La tras­tien­da fi­nan­cie­ra de la Ca­sa de Al­ba

La du­que­sa de Al­ba man­tie­ne los be­ne­fi­cios de sus prin­ci­pa­les em­pre­sas gra­cias a las sub­ven­cio­nes agrí­co­las que se em­bol­sa. Esas em­pre­sas ali­men­tan con do­na­cio­nes a la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba y gra­cias a ello de­jan de pa­gar una im­por­tan­te can­ti­dad en im­pue

Tiempo - - PORTADA - POR JAVIER OTE­RO jo­te­ro.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

So­bre la bo­da de Ca­ye­ta­na Fitz-Ja­mes Stuart, du­que­sa de Al­ba, con Al­fon­so Díez Ca­ra­ban­tes han pla­nea­do mu­chas du­das so­bre el fu­tu­ro del pa­tri­mo­nio de la Ca­sa de Al­ba, que se re­sol­vió con el re­par­to de sus bie­nes en­tre sus hi­jos. Aho­ra, al­gu­na de sus prin­ci­pa­les so­cie­da­des ex­pe­ri­men­ta pro­ble­mas de li­qui­dez de­bi­do a que sus in­gre­sos co­rrien­tes no son su­fi­cien­tes pa­ra pa­gar sus prin­ci­pa­les pa­gos a cor­to pla­zo. Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo, el hi­jo me­nor de la du­que­sa, tam­bién lo ha con­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te ha­ce po­cas fe­chas. Por ello, los Al­ba de­ben afron­tar nue­vas ini­cia­ti­vas pa­ra con­se­guir más in­gre­sos.

Ya han ad­mi­ti­do que ten­drán que mo­ver pa­tri­mo­nio y aca­ban de ins­cri­bir la mar­ca Ca­sa de Al­ba en el re­gis­tro de la Ofi­ci­na Es­pa­ño­la de Pa­ten­tes y Mar­cas (OEPM) pa­ra to­do ti­po de pro­duc­tos, des­de vi­nos a de­ter­gen­tes. Una mar­ca que, cu­rio­sa­men­te, em­pie­za a te­ner vi­gor a par­tir del día de la bo­da de la du­que­sa Ca­ye­ta­na con su no­vio, Al­fon­so Díez Ca­ra­ban­tes.

Las em­pre­sas de la Ca­sa de Al­ba to­da­vía dan di­ne­ro, pe­ro me­nos que ha­ce unos años. To­das han si­do re­par­ti­das en­tre sus hi­jos y su pri­mo­gé­ni­to Car­los se ha­rá car­go de la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba a la muer­te de su ma­dre. El be­ne­fi­cio de es­tas em­pre­sas en el úl­ti­mo ejer­ci­cio del que se tie­nen da­tos (2009) al­can­za los 2.115.000 eu­ros, mien­tras que las pér­di­das de otras em­pre­sas de la fa­mi­lia lle­gan a los 315.000 eu­ros. Aunque no se tra­ta de un gru­po con­so­li­da­do, si se res­tan las pér­di­das a los be­ne­fi­cios el re­sul­ta­do es de unos 1,8 mi­llo­nes de eu­ros. El pa­no­ra­ma era di­fe­ren­te ha­ce cin­co años. En el ejer­ci­cio 2006 el re­sul­ta­do de es­tas mis­mas cuen­tas ofre­cía be­ne­fi­cios a la fa­mi­lia de unos cin­co mi­llo­nes de eu­ros.

Si an­tes la ma­yor par­te de es­tos be­ne­fi­cios la pro­ta­go­ni­za­ba su em­pre­sa de car­te­ra, In­ver­sio­nes Prin­ce­sa, que lle­gó a te­ner un re­sul­ta­do anual de seis mi­llo­nes de eu­ros ha­ce cin­co años, aho­ra es­ta so­cie­dad so­lo ha con­se­gui­do unos re­sul­ta­dos de 866.187 eu­ros de­bi­do a sus in­ver­sio­nes en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. En­tre sus em­pre­sas agrí­co­las des­ta­can Eu­roex­plo­ta­cio­nes Agra­rias y Eu­ro­téc­ni­ca Agra­ria, que ob­tie­nen be­ne­fi­cios de 533.000 y 685.000 eu­ros res­pec­ti­va­men­te. Am­bas son las des­ti­na­ta­rias de cuan­tio­sas sub­ven­cio­nes agrí­co­las, que su­man en­tre las dos 2,8 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. En el ca­so de Eu­ro­téc­ni­ca Agra­ria, los 1,6 mi­llo­nes de eu­ros que re­ci­be de sub­ven­ción ca­si igua­lan los 1,8 mi­llo­nes de eu­ros que in­gre­sa por las ven­tas de sus pro­duc­tos. Ha­ce po­cos años, las sub­ven­cio­nes de es­tas em­pre­sas so­lo su­po­nían apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de lo que ga­na­ban con la ven­ta de sus co­se­chas.

Así que, hoy en día, si las ayu­das des­apa­re­cie­ran, es muy po­si­ble que las gran­des em­pre­sas agrí­co­las de la du­que­sa de Al­ba su­frie­ran fuer­tes pér­di­das, al des­apa­re­cer ca­si la mi­tad de sus in­gre­sos to­ta­les. Con ello se re­sen­ti­ría tam­bién el flu­jo fi­nan­cie­ro que ca­na­li­zan ha­cia la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba. No en balde, las cuen­tas de una de sus so­cie­da­des lo ano­tan en­tre los ries­gos a los que se en­fren­ta: “Hay que te­ner en cuen­ta la in­cer­ti­dum­bre por la fu­tu­ra evo­lu­ción de las sub­ven­cio­nes de la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea”, se­ña­la la me­mo­ria de la em­pre­sa Eu­roex­plo­ta­cio­nes Agra­rias. Efec­ti­va­men­te, la Unión Eu­ro­pea tie­ne en mar­cha una re­for­ma de su Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún (PAC) que pue­de eli­mi­nar o re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te las sub­ven­cio­nes a los gran­des te­rra­te­nien­tes co­mo la du­que­sa de Al­ba. Las lí­neas ge­ne­ra­les en las que se avan­za pre­ten­den que so­lo co­bren las ayu­das quie­nes tie­nen a la agri­cul­tu­ra co­mo

una par­te im­por­tan­te de sus in­gre­sos y, por otro la­do, li­mi­tar los sub­si­dios por en­ci­ma de cier­tas can­ti­da­des, con lo que los gran­des te­rra­te­nien­tes po­drían de­jar de per­ci­bir gran­des su­mas. El to­tal de las sub­ven­cio­nes agrí­co­las que co­se­chan sus em­pre­sas al­can­zó ca­si los cua­tro mi­llo­nes de eu­ros en 2009. Eu­roex­plo­ta­cio­nes Agra­rias, ade­más, in­gre­sa 1,1 mi­llo­nes de eu­ros por arren­da­mien­tos.

Do­na­cio­nes y des­gra­va­cio­nes.

To­do el gru­po de em­pre­sas de la fa­mi­lia, cu­yas cuen­tas fir­ma de su pu­ño y le­tra aún la du­que­sa, apor­tan re­li­gio­sa­men­te fon­dos con for­ma de do­na­cio­nes a la Fun­da­ción Ca­sa de Al­ba. En 2009, por ejem­plo, es­tas do­na­cio­nes su­ma­ron más de un mi­llón de eu­ros. La so­cie­dad Eu­roex­plo­ta­cio­nes Agra­rias fue la más ge­ne­ro­sa, ya que apor­tó 747.000 eu­ros a la fun­da­ción. Por es­tas do­na­cio­nes, las em­pre­sas pue­den des­gra­var­se el 35% de sus im­pues­tos con un lí­mi­te del 10% de su base im­po­ni­ble. Es de­cir, por ca­da mi­llón de eu­ros que do­nen a su pro­pia fun­da­ción ca­da año pue­den aho­rrar­se has­ta 350.000 eu­ros en im­pues­tos. En el ejer­ci­cio 2009 los Al­ba se aho­rra­ron gra­cias a es­te sis­te­ma 160.000 eu­ros en im­pues­tos. Co­mo tie­nen 10 años pa­ra rea­li­zar las de­duc­cio­nes de ca­da una de las do­na­cio­nes que rea­li­zan, el gru­po de em­pre­sas acu­mu­la a día de hoy un to­tal de 678.000 eu­ros pen­dien­tes en im­pues­tos que se pue­den aho­rrar en los pró­xi­mos años (ya que no lo han apli­ca­do has­ta aho­ra) más lo que pue­da se­guir su­man­do por nue­vas do­na­cio­nes.

Su es­plén­di­do pa­tri­mo­nio con­vier­te a la du­que­sa de Al­ba en una de las ma­yo­res for­tu­nas del país, aunque sea di­fí­cil cal­cu­lar la mis­ma. Aun así, las di­fi­cul­ta­des de li­qui­dez aflo­ran en la em­pre­sa Eu­ro­téc­ni­ca Agra­ria, la úni­ca que tie­ne una sal­ve­dad en su au­di­to­ría. En ella, el auditor ad­vier­te que el ac­ti­vo co­rrien­te es in­fe­rior al pa­si­vo co­rrien­te de­bi­do a la fi­nan­cia­ción de las fuer­tes in­ver­sio­nes en los úl­ti­mos años. Es de­cir, que los in­gre­sos en la ca­ja de la em­pre­sa no lle­gan pa­ra pa­gar las deu­das con los ban­cos.

No obs­tan­te, el auditor ad­mi­te que es­tos pro­ble­mas no pa­re­ce que va­yan a afec­tar a la sol­ven­cia de la em­pre­sa, de­bi­do a su gran pa­tri­mo­nio, “aunque pue­da in­ci­dir ne­ga­ti­va­men­te en la li­qui­dez a cor­to”. Co­mo di­jo Ca­ye­tano Mar­tí­nez de Iru­jo, pue­de que la Ca­sa de Al­ba ten­ga que ven­der al­gún pa­tri­mo­nio. Los pro­ble­mas de li­qui­dez en es­ta em­pre­sa se pro­du­cen a pe­sar de ser la úni­ca que co­bró di­vi­den­dos por su par­ti­ci­pa­ción en In­ver­sio­nes Prin­ce­sa, la so­cie­dad de car­te­ra. Los di­vi­den­dos fue­ron de 460.000 eu­ros.

Las so­cie­da­des de la du­que­sa su­man unos ac­ti­vos en sus li­bros por va­lor de unos 57 mi­llo­nes de eu­ros. Pe­ro es­tas em­pre­sas va­len mu­cho más. Dos ope- ra­cio­nes in­ter­nas de com­pra de un pe­que­ño por­cen­ta­je de par­ti­ci­pa­cio­nes a uno de sus ac­cio­nis­tas, re­ve­la­da en sus cuen­tas, po­ne al des­cu­bier­to que la va­lo­ra­ción que ha­ce a es­tos efec­tos la fa­mi­lia so­lo de Eu­roex­plo­ta­cio­nes Agra­rias es de unos 88 mi­llo­nes de eu­ros, mien­tras que Agral­sa val­dría 57 mi­llo­nes. El va­lor de am­bas su­ma­ría 145 mi­llo­nes de eu­ros. Se tra­ta úni­ca­men­te de dos de las prin­ci­pa­les so­cie­da­des de la fa­mi­lia, con lo que el va­lor de to­das, se­gún esa ope­ra­ción, ron­da­ría los 400 mi­llo­nes de eu­ros.

Bue­na par­te de los bie­nes de la Ca­sa de Al­ba no es­tán a nom­bre de la du­que­sa o de sus hi­jos. Por ellos no pa­ga­rán el re­su­ci­ta­do im­pues­to de pa­tri­mo­nio. Apar­te de los que es­tán en ma­nos de la Fun­da­ción, si los bie­nes se agru­pan en so­cie­da­des pa­tri­mo­nia­les, es­tas em­pre­sas pa­gan al­go más en im­pues­tos (el 40%) que lo que se ha­ce por el de so­cie­da­des (el 30%). Por ejem­plo, In­ver­sio­nes Prin­ce­sa tri­bu­tó unos años por ré­gi­men de so­cie­dad pa­tri­mo­nial y otros por im­pues­to de so­cie­da­des, es de­cir, a ve­ces con­si­gue es­ca­par de pa­gar más.

Qui­zá de­bi­do a los apu­ros de li­qui­dez y al ho­ri­zon­te de po­si­ble pér­di­da de las sub­ven­cio­nes agrí­co­las, ade­más de re­gis­trar la mar­ca Ca­sa de Al­ba, la du­que­sa ha co­men­za­do a in­ver­tir en otros ne­go­cios, co­mo la ener­gía fo­to­vol­tai­ca. Pe­ro no le va bien. Unos cam­bios en las re­glas del jue­go del sec­tor rea­li­za­dos por el Go­bierno com­pro­me­ten la ren­ta­bi­li­dad de su in­ver­sión a tra­vés de la so­cie­dad Clean and Green Energy, rea­li­za­da me-

dian­te su so­cie­dad de car­te­ra, In­ver­sio­nes Prin­ce­sa. Su hi­jo Jai­me tam­bién tu­vo que ce­rrar la em­pre­sa Ci­ne­gé­ti­ca del Es­la, due­ña de una gran­ja de fai­sa­nes en una fin­ca de 500 hec­tá­reas en Za­mo­ra. Tam­bién pien­san en co­brar por vi­si­tas o ex­po­si­cio­nes. La ex­po­si­ción so­bre sus te­so­ros ar­tís­ti­cos en Se­vi­lla tu­vo 144.000 vi­si­tan­tes. Si in­gre­sa­ran seis eu­ros por ca­da uno...

Pa­tri­mo­nio mil­mi­llo­na­rio.

Siem­pre que­da­rá el in­men­so pa­tri­mo­nio de los Al­ba. Ade­más de sus em­pre­sas, so­lo el va­lor de sus tie­rras (se sue­le ha­blar de 34.000 hec­tá­reas) pue­de ron­dar los 400 mi­llo­nes de eu­ros. El pa­la­cio de Li­ria, el más em­ble­má­ti­co de to­dos, con 3.500 me­tros cua­dra­dos, val­dría so­lo al pre­cio me­dio del me­tro cua­dra­do de la vi­vien­da en es­ta ca­pi­tal 21 mi­llo­nes de eu­ros. El te­rreno que ocu­pa con sus jar­di­nes, 28.000 me­tros, su­ma­ría otros 20 mi­llo­nes al pre­cio me­dio del sue­lo. Por no ha­blar de sus obras de ar­te, de va­lor in­cal­cu­la­ble. Uno de sus cua­dros, el re­tra­to de la an­te­pa­sa­da de la du­que­sa que pin­tó Go­ya, se pue­de com­pa­rar con el de la con­de­sa de Chin­chón, por el que el Es­ta­do pa­gó 24 mi­llo­nes de eu­ros ha­ce on­ce años. Los 1.400 lien­zos que hay en el pa­la­cio de Due­ñas en Se­vi­lla lle­na­ron 62 pá­gi­nas del Bo­le­tín Ofi­cial del Es­ta­do cuan­do fue­ron de­cla­ra­dos Bien de In­te­rés Cul­tu­ral... ¿Cuál es el pa­tri­mo­nio de la Ca­sa de Al­ba? Mil­mi­llo­na­rio, se­gu­ro. Lo que no se sa­be es si, tras re­par­tir­lo en­tre sus hi­jos, se­gui­rá sien­do tan gran­de.

Ma­ri­do y mu­jer. Ca­ye­ta­na de Al­ba y Al­fon­so Díez du­ran­te la ce­re­mo­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.