“El mun­do es ca­da vez más egoís­ta”

JO­SÉ MA­RÍA POU AC­TOR Y DI­REC­TOR DE TEA­TRO

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

Jo­sé Ma­ría Pou (Mo­llet del Va­llés, Bar­ce­lo­na, 1944) es uno de nues­tros me­jo­res ac­to­res. Lle­va más de 40 años subido a un es­ce­na­rio y úl­ti­ma­men­te tam­bién se ha pa­sa­do a la ges­tión di­ri­gien­do dos gran­des tea­tros: uno en Bar­ce­lo­na y otro en Ma­drid. Es­te año es­tá de gi­ra con ‘Lla­ma un ins­pec­tor’, un dra­ma po­li­cia­co con la sem­pi­ter­na lu­cha de cla­ses co­mo tras­fon­do. Su ac­tua­ción es me­mo­ra­ble.

En Lla­ma un ins­pec­tor di­ri­ge e in­ter­pre­ta a la vez. ¿Có­mo lo ha­ce?

Es al­go es­qui­zoi­de, pe­ro no es im­po­si­ble. Ade­más, an­ti­gua­men­te en el tea­tro so­lían di­ri­gir la fun­ción los pri­me­ros ac­to­res.

¿Có­mo se co­rri­ge a us­ted mis­mo? ¿Se gra­ba pa­ra lue­go ver­se en ca­sa?

No, no. Des­pués de los en­sa­yos, cuan­do lle­go a ca­sa, cie­rro los ojos y re­pa­so mi­nu­to a mi­nu­to to­do lo su­ce­di­do. Y al día si­guien­te co­rri­jo los erro­res que he vis­to.

Es­ta pa­re­ce una sim­ple obra po­li­cia­ca, pe­ro tie­ne un tras­fon­do po­lí­ti­co enor­me...

Es in­creí­ble que en su mo­men­to pa­sa­ra la cen­su­ra del fran­quis­mo. Es una fun­ción de de­nun­cia so­cial, pu­ro tea­tro com­ba­ti­vo.

Es­tá es­cri­ta en 1945 y am­bien­ta­da jus­to an­tes de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial, pe­ro con­mue­ve su ex­tra­or­di­na­ria vi­gen­cia.

Sí, pa­re­ce es­cri­ta aho­ra mis­mo. Por eso cuan­do la re­leí una no­che me di cuen­ta de que ha­bía que re­pre­sen­tar­la ya.

¿No he­mos apren­di­do na­da en 100 años?

Ca­si es­ta­mos yen­do ha­cia atrás. Ha ha­bi­do un pro­gre­so tec­no­ló­gi­co enor­me, pe­ro a ni­vel de re­la­cio­nes hu­ma­nas, de mo­ral, de jus­ti­cia so­cial, de so­li­da­ri­dad, no he­mos cam­bia­do ab­so­lu­ta­men­te na­da. Es­ta­mos en un mun­do ca­da vez más egoís­ta.

¿La cri­sis eco­nó­mi­ca ac­tual es cul­pa de una cri­sis pre­via de va­lo­res?

To­tal­men­te. Los hi­jos de pu­ta que nos han lle­va­do a es­ta si­tua­ción son gen­te sin mo­ral. Ha que­da­do de­mos­tra­do que el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je no fun­cio­na. Ade­más, la pro­pia tec­no­lo­gía ha fa­ci­li­ta­do que una so­la per­so­na apre­tan­do un bo­tón des­de un des­pa­cho pue­da de­ci­dir el des­tino de mi­les de mi­llo­nes en to­do el mun­do...

¿So­mos víc­ti­mas de nues­tro desa­rro­llo?

Sí, el avan­ce que ha su­pues­to la in­for­má­ti­ca ha si­do tan gran­de, y en tan po­co tiem­po, que no he­mos sa­bi­do di­ge­rir­lo. Se nos ha ido un po­co de las ma­nos por ex­ce­si­va con­fian­za. Ha ha­bi­do unos de­lin­cuen­tes que se han apro­ve­cha­do de la fa­ci­li­dad pa­ra de­lin­quir que ofre­cían los ade­lan­tos in­for­má­ti­cos.

¿Y có­mo po­de­mos sa­lir de es­ta si­tua­ción?

Re­pen­san­do el mo­de­lo. Creo que es­ta­mos al fi­nal de un ci­clo y que to­do es­to nos lle­va­rá a un nue­vo mo­de­lo de so­cie­dad.

¿El tea­tro pue­de con­tri­buir a que apa­rez­ca ese nue­vo mo­de­lo de so­cie­dad?

Sí. El tea­tro ayu­da a la gen­te a ha­llar res­pues­tas y en ese sen­ti­do pue­de ayu­dar a en­con­trar el ca­mino co­rrec­to.

¿Qué le pa­re­ce que los to­ros des­apa­rez­can de Ca­ta­lu­ña?

Es­toy en con­tra de la prohi­bi­ción, pe­ro no soy un gran afi­cio­na­do a los to­ros. Las co­rri­das tie­nen al­go de an­ces­tral, son una tra­di­ción his­tó­ri­ca. Es tris­te, in­jus­to y au­to­ri­ta­rio que en Ca­ta­lu­ña no va­ya a ha­ber más co­rri­das. Ten­go la es­pe­ran­za de que esa de­ci­sión no sea de­fi­ni­ti­va.

Di­ri­ge un tea­tro en Bar­ce­lo­na y otro en Ma­drid. ¿So­mos tan di­fe­ren­tes co­mo nos quie­ren ha­cer creer?

En ab­so­lu­to. El ori­gen de esa ri­va­li­dad es­tá en la po­lí­ti­ca y en el fút­bol. Más allá de eso, los ma­dri­le­ños y los ca­ta­la­nes se en­tien­den per­fec­ta­men­te. Lo que es­tá pa­san­do es con­se­cuen­cia de los na­cio­na­lis­mos, que son ne­fas­tos por ex­clu­yen­tes. Hay una ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos que ha ju­ga­do de­ma­sia­do a la li­ge­ra con es­tas co­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.