La du­que­sa so­cial

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - ELISA BENI

era fun­ción so­cial pri­mor­dial de la aris­to­cra­cia la lu­cha y la de­fen­sa. Tiem­pos pre­té­ri­tos. La du­que­sa más du­que­sa de­mues­tra una vez más su es­pí­ri­tu trans­gre­sor inau­gu­ran­do la fun­ción so­cial del es­ta­men­to. Me­re­ce una me­da­lla por es­te ges­to de ca­sar­se que la hon­ra y nos hon­ra.

Es­te país, es­tá fal­to. Has­ta el cue­llo, es­ta­mos hun­di­dos en un pe­si­mis­mo que re­mon­ta tan­to co­mo el Ibex. Abo­ca­dos an­da­mos a ele­gir en­tre dos can­di­da­tos que no pue­den po­ner­nos so­bre la me­sa pa­na­cea al­gu­na. Aquí, pan y cir­co ya no dan abas­to. Y lle­ga ella, con su gran­de­za de Es­pa­ña y re­di­me a un país que ha­ce tiem­po que no en­cuen­tra dón­de es­tre­llar sus en­vi­dias, sus res­que­mo­res, sus frus­tra­cio­nes o sus chas­ca­rri­llos ma­le­di­cen­tes. Una his­to­ria en la que su­mer­gir­se pa­ra ol­vi­dar los pro­ble­mas. Ofre­cién­do­se co­mo chi­vo ex­pia­to­rio en el al­tar es­pa- ño­lí­si­mo del ha­blar por ha­blar, del me­ter­se en la vi­da aje­na, del co­ti­llear y te­ner bu­la pa­ra en­trar en el al­ma y la vi­da de to­do Cris­to, la de Al­ba se in­mo­la pa­ra pro­pi­ciar esa ca­tar­sis co­lec­ti­va sin que se le des­pei­ne un ri­zo. Fe­liz de ser tan cas­ti­za, ofre­ce ese cóc­tel con di­fe­ren­cia de edad, he­ren­cia, hi­jos en­ra­bie­ta­dos y che­va­lier ser­vant que nin­gún guio­nis­ta con­se­gui­ría tra­bar con tan­to éxi­to. Y aún se re­go­dea, se­gu­ro, cuan­do la ha­cen re­cor­dar­se, pe­chos al vien­to, or­gu­llo­sa.

Gra­cias, do­ña Ca­ye­ta­na, por co­no­cer tan bien a es­te pue­blo. Aho­ra so­lo ca­be es­pe­rar que el ejem­plo se per­pe­túe y que la pró­xi­ma vez que un vie­jo ri­co se ca­se con una vein­tea­ñe­ra ca­ñón mon­te­mos un aque­la­rre si­mi­lar. ¡Ah, cla­ro, no! Esa lo ha­rá por amor. Es lo que tie­nen los tíos. País.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.