El Chin­cho­rro

No pe­gó en to­da su vi­da un pa­lo al agua, pe­ro vi­vió in­ten­sa­men­te. Por su pa­ren­tes­co po­lí­ti­co con los po­de­res más re­pre­sen­ta­ti­vos de aque­lla Viz­ca­ya, se per­mi­tía lu­jos im­po­si­bles pa­ra otros.

Tiempo - - ZOOM -

fue el más rá­pi­do e in­ge­nio­so de su ge­ne­ra­ción. Le lla­ma­ban Chin­cho­rro por su pe­que­ñez fí­si­ca. De Las Are­nas de Gue­cho. En Ma­drid to­ma­ba una co­pa con un ami­go y pai­sano en la vie­ja marisquería El aguilucho, si­ta en la es­qui­na de Clau­dio Coe­llo con Her­mo­si­lla. Pri­ma­ve­ra al­ta. En­tró de gol­pe, co­mo una diosa, una ru­bia es­pec­ta­cu­lar. El ami­go de Chin­cho­rro hi­zo un co­men­ta­rio co­mún: “ Chin­cho­rro, me gus­tan to­das las mu­je­res me­nos la mía”. Y Chin­cho­rro asin­tió: “Me pa­sa lo mis­mo que a ti. Me gus­tan to­das las mu­je­res me­nos la tu­ya”. Chin­cho­rro era muy ba­ji­to, pe­ro co­ro­na­ba su cuer­po una enor­me ca­be­zo­ta. En San Juan de Luz, la be­llí­si­ma lo­ca­li­dad vas­co­fran­ce­sa, ha­bían inau­gu­ra­do un kar­ting, es de­cir, un cir­cui­to pa­ra karts, que aho­ra no lla­man la aten­ción, pe­ro aquel era el pri­me­ro. Has­ta San Juan de Luz via­jó un gru­po de ami­gos de Gue­cho pa­ra ha­cer ca­rre­ras de karts. Era obli­ga­to­rio el cas­co. Y la en­car­ga­da del ne­go­cio no re­pa­ró en la in­men­si­dad cra­neal de Chin­cho­rro. Le dio un cas­co que no le en­tra­ba y se man­te­nía ri­dícu­lo en la pla­ni­cie de su cho­cho­la. Chin­cho­rro, en per­fec­to fran­cés, se di­ri­gió a la en­car­ga­da. “Por fa­vor, se­ño­ri­ta, ¿me da un po­co de va­se­li­na?”.

Era par­te, ri­sue­ña e in­ge­nio­sa, de la úl­ti­ma ge­ne­ra­ción po­de­ro­sa y fe­liz de Las Are­nas y Ne­gu­ri, in­me­dia­ta­men­te an­te­rior a la que An­to­nio Men­cha­ca des­cri­be en su in­tere­san­te li­bro Las ce­ni­zas del es­plen­dor. Chin­cho­rro no pe­gó en to­da su vi­da con un pa­lo al agua, pe­ro vi­vió in­ten­sa­men­te. Por su pa­ren­tes­co po­lí­ti­co con los po­de­res más re­pre­sen­ta­ti­vos de aque­lla Viz­ca­ya y de aquel Bil­bao, se per­mi­tía lu­jos im­po­si­bles pa­ra otros. Co­mo el de dis­cu­tir con un guar­dia ur­bano la opor­tu­ni­dad de una mul­ta que le ha­bía im­pues­to por cir­cu­lar a exa­ge­ra­da ve­lo­ci­dad. “Us­ted no sa­be a quién es­tá mul­tan­do, se­ñor agen­te. Aquí don­de me ve, tan in­sig­ni­fi­can­te, tan pe­que­ño y tan po­qui­ta co­sa, soy el mar­qués de Vi­lla­ver­de de Gue­cho”. Y el agen­te le per­do­nó la mul­ta por in­ge­nio­so.

La so­cie­dad de hoy día, tan es­tric­ta y rí­gi­da, no ad­mi­ti­ría a per­so­na­jes co­mo Chin­cho­rro. Me­re­ce es­te re­cuer­do de ho­me­na­je.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.