo­nial. Y me an­ti­ci­pan que Al­fon­so Díez Ca­ra­ban­tes, que que­da­rá en el pa­ro al unir­se y re­nun­ciar a su car­go de fun­cio­na­rio en la Se­gu­ri­dad So­cial, acaso sea fi­cha­do por Por­ce­la­no­sa por su pro­pie­ta­rio Ma­nuel Co­lon­que. Acaso lo es­pe­cia­li­cen en de­co­rar nues­tros me­jo­res sue­ños, eslogan que man­tie­ne vi­vo y re­lu­cien­te Isa­bel Preys­ler, igual que el ga­lán de las an­sias ama­to­rias de la gran du­que­sa tan ad­mi­ra­da y ja­lea­da allá don­de va. Nun­ca un ca­so­rio ge­ne­ró ta­ma­ña sim­pa­tía y mues­tras de res­pe­to y com­pla­cen­cia.

Pe­ro siem­pre nos que­da­rá Ibi­za co­mo re­duc­to o es­ca­pa­da in­clu­so re­cién ini­cia­do el oto­ño. Eso han he­cho los chi­cos Gri­mal­di con An­drea y Car­lo­ta en­ca­be­zan­do la tar­día ex­pe­di­ción cum­pli­do­ra de un ca­si ri­tual fa­mi­liar. Lo sor­pren­den­te es que el prín­ci­pe Al­ber­to, su se­ñor tío, les ha­ya ce­di­do el Pa­cha III, ya­te fa­mi­liar don­de el so­be­rano mo­ne­gas­co aca­ba de re­ci­bir a don Juan Car­los, que, aunque to­da­vía co­jean­do, real­zó una mues­tra de em­bar­ca­cio­nes náu­ti­cas, el mar co­mo gran ob­se­sión por en­ci­ma de los montes de El Par­do. Los ai­res se­rra­nos ace­le­ran su re­cu­pe­ra­ción. De ella me co­men­tó Ángel Vi­lla­mor, su ope­ra­dor ex­per­to en trau­ma­to­lo­gía: “El Rey es un pa­cien­te ex­cep­cio­nal y obe­dien­te. Ha si­do sor­pren­den­te el ten­dón de Aqui­les tras la pri­me­ra ope­ra­ción. Es un ca­so ex­cep­cio­nal que ca­si es­tá cu­ra­do”. El 12 de oc­tu­bre po­drá pre­si­dir de pie los ac­tos de la Fies­ta Na­cio­nal aunque ha­bía te­mo­res -bien di­fun­di­dos por Tiem­po­de su con­cu­rren­cia. Vi­lla­mor la cer­ti­fi­ca sal­vo com­pli­ca­cio­nes de úl­ti­ma ho­ra.

Su es­ta­do es óp­ti­mo, el es­pe­cia­lis­ta no de­jó de con­fir­mar­lo a Pas­to­ra Ve­ga, Juan Ri­bó, Cris­ti­na Tá­rre­ga y Fio­na Fe­rrer an­te los jo­ye­ros Ra­bat. Su re­cién inau­gu­ra­da tien­da en la Mi­lla de oro se ha con­ver­ti­do en pa­ra­dig­ma de mun­di­llo so­cial. Un óp­ti­mo es­ce­na­rio ro­dea­do de im­por­tan­tes co­lec­cio­nes don­de los dia­man­tes re­bri­llan co­mo en nin­gún otro lu­gar. Buen po­der con­vo­ca­dor aus­pi­cian­do el pre­mio Marie Clai­re a una lec­to­ra re­dac­to­ra de una car­ta pre-

mia­da con jo­yón. Allí es­tu­vie­ron des­de el re­cién ca­sa­do Mi­chel Me­yer a Pas­to­ra Ve­ga, re­fe­liz con su Ri­bó, al que al­gu­nos mal­di­cien­tes til­da­ron de “sue­ño im­po­si­ble”. Un po­co en el ai­re de Al­fon­so con la du­que­sa, ¡qué sa­ben ellos…!

Im­pac­tó la pre­sen­cia re­pa­ra­do­ra de No­ra de Liech­tes­tein, viu­da del mar­qués de Ma­ri­ño, pa­dre del clan Sar­to­rius, que ya no se so­me­te a re­gí­me­nes adel­ga­za­do­res. Per­dió 20 ki­los y lu­ce es­bel­ta y ju­ve­nil –her­mo­sí­si­ma siem­pre-co­mo en el tiem­po en que enamo­ró al prín­ci­pe Felipe.

Siem­pre re­co­noz­co nos­tál­gi­co que pu­do ha­ber si­do una rei­na in­me­jo­ra­ble, y pen­sar que en aque­llos tiem­pos ya pre­té­ri­tos su ma­yor de­fec­to era ¡el di­vor­cio paterno! Y es que to­do se co­men­tó en es­ta reunión que hi­zo coin­ci­dir a per­so­na­jes tan opues­tos co­mo Cris­ti­na Tá­rre­ga con el co­ci­ne­ro Da­río Ba­rrio, que siem­pre pro­vo­ca sus­pi­ros más allá de lo gas­tro­nó­mi­co. Am­plió el ne­go­cio con un bar de co­pas y re­par­tía in­vi­ta­cio­nes in­clu­yen­do a Ca­ye­ta­na Gui­llén Cuer­vo que tam­bién man­tie­ne na­da for­za­da son­ri­sa. Si­gue fe­liz con Omar. Pas­to­ra Ve­ga an­da se­re­na y sin re­fe­ren­cia a su cuar­to de si­glo con Ima­nol. Aran­cha de Be­ni­to me con­tó su pró­xi­mo de­but co­mo disc joc­key un po­co en el es­ti­lo de Bian­dra

Fitz-Ja­mes Stuart, per­so­na­lí­si­ma úni­ca hi­ja de Ja­co­bo Si­rue­la. Pa­re­ce que su du­cal ma­dre no reali­zó vi­si­ta ca­ta­la­na co­mo al­gu­nos di­fun­die­ron, el ob­je­ti­vo del via­je a Bar­ce­lo­na era la con­sul­ta re­pa­ra­do­ra –o más bien man­te­ne­do­ra, hay que ver y pas­mar­se con su cu­tis ter­so con 85 a cues­tas-a un cen­tro es­té­ti­co del que es clien­ta. Ca­ye­ta­na es fiel a to­do cuan­to pue­da con­ser­var­la. De ahí su tras­la­do en AVE pa­ra po­ner­se en for­ma an­te el tra­jín ma­tri­mo­nia­dor don­de fi­nal­men­te asis­ti­rá esa Te­re Pick­man siem­pre fi­de­lí­si­mo apo­yo.

Re­ser­va­do el de­re­cho de ad­mi­sión.

Y aunque ella no la ha­bía in­vi­ta­do por no au­men­tar los in­vi­ta­dos, fue idea de Al­fon­so pa­ra agra­de­cer­le “su res­pal­do des­de el pri­mer día” de su re­la­ción. Es otro de los tes­ti­gos con el mí­ti­co Cu­rro Ro­me­ro, que ha te­ni­do que com­prar­se otro cha­qué al no ca­ber en el “de to­da la vi­da”, jun­to a Paco Tru­ji­llo, el mé­di­co re­su­ci­ta­do, y Ca­ye­tano Rivera Ordóñez. Un cuar­te­to sin pa­ran­gón que in­cre­men­ta una de las dos her­ma­nas del no­vio, de las po­cas que asis­ti­rá en re­pre­sen­ta­ción de los otros diez her­ma­nos. Pa­re­ce re­ser­va­do el de­re­cho de ad­mi­sión y es que la aris­tó­cra­ta bus­ca

al­go real­men­te ín­ti­mo den­tro de lo po­si­ble. Man­tie­ne que de los siete hi­jos so­lo fal­ta­rá el conde de Si­rue­la, an­ta­ño oji­to de­re­cho y el más pro­te­gi­do, tam­bién el que fí­si­ca­men­te más se pa­re­ce a su pro­ge­ni­to­ra.

Laura Ban­cat, di­rec­to­ra de Saint Lau­rent, so­bre­sa­lió ba­jo la­za­das ne­gras real­za­do­ras de ti­pa­zo co­mo en lo ad lib is­le­ño ya a pun­to del cuar­to aniver­sa­rio. Ruth Ar­mas de­mos­tró es­ca­sa ri­gi­dez co­mo pri­me­ra da­ma que en na­da se pa­re­ce a som­brías an­te­ce­so­ras co­mo con­sor­tes pre­si­den­cia­les. Cho­có su desen­vol­tu­ra abier­ta uni­da al pre­si­den­te del Con­sell, Vi­cent Sa­rra, au­pa­da por la afa­bi­li­dad con­ta­gio­sa y pro­duc­ti­va del con­se­ller Vi­cen­te Reig que pe­leó por que el re­sul­ta­do de las úl­ti­mas elec­cio­nes no cor­ta­se la tra­yec­to­ria de los des­fi­les de­fi­ni­do­res de es­ti­lo ibi­cen­co plas­ma­dos en la Ha­cien­da Ca Na Xi­ca cu­ya pis­ci­na cu­brió la pa­sa­re­la de blan­cos y co­lla­res que lu­cie­ron en Eli­sa­beth Re­yes, que no aca­ba de creer el en­tu­sias­mo de Fran Rivera por la abo­ga­da se­vi­lla­na que ca­si plan­tó a su pro­me­ti­do al pie del al­tar y pre­fi­rió acer­car­se a los cuer­nos que siem­pre en­mar­can al ma­yor de la inol­vi­da­ble Car­men Ordóñez. Blan­cos co­mo la­va­dos con Omo en el ya cla­si­cis­mo de­fi­ni­dor de Fer­nan­do An­dino, Car­men Fe­rrer o Pi­lar Ba­ya­rri que con­tras­tó la al­bu­ra con de­ta­lles en azul cie­lo mien­tras la ve­te­ra­na Mar­ta Raf­fo alar­deó de

tra­di­ción evo­lu­cio­na­da, buen con­tras­te a un en­torno pa­ra­di­sía­co de oli­vos y ci­pre­ses. Laura Sán­chez evo­có su des­fi­le de­bu­ta­dor ha­ce 14 años real­za­da en opu­len­cias del ar­gen­tino Per­lot­ti que des­ta­có el ai­re folk has­ta con po­lo­los de Jua­ni­ta Díaz y la ca­pu­cha di­si­mu­la­do­ra de Ma­ru Gar­cía.

Y Cris­ti­na Almeida cam­bió po­lí­ti­ca por cui­da­dos ma­ter­nos. Man­tie­ne jo­via­li­dad y de­sen­fa­do siem­pre hu­yen­do a su ca­sa ibi­cen­ca un po­co al ai­re de Je­sús Ca­ba­na, ex de Mar­ta Sán­chez que se ha vuel­to lor­quiano con un es­cu­rri­dor “¡que no quiero ver­la...!”. Cu­rio­sa mu­dan­za en su ca­rác­ter ya no hui­di­zo y se­mi aver­gon­za­do que fue ha­bi­tual du­ran­te su lar­ga re­la­ción ya más que su­pe­ra­da. Su­pu­so li­be­ra­ción y lo de­mos­tra­ba a man­dí­bu­la ba­tien­te. Pe­ro más ca­ria­con­te­ci­do, em­be­bi­do y ab­sor­to vi­mos o más bien en­con­tra­mos a Mark Van­der­loo, un día ma­ni­quí in­ter­na­cio­nal y pri­mer ma­ri­do de Est­her Ca­ña­das. La ali­can­ti­na pre­ten­de vol­ver a las pa­sa­re­las des­pués de qui­tar­se la­bios de en­ci­ma. Los su­yos pa­re­cían bu­ti­fa­rras y har­ta­ron a Se­te Gi­ber­nau, que la de­jó a me­dio ca­mino. To­do se co­men­ta­ba en­tre ju­ga­das de los ocho­cien­tos par­ti­ci­pan­tes en el Eu­ro­pean Po­ker que ba­tió ré­cord de par­ti­ci­pa­ción te­nien­do a Ivon­ne Re­yes co­mo ama­dri­na­do­ra rei­na de co­ra­zo­nes. Le hi­cie­ron no­tar las es­tra­te­gias en­cu­bri­do­ras pa­ra que trans­mi­tan emo­cio­nes, bien ba­jo ga­fas os­cu­ras, fu­la­res en­vol­ven­tes de ve­nas al es­ti­lo Ma­ría Pa­ti­ño, que to­do se le va en pal­pi­ta­cio­nes o par­pa­deo re­ve­la­dor. As­pec­tos en­cu­bri­do­res que no im­pac­ta­ron a Jai­me Mar­tí­nez Bor­diú, tam­bién pre­sen­te y na­da au­sen­te: “Creo que mi her­mano Fran­cis de­be­ría ha­ber es­cri­to su li­bro tes­ti­mo­nial sin car­gar­se a nues­tro pa­dre. Si se tra­ta­ba de exal­tar al abue­lo, ¿a qué vie­ne til­dar­lo de mal pa­dre, peor yerno y ma­ri­do in­fiel? No es­tá en un de­re­cho que tan so­lo per­te­ne­ce a ma­má, la Je­fa”, acu­só mien­tras su no­via Mar­ta - tan di­fe­ren­te de la Ruth des­qui­cia­do­ra y aca­pa­ra­do­ra de re­ga­los-lo tran­qui­li­za­ba. Ve­nían de pa­sar agos­to en el Pa­zo de Mei­rás. “Don­de al­guno de los vi­si­tan­tes o tu­ris­tas en­tran sin si­quie­ra qui­tar­se el ba­rro de los pies. Ma­má se po­ne de los ner­vios”, al­go im­pen­sa­ble en el va­rio­pin­to cum­plea­ños de Ma­ría Zu­ri­ta, muy con el ai­re in­for­mal de la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta.

Fue su 36 aniver­sa­rio, Je­sús Váz­quez acu­dió con ma­ri­do a las es­pal­das, la in­fan­ta Ele­na re­ju­ve­ne­ci­da en rojos, Blan­ca Cues­ta apa­ren­tan­do quie­tud, Alejandra de Ro­jas desafian­te con mi­ni short ne­gro y Gem­ma Ruiz adel­ga­za­da con su no­vio Juan Díaz, que no ca­bía en el bla­zer, acaso hen­chi­do de sa­tis­fac­ción.

Ce­le­bra­ción con ami­gos.

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría ma­ni­fes­tó que el em­ba­ra­zo es­ti­mu­la su ar­dor gue­rre­ro, Susanna Gri­so con es­ti­la­zo con­tras­ta­dor del for­ma­li­to de su co­le­ga Ma­ri­ló Mon­te­ro que ga­na pe­so con la fe­li­ci­dad y una Isa­bel Sar­to­rius con pla­ta­for­mas, buen so­por­te a su ro­tun­di­dad mien­tras Alejandra Prat y Juan Ma­nuel Al­ca­raz con­fe­sa­ron es­tar dis­pues­tos a te­ner fa­mi­lia nu­me­ro­sa. Ana Ro­drí­guez son­reía co­mo agra­de­ci­da al ru­mor que en­la­za a Bono con Ma­ri­na Dan­ko: “Me ale­gra­ría por Pepe”. Chenoa si­gue sus­pi­ran­do por Alain Cor­ne­jo y Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va exal­tan­do a Gon­za­lo Vargas Llo­sa.

Chu­rras y me­ri­nas en au­tén­ti­ca mez­co­lan­za o pae­lla acer­ca­do­ra de Car­men Cal­vo con Ber­han­yer o los ni­ños de Rap­hael, to­dos fro­tán­do­se las ma­nos con es­ta plu­ra­li­dad igua­la­do­ra de una Ma­ría Zu­ri­ta afa­ble y an­fi­trio­na na­da dis­cri­mi­na­do­ra, co­mo hi­zo no­tar la siem­pre apa­ci­ble Patricia Ra­to an­te la ter­nu­ra de Ol­ga Vi­za. Zu­ri­ta no hi­zo dis­tin­gos, al­go ma­ma­do de su se­ño­ra ma­dre, siem­pre tan ocu­rren­te, y de su tío don Juan Car­los. Re­sul­tan un par de cas­ti­zos, en eso na­die los ga­na.

Ca­ye­ta­na Gui­llén Cuer­vo con su ma­ri­do, Omar Ayas­hi

Cris­ti­na Tá­rre­ga con Ángel Vi­lla­mor y Fio­na Fe­rrer

Pas­to­ra Ve­ga y Juan Ri­bó

La in­fan­ta Ele­na con sus hi­jos

Je­sús Váz­quez con su ma­ri­do, Ro­ber­to Cor­tés

Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va

Laura Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.