Una ci­fra má­gi­ca o qui­zá in­quie­tan­te

Ru­bal­ca­ba no hu­bie­ra si­do can­di­da­to del PSOE si lle­ga a ima­gi­nar que Za­pa­te­ro de­ci­di­ría re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. Cuan­do lo su­po si­guió ade­lan­te “por­que ya era tar­de”.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RIVASÉS di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

john may­nard key­nes, idea­li­za­do aho­ra por tan­tos so­cia­lis­tas y no so­cia­lis­tas, di­ría que el fra­ca­so de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro “es un in­for­tu­nio tan­to pa­ra sus ad­ver­sa­rios co­mo pa­ra sus par­ti­da­rios”. El economista bri­tá­ni­co, más ci­ta­do que leí­do y to­da­vía me­nos en­ten­di­do, es­cri­bió eso de An­drew Bo­nar Law (1858-1923), breve pri­mer mi­nis­tro con­ser­va­dor del Reino Uni­do en­tre 1922 y 1923. Key­nes fue im­pla­ca­ble con él, has­ta que Bo­nar Law tu­vo que de­jar el Go­bierno, en ma­yo de 1923, aque­ja­do de un cán­cer avan­za­do, del que ya no se re­cu­pe­ra­ría y fa­lle­ce­ría en oc­tu­bre de ese mis­mo año. “Ja­más hu­bo una men­te más re­suel­ta -in­sis­tía Key­nes-a mo­ver­se en la su­per­fi­cie de las co­sas”. Mu­chos años des­pués, en Es­pa­ña, bas­tan­tes -so­cia­lis­tas in­clui­dos-pien­san al­go pa­re­ci­do del to­da­vía in­qui­lino de La Mon­cloa. Aho­ra, al fi­nal de su era, Za­pa­te­ro les pa­re­ce “un in­for­tu­nio” a sus par­ti­da­rios, que creen que les ha con­du­ci­do a una es­pe­cie de agu­je­ro ne­gro elec­to­ral del que no sa­ben có­mo sal­drán. Lo mis­mo opi­nan sus ad­ver­sa­rios, so­bre to­do del PP, que em­pie­zan a com­pren­der que si lle­gan al Go­bierno se­rá en­ton­ces cuan­do em­pie­ce lo di­fí­cil. Ma­riano Ra­joy ya lo sa­be, ex­pli­ca un em­pre­sa­rios de esos -que los hay-que to­da­vía sim­pa­ti­zan con Za­pa­te­ro. “El me­jor pues­to de to­dos -aña­de-es el de je­fe de la opo­si­ción. Es­tás en to­do, tie­nes bas­tan­te in­fluen­cia y nin­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad”. Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba pue­de lle­gar pron­to a la mis­ma con­clu­sión, apun­tan al­gu­nos en el PSOE.

Uno de los teó­ri­cos mi­nis­tra­bles del PP fue el pri­me­ro en de­cir­lo ha­ce unos me­ses: “La cri­sis se lle­va­rá por de­lan­te a es­te Go­bierno -del PSOE-y al si­guien­te -del PP-”. Aho­ra re­pi­ten esa can­ti­ne­la los so­cia­lis­tas co­mo bál­sa­mo an­te una de­rro­ta anun­cia­da y tam­bién co­mo es­pe­ran­za pa­ra el fu­tu­ro. Za­pa­te­ro, sin em­bar­go, en uno de sus adio­ses, in­ten­ta reivin­di­car­se a sí mis­mo con su par­ti­cu­lar “el fu­tu­ro me da­rá la ra­zón”. Al­go así co­mo un re­me­do del fa­mo­so ale­ga­to de Fi­del Cas­tro, “la His­to­ria me ab­sol­ve­rá”, en su au­to­de­fen­sa en el jui­cio en su con­tra el 16 de oc­tu­bre de 1953, por su par­ti­ci­pa­ción en los asal­tos a los cuar­te­les de Mon­ca­da y Car­los Ma­nuel Cés­pe­des en San­tia­go de Cu­ba y Ba­ya­mo el 26 de ju­lio de ese año. Es el op­ti­mis­mo an­tro­po­ló­gi­co de Za­pa­te­ro has­ta el fi­nal en es­ta­do pu­ro. Muy po­cos, ca­si na­die fue­ra de su círcu­lo más pró­xi­mo, con­fían en que Za­pa­te­ro sea po­co más que un pie de pá­gi­na en la his­to­ria de los pre­si­den­tes de Go­bierno es­pa­ño­les.

El to­da­vía se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE defiende que hi­zo lo que te­nía que ha­cer pa­ra evi­tar el des­ca­la­bro fi­nal de la eco­no­mía es­pa­ño­la, es de­cir, que Es­pa­ña fue­ra in­ter­ve­ni­da por la Unión Eu­ro­pea, co­mo Gre­cia, Ir­lan­da y Por­tu­gal. Su ad­ver­sa­rios re­pli­can que an­tes ha­bía si­do el pro­pio Za­pa­te­ro quien co­lo­có a Es­pa­ña al bor­de del pre­ci­pi­cio por sus erro­res y por sus con­ti­nua­das ale­grías eco­nó­mi­cas. Los va­ra­pa­los ca­da vez se ex­tien­den más has­ta Pe­dro Sol­bes: “Él sí sa­bía lo que ocu­rría”, ale­gan.

La úl­ti­ma clau­di­ca­ción de Za­pa­te­ro, que con­fun­dió in­clu­so a Ru­bal­ca­ba, lle­gó el fin de se­ma­na del 20 y el 21 de agos­to. El pre­si­den­te -al fi­nal to­do se sa­be-re­ci­bió, co­mo tam­bién le ocu­rrió al ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni, un uca­se de­fi­ni­ti­vo de la UE, vía Ban­co Cen­tral Europeo, que le con­mi­na­ba pa­ra que die­ra otro vo­lan­ta­zo pa­ra en­de­re­zar el rum­bo y cal­mar a los mer­ca­dos. En­ton­ces, Za­pa­te­ro, “en la su­per­fi­cie de las co­sas”, di­ría Key­nes, pen­só que su me­jor op­ción era re­for­mar por la vía de ur­gen­cia la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el dé­fi­cit. Lo pac­tó con Ra­joy y so­lo en­ton­ces con­si­guió con­ven­cer a un con­tra­ria­do Ru­bal­ca­ba, que qui­so ti­rar la toa­lla, pe­ro que tam­bién sa­bía que ya no po­día. “Si lo sé no ven­go -acep­tó-, pe­ro ya es muy tar­de”, cuen­tan que di­jo.

La con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca del PSOE de­bía mar­car un pun­to de in­fle­xión en la pre­cam­pa­ña so­cia­lis­ta. Sin em­bar­go, tan so­lo que­da el gol­pe de efec­to de la apa­ri­ción de Felipe Gon­zá­lez y su re­cuer­do de que en 1996 las en­cues­tas tam­bién le da­ban al PP 14 pun­tos de ven­ta­ja y lue­go ca­si hu­bo em­pa­te. La His­to­ria, sin em­bar­go, no se re­pi­te en tan­tas oca­sio­nes. Ca­si 100.000 pa­ra­dos más en sep­tiem­bre son un gol­pe de­ma­sia­do du­ro pa­ra to­dos y pa­ra un Ru­bal­ca­ba que, ade­más, ha te­ni­do que me­dio rec­ti­fi­car sus pro­pias pa­la­bras. Lo ha he­cho con su ha­bi­li­dad ha­bi­tual, pe­ro ha­bló de más gas­to, y co­mo Es­pa­ña no pue­de gas­tar más y se lo han re­cri­mi­na­do, ha te­ni­do que acla­rar que se re­fe­ría a Ale­ma­nia y a la po­si­bi­li­dad de que hi­cie­ra de lo­co­mo­to­ra de Eu­ro­pa.

El desáni­mo, pues, cun­de en­tre las fi­las so­cia­lis­tas. Bono, que no ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra, pre­vie­ne con­tra “la in­fle­xión de la ca­lle” el día des­pués,

el 21-N. Es una hi­pó­te­sis, pe­ro aho­ra don­de más am­bien­te de bron­ca hay es en Bar­ce­lo­na. Tam­bién es don­de más ade­lan­ta­da va la “con­so­li­da­ción fis­cal”, tec­ni­cis­mo que sig­ni­fi­ca me­nos gas­to pú­bli­co. Mas-Co­lell, el con­se­ller de eco­no­mía de Ca­ta­lu­ña, ha anun­cia­do el fin del “gra­tis to­tal” de mu­chas pres­ta­cio­nes y los so­cia­lis­tas, que pien­san en el día des­pués, los jó­ve­nes que al­gún día he­re­da­rán el PSOE, ha­cen cálcu­los. Al­gu­nos son tre­men­dos. Es­pe­ran la de­rro­ta, pe­ro su gran te­mor -cuen­tan-es que los po­pu­la­res ro­cen los 3/5 del Con­gre­so, 210 dipu­tados. Es una ma­yo­ría re­mo­ta, pe­ro po­si­ble con al­gu­nas alian­zas, y le da­ría al PP la lla­ve pa­ra ca­si to­do, co­mo, por ejem­plo, la re­no­va­ción a su an­to­jo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, y pa­ra mu­chas co­sas más. El PSOE de Felipe Gon­zá­lez es­tu­vo a 8 es­ca­ños de esa ci­fra, má­gi­ca o in­quie­tan­te, en 1982 y al­gu­nos ven aho­ra un cli­ma de cam­bio si­mi­lar. Ru­bal­ca­ba lo des­car­ta, pe­ro lo ha pen­sa­do y lo ha oí­do. Sus po­si­bles su­ce­so­res más le­tra­dos, que sí han leí­do a Key­nes, han da­do la voz de alar­ma. Tam­bién co­no­cen a Po

pper y con­fían en que el fu­tu­ro no es­tá es­cri­to. Ra­joy to­da­vía no ha ga­na­do.

Cálcu­los. Ru­bal­ca­ba

des­car­ta que el PP lle­gue a los 210 dipu­tados aunque lo ha pen­sa­do y lo ha oí­do, y Za­pa­te­ro

pien­sa que ha he­cho lo que te­nía

que ha­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.