En­tre el tes­ta­men­to de Za­pa­te­ro y las es­pe­ran­zas de Felipe

Se abre una nue­va eta­pa pa­ra el so­cia­lis­mo es­pa­ñol en la que el PSOE co­rre el ries­go de si­tuar­se al mis­mo ni­vel de par­la­men­ta­rios que en las pri­me­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­ron con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

di­cen que la in­ter­ven­ción del pa­sa­do vier­nes 30 de sep­tiem­bre an­te 2.500 mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas en la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca ce­le­bra­da en el Pa­la­cio de Con­gre­sos de Ma­drid, con la que se ha querido ini­ciar lo que se­rá el pro­gra­ma elec­to­ral pa­ra los co­mi­cios del 20 de no­viem­bre, ha si­do su au­tén­ti­ca des­pe­di­da po­lí­ti­ca, a la es­pe­ra de los re­sul­ta­dos de las ge­ne­ra­les del 20 de no­viem­bre y del fu­tu­ro de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del Par­ti­do So­cia­lis­ta.

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, jun­to a Felipe Gon­zá­lez ya Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, con un cier­to ric­tus de tris­te­za en su ros­tro, ca­si su­pli- ca­ba a sus com­pa­ñe­ros que de­fen­die­ran su ges­tión, que die­sen la ca­ra por de­ci­sio­nes que ha­bía te­ni­do que to­mar en mo­men­tos real­men­te dra­má­ti­cos pa­ra el país, cuan­do exis­tía una ver­da­de­ra ame­na­za de res­ca­te por par­te de la Unión Eu­ro­pea y pa­re­cía que to­do se hun­día.

“Lo que he he­cho -in­sis­tía-ha si­do por­que era mi de­ber y nues­tro de­ber con Es­pa­ña y su fu­tu­ro. Más allá de los erro­res he­mos ac­tua­do por Es­pa­ña, pa­ra que no se co­lap­sa­ra. He to­ma­do las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias que per­mi­tan cre­cer y re­cu­pe­rar el em­pleo, y to­do lo he he­cho pa­ra que Es­pa­ña no tu­vie­ra que pe­dir ayu­da, por­que si eso ocu­rrie­ra nos hun­di­ría por mu­cho tiem­po. He he­cho to­dos los es­fuer­zos que es­ta­ban en mi mano pa­ra pro­te­ger al 80% de los des­em­plea­dos y os pi­do que ex­pli­quéis y de­fen­dáis las re­for­mas que ha he­cho el Go­bierno”. di­cen que fue la im­pro­vi­sa­ción de su tes­ta­men­to po­lí­ti­co, cuan­do se abre una nue­va eta­pa pa­ra el so­cia­lis­mo es­pa­ñol en la que, se­gún to­dos los aná­li­sis, las pre­vi­sio­nes y las en­cues­tas, el PSOE co­rre el ries­go de si­tuar­se al mis­mo ni­vel de par­la­men­ta­rios que en las pri­me­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les que se ce­le­bra­ron con la lle­ga­da de la de­mo­cra­cia, es de­cir a un ni­vel de 118 es­ca­ños.

La úl­ti­ma encuesta, ela­bo­ra­da por el pe­rió­di­co El Mun­do an­tes de la con­fe­ren­cia po­lí­ti­ca en la que los so­cia­lis­tas han in­ten­ta­do, por to­dos los me­dios, re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma y el or­gu­llo de par­ti­do y lan­zar el men­sa­je de que to­do no es­tá per­di­do, no da, sin em­bar­go, mu­cho es­pa­cio a la es­pe­ran­za.

A es­tas al­tu­ras las en­cues­tas re­ve­lan que, to­da­vía, los so­cia­lis­tas no han to­ca­do sue­lo ni los po­pu­la­res te­cho, y que la ven­ta­ja del PP so­bre

el PSOE se am­plía y lle­ga has­ta los 15,6 pun­tos, una di­fe­ren­cia sen­si­ble­men­te ma­yor que la que ob­tu­vo Jo­sé Ma­ría Az­nar fren­te a Joa­quín Al­mu

nia en el 2000, con una ma­yo­ría ab­so­lu­ta de 183 es­ca­ños, y el 44,5% de los vo­tos.

Aho­ra Ra­joy se si­tua­ría en un abul­ta­dí­si­mo 47,4% de los vo­tos fren­te a Ru­bal­ca­ba, que ob­ten­dría un 31,8%, tres pun­tos por de­ba­jo de Al­mu­nia, al­go que pro­du­jo en su mo­men­to un au­tén­ti­co re­vul­si­vo en el PSOE y la lle­ga­da a la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del par­ti­do de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, tras unas pri­ma­rias que su­pu­sie­ron un re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal den­tro del par­ti­do y el ini­cio de una con­tro­ver­ti­da eta­pa que ter­mi­na aho­ra. y ter­mi­na, pre­vi­si­ble­men­te, con uno de los ma­yo­res vo­tos de cas­ti­go de la eta­pa de­mo­crá­ti­ca se­gún el pri­mer en­sa­yo ge­ne­ral que se pro­du­jo en el mes de ma­yo, en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les, que su­pu­sie­ron la pér­di­da de un po­der local y au­to­nó­mi­co que, his­tó­ri­ca­men­te, siem­pre ha­bía es­ta­do li­ga­do al so­cia­lis­mo, des­de la pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral por ma­yo­ría ab­so­lu­ta de Felipe Gon­zá­lez en 1982.

Ha si­do pre­ci­sa­men­te Gon­zá­lez, ale­ja­do es­tos úl­ti­mos años de un Za­pa­te­ro que ha des­pre­cia­do a to­da una ge­ne­ra­ción que pro­ta­go­ni­zó el cam­bio po­lí­ti­co en el país, el que se ha en­car­ga­do de trans­mi­tir ese men­sa­je de es­pe­ran­za y de lu­cha, con­ven­ci­do de que, a pe­sar de las en­cues­tas, na­da es­tá de­ci­di­do. Y lo di­ce des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia. La ex­pe­rien­cia del año 1996, el peor año del fe­li­pis­mo, en pleno es­cán­da­lo del GAL, del cri­men de Es­ta­do y de nu­me­ro­sos ca­sos de co­rrup­ción. Re­cuer­da Gon­zá­lez có­mo en el año 1996 es­tu­vo a pun­to de dar­le la vuel­ta a las en­cues­tas, que in­sis­tían en un triun­fo del Par­ti­do Po­pu­lar y de Jo­sé Ma­ría Az­nar por 14 pun­tos de ven­ta­ja.

“Nos fal­tó un debate o una se­ma­na de cam­pa­ña o un te­le­dia­rio pa­ra dar­le la vuel­ta a las en­cues­tas. Nos que­da­mos a 300.000 vo­tos. Las en­cues­tas de en­ton­ces eran muy pa­re­ci­das a las de aho­ra. Al fi­nal la di­fe­ren­cia por­cen­tual a fa­vor de los po­pu­la­res fue de un 1,16%”.

Es ver­dad que has­ta el ra­bo to­do es to­ro, pe­ro tam­bién es ver­dad que el to­ro vie­ne sien­do pro­tes­ta­do des­de ha­ce mu­cho y es di­fí­cil que se crez­ca con la fae­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.