La des­pe­di­da du­ró tres días

Se­vi­lla al­bo­ro­ta­da se echó a la ca­lle en­to­nan­do se­vi­lla­nas du­ca­les y al­gu­na que otra co­pla. Fue­ron ho­ras de ac­ti­vi­dad so­cial inago­ta­ble con dos al­muer­zos ofre­ci­dos a los más pró­xi­mos en do­ble par­ti­da gas­tro­nó­mi­ca. Y ade­más hu­bo con­cier­to.

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - POR JE­SÚS MARIÑAS

In­can­sa­ble y re­bo­san­do vi­ta­li­dad, ale­gría y ju­ven­tud fren­te a un Al­fon­so Díez siem­pre en se­gun­da fi­la, plano re­ti­ra­do muy asu­mi­do lo de con­sor­te re­su­ci­ta­dor. Han si­do ho­ras de ac­ti­vi­dad so­cial inago­ta­ble con dos al­muer­zos ofre­ci­dos a sus más pró­xi­mos en do­ble par­ti­da gas­tro­nó­mi­ca. Siem­pre man­tie­ne sen­ci­llez, tam­bién pa­ra re­unir en la ga­le­ría de Due­ñas a in­con­di­cio­na­les co­mo Fer­nan­do Pa­rías, Ana Mary Abascal con pe­lo re­cor­ta­do y más fa­vo­re­ce­dor, Pe­po­ta Sal­ti­llo, tía del cu­ra don Ignacio que no so­lo los ca­só sino que tam­bién les re­ga­ló las sen­ci­llas alian­zas de oro, Mar­ta Ta­le­gón o Al­fon­so Gua­jar­do Fa­jar­do y Alarcón, ex Her­mano Ma­yor de la Maes­tran­za. El mis­mo ai­re de­sen­fa­da­do y op­ti­mis­ta –có­mo cam­bian las co­sas– mos­tra­ron los en prin­ci­pio re­ti­cen­tes con el no­viaz­go ya ca­so­rio con­su­ma­do co­mo Javier Are­nas y Ma­ca­re­na Oli­ven­za, Javier Ma­za o el Zoi­do al­cal­de bé­ti­co.

Al pri­mer gru­po le hi­zo ser­vir ape­ri­ti­vos de ja­món, arroz agrio con sal­món y cor­de­ro mien­tras los más ofi­cia­lis­tas se sir­vie­ron de un bu­fet don­de so­bre­sa­lía el pas­tel de sal­món y una fi­deuá de las que en­can­di­lan a la re­cién des­po­sa­da con tra­je de los Luc­chino, que no fue­ron in­vi­ta­dos al ban­que­te ca­sa­men­te­ro con me­nú a base de en­sa­la­da de ma­ris­co, gaz­pa­cho de fre­sa, arroz pi­can­te con lan­gos­ti­nos, arroz con sal­sa ro­ja -en la variedad es­tá el gus­to­re­ma­ta­do con so­lo­mi­llo We­lling­ton. Se­vi­lla se echó a la ca­lle en­to­nan­do las se­vi­lla­nas du­ca­les a quien Ra­fael de León hu­bie­ra de­di­ca­do al­gu­na co­pla con más al­tu­ra que es­te ja­lea­dor al­bo­ro­to po­pu­lar, va­mos con la pri­me­ra y ven­ga la se­gun­da. Una aris­tó­cra­ta de ta­lan­te go­yes­ca:

“En el AVE iba y ve­nía des­de Se­vi­lla a Ma­drid, yo es­to lo­co, vi­da mía, lo mis­mo que tú por mí. Los hi­jos de la du­que­sa di­cen que na­nay del te­ma, pe­ro re­par­te la he­ren­cia y ahí se aca­bó el pro­ble­ma. Es la bo­da del si­glo, del si­glo y me­dio”.

El no­vio dur­mió en un ho­tel.

Ín­ti­mas me ase­gu­ran que la ya se­ño­ra de Díez, que en reali­dad es y se­rá dis­cre­to, en­tre­ga­do y tu­te­la­dor du­que con­sor­te com­par­ti­dor de mu­chas afi­cio­nes, no tu­vo re­pa­ros en car­gar per­so­nal­men­te con el cha­qué gris per­la y hospedarse dos no­ches an­tes en un cén­tri­co ho­tel “aunque te­nien­do Due­ñas pa­re­ce una ton­te­ría se­me­jan­te tra­jín”.

Car­men Te­llo, su ama­dri­na­do­ra, le hi­zo ver que hay que man­te­ner tra­di­ción y cos­tum­bres co­mo el bu­lli­cio le­van­ta­do al con­cu­rrir a un con­cier­to de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé y Mon­tsi­ta Mar­tí en el Tea­tro Maes­tran­za ho­ras an­tes del re­pe­ti­do sí quiero que em­pa­pa Es­pa­ña de ro­man­ti­cis­mo. Di­va y du­que­sa se fe­li­ci­ta­ron mu­tua­men­te en me­dio del fer­vor po­pu­lar fru­to del apa­sio­na­mien­to. Con­cu­rren­cia des­de Pa­lo­ma O’Shea ren­di­da a Cu­rro Ro­me­ro y el es­ti­la­zo de su es­po­sa Car­men con on­ce ki­los me­nos. Bri­lla­ron ri­sue­ñas Te­re y Lo­li Rei­na, Con­chi­ta Spínola de Li­tri en ga­sas ne­gras y Eu­ge­ni­ta Al­ba con cha­le­co de na­pa ne­gra que au­men­ta­ba los co­lo­res pro­pios del ve­rano del mem­bri­llo. Ma­dre e hi­ja en­tu­sias­ma­ron y la pri­me­ra nie­ta de Mon­tse­rrat Ca­ba­llé hi­zo su pri­mer via­je en un con­cier­to his­tó­ri­co evi­den­cia­dor del buen gus­to sevillano.

La opo­si­ción ini­cial.

Fren­te al bo­dón sevillano de Ca­ye­ta­na de Al­ba y Al­fon­so Díez, pa­ra­dig­ma de sa­lir ai­ro­so fren­te a la opo­si­ción fa­mi­liar, com­ba­tien­do la in­com­pren­sión ini­cial que to­dos tu­vi­mos cri­ti­can­do tan de­sigual em­pa­re­ja­mien­to: aho­ra has­ta el Rey rom­pió una lan­za por ellos y fi­nal­men­te los re­ci­bió en el pa­la­cio de la Zar­zue­la en au­dien­cia es­pe­cial y pri­vi­le­gia­da jus­to una se­ma­na an­tes de dar­se el sí. Los ben­di­jo y ani­mó.

“ Su Ma­jes­tad es­tu­vo en­can­ta­dor y nos des­pi­dió con un abra­zo”. Don Juan Car­los po­día ha­ber eli­mi­na­do al con­tra­yen­te por­que tal pri­vi­le­gio dis­tin­gui­dor tan so­lo co­rres­pon­día a la más ti­tu­la­da, a la que ha­ce tres años obli­gó a dar un pa­so atrás im­pul­sa­do por una so­li­ci­tud del pri­mo­gé­ni­to Du­que de Hués­car. “Ca­ye­ta­na, que ya no te­ne­mos edad”, la pre­vino en­ton­ces el mo­nar­ca en al­go pa­re­ci­do a una re­con­ven­ción lla­mán­do­la al or­den sin des­con­cier­to. Ya no hay du­das reales ni des­con­fian­za, que des­apa­re­cie­ron ip­so fac­to, qué mi­la­gro, an­te el des­pren­di­mien­to ma­terno de re­par­tir la he­ren­cia cuan­do es­tá viva y co­lean­do. Con eso apla­có opo­si­ción, di­si­pó te­mo­res y con­ten­tó a los su­yos, aunque no del to­do an­te el per­ma­nen­te re­pu­dio de Ja­co­bo Si­rue­la al no re­ci­bir lo que es­pe­ra­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.