Es­cue­la de si­re­nas

Tiempo - - ZOOM -

una mo­de­lo es un sol­da­do. Lu­cha por una pa­tria: la per­fec­ción (o la irrea­li­dad) de su cuer­po. Pe­ro una mo­de­lo es tam­bién una fe­roz pe­ni­ten­te. Pe­lea con­tra sí mis­ma pa­ra glo­ri­fi­car su pro­pia per­so­na y pa­ra ido­la­trar un con­jun­to de pren­das y cos­tu­ras. En esa lu­cha ape­nas hay es­pa­cio pa­ra la ma­gia de la es­pon­ta­nei­dad y pa­ra los arre­ba­tos sen­ti­men­ta­les, pues un des­fi­le de mo­da de­be re­sul­tar un alar­de de dis­ci­pli­na, de or­den, de ri­gor, de rit­mo, de es­ti­li­za­ción, de ca­den­cia mar­cial. El eté­reo mag­ne­tis­mo de las pa­sa­re­las es el cos­to­so vás­ta­go de un en­tre­na­mien­to ar­duo, ma­niá­ti­co, vir­tual­men­te cas­tren­se. La Pa­ris Fas­hion Week no es una ex­cep­ción. La me­ra re­so­nan­cia de su nom­bre, im­po­nen­te y no­bi­lí­si­mo, ya in­du­ce a las mo­de­los a po­ner­se fir­mes y er­gui­das. La ca­sa Cha­nel, un­gi­da por la ins­pi­ra­ción y por la ca­ri­cia de Karl Lagerfeld, pre­sen­tó en la úl­ti­ma edi­ción de la ci­ta pa­ri­si­na su co­lec­ción pa­ra el pró­xi­mo ve­rano. Te­ji­dos que año­ran el mar y que sus­pi­ran por sus pro­fun­di­da­des de co­ra­les y al­gas. Di­se­ños pla­tea­dos y azu­les pa­ra una mu­jer que de­be mos­trar la so­li­dez de un an­cla y la gra­ci­li­dad de una si­re­na. Un ideal es­té­ti­co que idea­li­za y sa­cra­li­za la anato­mía hu­ma­na por­que an­tes la cas­ti­ga y la so­me­te de un mo­do ca­si in­hu­mano. Pe­ro, ¿acaso la be­lle­za no es más fru­to del do­lor que del pla­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.