Sál­ven­nos

Tiempo - - ZOOM -

Hay que leer de to­do y a una le lle­gan al bu­zón de co­rreo las co­sas más va­rio­pin­tas. Es­ta, por ejem­plo: la pren­sa gay ha ele­gi­do el pro­gra­ma de di­vul­ga­ción cul­tu­ral Sál­va­me, de ya sa­ben qué ca­de­na, co­mo el más gay de to­da la pro­gra­ma­ción te­le­vi­si­va es­pa­ño­la. Me pre­gun­to por qué. ¿Son gays los in­ter­vi­nien­tes? No ne­ce­sa­ria­men­te, apar­te del pre­sen­ta­dor, el bueno de Bob Hos­kins Javier Váz­quez, que sa­lió del ar­ma­rio ha­ce años. ¿Se ha­bla de ho­mo­se­xua­li­dad? ¿Sa­len chi­cos en cal­zon­ci­llos? Tam­po­co es co­rrien­te. La úni­ca ex­pli­ca­ción que le en­cuen­tro es que los gays, o me­jor di­cho al­gu­nos gays, con­si­de­ran que el ma­ri­co­ti­lleo ba­rrio­ba­je­ro es una de sus se­ñas de iden­ti­dad. Pues muy bien. Lue­go que­rrán que les to­men en se­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.