Una du­que­sa por se­vi­lla­nas

Una trein­te­na de in­vi­ta­dos fue­ron tes­ti­gos ex­cep­cio­na­les del ter­cer sí quiero de Ca­ye­ta­na.

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - POR JE­SÚS MARIÑAS tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Ya to­do es­tá con­su­ma­do, es­tán ca­sa­dos y sa­len de lu­na de miel que du­ra­rá cin­co días an­tes de des­pla­zar­se en no­viem­bre a Tai­lan­dia pa­ra un via­je más di­la­ta­do. De mo­men­to via­ja­rán a Mos­cú y San Pe­tes­bur­go. O tal pro­yec­ta­ban, to­do pen­dien­te de la va­ri­ce­la que pa­de­ce Eu­ge­nia, du­que­sa de Mon­to­ro: el mal le im­pi­dió con­cu­rrir y dis­fru­tar de la trein­te­na de tes­ti­gos ex­cep­cio­na­les del ter­cer sí quiero de Ca­ye­ta­na, que se re­vis­tió con un tra­je de flo­res co­lor cre­ma ca­si co­ral, na­da que ver con el am­pu­lo­so usa­do en 1947 pa­ra unir­se con Luis Mar­tí­nez de Iru­jo, o el bei­ge de cue­llo al­to de 1978 al em­pa­re­jar­se a Je­sús Agui­rre al que aho­ra re­em­pla­za Al­fon­so Díez.

El mo­de­lo de Victorio & Luc­chino lle­va­ba cuer­po ajus­ta­dor bor­da­do con flo­res y le re­mar­ca­ba cin­tu­ri­ta con una fal­da am­plia de tres vo­lan­tes mul­ti­pli­ca­dos. Dio de sí en el bai­le por se­vi­lla­nas que la du­que­sa se mar­có des­pués de la ce­re­mo­nia an­te el pú­bli­co que aba­rro­ta­ba los ale­da­ños del pa­la­cio sevillano don­de ma­du­ra el li­mo­ne­ro ma­cha­diano. Ella dio el sí y la do­ra­da y sen­ci­lla alian­za fue co­lo­ca­da en el de­do me­dio sus­ti­tu­yen­do al anu­lar. La ex­hi­bió ufa­na y or­gu­llo­sa con­tras­tan­do con la sen­ci­llez alar­ga­da de unos pen­dien­tes isa­be­li­nos un tan­to ape­ra­dos en su di­se­ño. Iban re­cu­bier­tos de bri­llan­tes. Ofre­cía un as­pec­to ju­ve­nil y tan aniña­do co­mo al lan­zar el ra­mo al rui­do­so pú­bli­co -Se­vi­lla tie­ne un co­lor es­pe­cial, ya se sa­be-que gri­tó se des­ga­ñi­tó y has­ta se en­fa­dó ba­jo un sol de jus­ti­cia.

Un día es­plén­di­do.

El cie­lo re­lu­cía en trans­pa­ren­cia re­mar­ca­do­ra de los ver­des os­cu­ros que ro­dean Due­ñas. Los 30 in­vi­ta­dos lle­ga­ron de ma­ne­ra ca­si fur­ti­va, al­guno eti­que­ta­do con cha­qué, no era el ca­so del re­su­ci­ta­dor doc­tor Paco Tru­ji­llo ni el de Cu­rro Ro­me­ro, con tra­je azul de to­da la vi­da a quien el con­tra­yen­te evi­tó nue­va com­pra de ro­pa jus­ti­fi­cán­do­lo con un

“so­mos po­cos, no va­le la pe­na”. Mien­tras

Ca­ye­tano Rivera lu­ció me­dia eti­que­ta en gris y su her­mano Fran pa­re­cía más al­to o co­mo au­men­ta­do con al­gún re­cur­so de cre­ci­mien­to za­pa­te­ril, igual que me ase­gu­ra­ron o más bien co­ti­llea­ron que Al­fon­so co­lo­ca pla­ta­for­mas de 3,5 cen­tí­me­tros en sus za­pa­tos del nú­me­ro 42. Le ha­bían cos­ta­do 280 eu­ros en un mer­ca­do de la ca­lle Fe­ria, que to­do se sa­be y no de­ja­ron de co­men­tar­lo son­rien­do du­ran­te el ban­que­te ela­bo­ra­do por las dos co­ci­ne­ras de Li­ria y Due­ñas, Lu­ci y

Can­di.

Con­sis­tió en gaz­pa­cho, en­sa­la­da de ma­ris­co, arroz pi­can­te con lan­gos­ti­nos y so­lo­mi­llo We­lling­ton ser­vi­dos en una va­ji­lla de la Car­tu­ja, no re­ga­lo de la fir­ma co­mo se di­fun­dió, sino pres­ta­da pa­ra el ca­so por el res­tau­ra­dor Ra­fael Ju­lia, que se en­car­gó del ape­ri­ti­vo, muy an­da­luz, con ja­món y tor­ti­lla de pa­ta­tas.

Ca­ye­ta­na cum­ple su sue­ño.

La ce­sión pla­te­ra, en unos sa­lo­nes flo­rea­dos por el bú­ca­ro de Mar­ta Pas­te­ga, ocu­rrió por­que en Due­ñas so­lo tie­nen va­ji­lla pa­ra 24 co­men­sa­les, to­pe de su co­me­dor.

Ge­no­ve­va Ca­sa­no­va pi­dió un pe­lu­que­ro ri­za­dor con “te­na­si­lla” mien­tras re­to­ca­ba tam­bién su tra­je tú­ni­ca co­lor cham­pán con­tras­tan­do con el más exó­ti­co de la

ex­con­de­sa de Si­rue­la, ex­hi­bien­do uno de los exó­ti­cos mo­de­los viet­na­mi­tas en se­da tornasol ro­ja que ven­de en sus an­ti­qui­tés del nor­te­ño Co­mi­llas. Ma­ría

de Hohen­lohe, úni­ca es­po­sa del du­que de Aliaga que lle­gó a las siete de la ma­ña­na con­du­cien­do su pro­pio co­che, op­tó por real­zar­se en ga­sas ro­jas y ro­sas, mien­tras

Ma­ti So­lis, ex­du­que­sa de Hués­car, op­tó por man­te­ner su dis­tan­cia­mien­to de la vi­da so­cial. Re­cu­pe­ra­da del to­do, se ha he­cho ca­si

hippie al tiem­po que Ca­ye­ta­na re­ma­tó tan ím­pro­ba fae­na, lar­ga y rompe­dora, y evo­lu­cio­nó dan­zan­te sus­pi­ran­do por Eu­ge­nia an­te un em­be­le­sa­do Al­fon­so ba­jo cha­qué gris per­la. Se mos­tró ca­si pa­ra­li­za­do por el ty­pi­cal arran­que du­cal. El sol, que ca­si do­ró un ros­tro muy in­tere­san­te, acen­tuó su ai­re de ga­lán de los 50 con sie­nes pla­tea­das. ¿O se­ría un to­que de pol­vos? Ahí du­da­ron pe­ro fue el pri­me­ro en re­co­ger las bai­la­ri­nas ro­sa­das lan­za­das por la du­que­sa bai­la­ri­na un po­co en el ai­re ro­man­ti­cón del prín­ci­pe de la Ce­ni­cien­ta a fin de cuen­tas, un cuen­to con fi­nal fe­liz, que du­re.

Ale­gría. La du­que­sa bai­la acom­pa­ña­da por

gui­ta­rras y pal­mas.

1. Ca­ye­tano Rivera Ordóñez con su no­via, la mo­de­lo y pre­sen­ta­do­ra Eva Gon­zá­lez, en­tran­do al pa­la­cio de Due­ñas. 2. Ca­ye­ta­na de Al­ba con el to­re­ro Cu­rro Ro­me­ro, bai­lan­do muy ani­ma­dos des­pués de la bo­da. 3. La du­que­sa, des­cal­za, se arran­ca a bai­lar ba­jo la aten­ta mi­ra­da de su ma­ri­do, Al­fon­so Díez. 4. La ma­dri­na, Car­men Te­llo, con man­ti­lla blan­ca, jun­to a los mo­dis­tos Victorio y Luc­chino, en­car­ga­dos del di­se­ño del ves­ti­do de la no­via. 5. Fran­cis­co Rivera Ordóñez, ex­ma­ri­do de Eu­ge­nia Mar­tí­nez de Iru­jo y tes­ti­go en la bo­da, acu­dió so­lo al en­la­ce. En la fo­to, sa­lu­dan­do a los se­vi­lla­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.