Pri­mer pre­mio No­bel a un muer­to

Tiempo - - ZOOM -

El No­bel de Me­di­ci­na-Fi­sio­lo­gía 2011 re­ca­yó, con muy buen cri­te­rio del ju­ra­do, en tres cien­tí­fi­cos que han con­tri­bui­do co­mo po­cos a des­ve­lar los se­cre­tos del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio: el fran­cés Ju­les A. Hoff­mann, el es­ta­dou­ni­den­se Bry­ce A. Beutler y el ca­na­dien­se Ralph M. Stein­man. Pe­ro, al anun­ciar el ga­lar­dón, la Fun­da­ción No­bel se en­con­tró con la des­agra­da­ble sor­pre­sa de que es­te úl­ti­mo ha­bía fa­lle­ci­do po­cos días an­tes. Na­die se ha­bía en­te­ra­do. las nor­mas de la Fun­da­ción es­ta­ble­cen que no se pue­de pre­miar a un muer­to (de ser así, ¿có­mo ne­gar­le el ga­lar­dón a Ga­li­leo, a Pi­tá­go­ras o a Cer­van­tes?), pe­ro pron­to que­dó cla­ro que el No­bel se da cuan­do se de­ci­de, no cuan­do se anun­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.