El mun­do por mon­te­ra

Tiempo - - ACTUALIDAD PORTADA - FAUSTINO F. ÁL­VA­REZ

La Es­pa­ña pro­fun­da es­tá con­mo­cio­na­da por la bo­da, y no me­nos lo es­tá la Es­pa­ña aris­to­crá­ti­ca

ca­ye­ta­na de al­ba de nue­vo se ha pues­to el mun­do por mon­te­ra al ca­sar­se con el fun­cio­na­rio Al­fon­so Díez, quien des­de el miér­co­les es el ter­cer ma­ri­do de la du­que­sa, tras el fa­lle­ci­mien­to de Luis Mar­tí­nez de Iru­jo, pa­dre de sus seis hi­jos, y del ex­cu­ra Je­sús Agui­rre, un in­te­lec­tual po­lé­mi­co que ha­bía si­do ca­pe­llán de la Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Ma­drid en los años del có­le­ra y de cu­ya muer­te se cum­plen aho­ra diez años.

Ca­ye­ta­na es una de las per­so­nas más li­bres de Es­pa­ña: una oc­to­ge­na­ria cul­ta, cas­ti­za, hi­per­ac­ti­va, aman­te de la pin­tu­ra y de la tau­ro­ma­quia, y que ha de­ci­di­do ca­sar­se con un hom­bre dis­cre­to, de cla­se me­dia y cu­yo enamo­ra­mien­to, al prin­ci­pio, muy po­cos to­ma­ban en se­rio. Los que sos­pe­cha­ban que en es­tos ma­los tiem­pos pa­ra los fun­cio­na­rios lo úni­co que pre­ten­día Al­fon­so Díez era ha­cer­se con par­te de la for­tu­na de la Ca­sa de Al­ba se han equi­vo­ca­do. Tam­po­co se con­fir­ma una in­ter­ven­ción del rey don Juan Car­los pa­ra su­ge­rir­le que un nue­vo ma­tri­mo­nio no le con­ve­nía. Lo que pa­re­ce cier­to es que ha­ce se­ma­na y pi­co la du­que­sa acu­dió al pa­la­cio de la Zar­zue­la pa­ra pre­sen­tar­le al mo­nar­ca a su pro­me­ti­do.

La Es­pa­ña pro­fun­da es­tá con­mo­cio­na­da por la bo­da, y no me­nos lo es­tá la Es­pa­ña aris­to­crá­ti­ca. Es­ta his­to­ria a na­die ha de­ja­do in­di­fe­ren­te, y se ha­bla de ella más que del Ibex-35 o que de los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos. Cuen­ta Oria­na Fa­lla­ci que si an­te un ascensor se en­con­tra­sen la du­que­sa de Al­ba y la rei­na de In­gla­te­rra, es­ta de­be­ría ce­der­le el pa­so ya que la pro­pie­ta­ria de los pa­la­cios de Li­ria y de Due­ñas, así co­mo de la­ti­fun­dios agrí­co­las y cua­dros de Go­ya, Ti­ziano, Ve­láz­quez o Ru­bens, tie­ne más tí­tu­los no­bi­lia­rios que la rei­na Isa­bel. Sea­mos au­da­ces: ni cu­le­brón ni cuen­to de ha­das sino una his­to­ria qui­zá tam­bién de amor, pe­ro in­dis­cu­ti­ble­men­te de li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.