Ru­bal­ca­ba quie­re que ZP asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­rro­ta

El can­di­da­to bus­ca man­te­ner­se co­mo je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio so­cia­lis­ta has­ta que se con­so­li­de la op­ción del len­da­ka­ri Pat­xi López.

Tiempo - - ESPAÑA - AGUS­TÍN VA­LLA­DO­LID

Ha­bía ins­truc­cio­nes de arro­par­le, de que no se sin­tie­ra en nin­gún mo­men­to so­lo. Pe­ro Ro­drí­guez Za­pa­te­ro lle­va­ba la so­le­dad pin­ta­da en la ca­ra. No es hom­bre de fá­cil di­si­mu­lo. Sus idas y ve­ni­das, Mon­cloa-Pa­la­cio de Con­gre­sos, Pa­la­cio de Con­gre­sos-Mon­cloa, en el Au­di ofi­cial, des­per­ta­ban cu­rio­si­dad, pe­ro ape­nas ex­pec­ta­ción. Son­so­les, ¿no ha ve­ni­do Son­so­les? El pre­si­den­te del Go­bierno se sen­tía co­mo un in­vi­ta­do en la con­ven­ción po­lí­ti­ca so­cia­lis­ta. In­vi­ta­do VIP, pe­ro in­vi­ta­do. Es­ta­ba allí, en pri­me­ra fi­la, co­mo era su obli­ga­ción. Pe­ro de cuan­do en cuan­do se le veía co­mo ido, con­cen­tra­do en sus pen­sa­mien­tos, pro­ba­ble­men­te ajeno a lo que se desa­rro­lla­ba, se­gún el guión prees­ta­ble­ci­do, a su al­re­de­dor.

¿ En qué pen­sa­ba Za­pa­te­ro? Pue­de que en su so­ña­da No­che­bue­na leo­ne­sa, el re­fu­gio des­pués de la tor­men­ta, ro­dea­do por fin de ami­gos, so­lo ami­gos, y fa­mi­lia­res en su pi­so cén­tri­co, pa­ra de­ses­pe­ra­ción de la se­gu­ri­dad. Pue­de, tam­bién, que pen­sa­ra, co­mo quien re­za, en las pa­la­bras de Car­los Sol­cha­ga, el que fue­ra mi­nis­tro de Eco­no­mía con Felipe Gon­zá­lez: “Hay un 50% de po­si­bi­li­da­des de que Es­pa­ña ne­ce­si­te ser res­ca­ta­da an­tes de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y un 90% de que lo sea an­tes de fin de año”. Esa es su prin­ci­pal preocupación, ca­si la úni­ca. No quie­re ser el pre­si­den­te de una Es­pa­ña en quie­bra. Una lo­sa ex­ce­si­va. In­sal­va­ble pa­ra cual­quier cu­rrícu­lo.

Ro­que­ros y ba­ro­nes.

En eso de­bía es­tar Za­pa­te­ro mien­tras los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras iban a los su­yo, que no era sino la in­ter­pre­ta­ción asea­da del pri­mer ca­pí­tu­lo de una no­ve­la cor­ta cu­yo desen­la­ce co­no­ce­re­mos el 20 de no­viem­bre. Ese día, po­co an­tes de la me­dia­no­che (o muy po­co des­pués), Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba, si se cum­ple el guión pre­vis­to, anun­cia­rá que es­tá a dis­po­si­ción del par­ti­do. Sea cual sea el re­sul­ta­do. Lo tie­ne in­terio­ri­za­do. No les pue­de de­jar ti­ra­dos. Sa­be que a cor­to no hay al­ter­na­ti­va. Mi­ras en círcu­lo y así, a bo­te pron­to, no hay na­die que es­té en con­di­cio­nes de co­ger el tes­ti­go con las mí­ni­mas ga­ran­tías. Por eso se lo han pe­di­do. Los vie­jos ro­que­ros fe­li­pis­tas y al­gu­nos ba­ro­nes de más re­cien­te hor­na­da. Pe­ro no es tan sen­ci­llo: hay que con­ven­cer, otra vez, a Za­pa­te­ro. Ya acep­tó a Ru­bal­ca­ba; a re­ga­ña­dien­tes. Aho­ra que­da el tra­go fi­nal.

A ZP le van a pe­dir que se abra­ce a la de­rro­ta, que la ha­ga so­lo su­ya, que ali­ge­re el pe­so muer­to que de­ja en las es­pal­das del can­di­da­to. La idea es que Ru­bal­ca­ba aguan­te dos años en buen es­ta­do, que sal­ga lo bas­tan­te vi­vo de la cam­pa­ña elec­to­ral co­mo pa­ra re­cu­pe­rar el par­ti­do y di­ri­gir des­de den­tro, con la su­fi­cien­te au­to­ri­dad, la ope­ra­ción re­le­vo. Por­que uno de los efec­tos co­la­te­ra­les del fra­ca­so en las ur­nas va a ser el de la bús­que­da ur­gen­te de di­ri­gen­tes con ga­ran­tías. Has­ta las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas de ma­yo ha­bía es­pe­ran­zas de ti­rar de ban­qui­llo. Ya no. Ya no hay ape­nas opciones.

La con­sig­na de ca­ra al 20-N es aguan­tar el ti­po. Co­mo sea. Pe­ro la preocupación de fon­do es fa­bri­car un nue­vo

lí­der. Con la edad jus­ta y la ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra lle­gar a 2015 con po­si­bi­li­da­des reales de vic­to­ria. Un lí­der, hom­bre o mu­jer, no tan jo­ven co­mo la ge­ne­ra­ción de la Tran­si­ción, pe­ro sí con ener­gía y ca­rác­ter, que dé sen­sa­ción de sol­ven­cia y se­gu­ri­dad. Esa es la mi­sión que acep­ta Ru­bal­ca­ba, aunque no se de­je ga­nar, aunque se­pa que su cuen­ta atrás em­pie­za a las 20 ho­ras del 20 de no­viem­bre de 2011. Los más op­ti­mis­tas de Fe­rraz con­ce­den al PSOE un 30% de po­si­bi­li­da­des de vic­to­ria. Tam­bién Jo­sé Blan­co pro­cla­ma­ba en 2008, po­co des­pués de ga­nar las elec­cio­nes, que Ra­joy es­ta­ba muer­to, que el can­di­da­to del PP en 2012 se lla­ma­ba Al­ber­to Ruiz-Ga­llar­dón. Efec­tos del op­ti­mis­mo an­tro­po­ló­gi­co, que por en­ton­ces lo im­preg­na­ba to­do. Pe­ro las co­sas han cam­bia­do. Has­ta el pun­to de que el PP tie­ne ac­ti­va­do al 90% de su elec­to­ra­do y el PSOE so­lo al 60%, y con no mu­chas po­si­bi­li­da­des de me­jo­ra. Ru­bal­ca­ba no es un es­prín­ter. Hay po­co que ha­cer.

Un tal López.

O mu­cho. Or­de­nar las ideas, reha­cer el dis­cur­so, re­cu­pe­rar el pul­so. Mi­res por don­de mi­res, el PSOE no es­tá en con­di­cio­nes de apor­tar gran­des nom­bres. No hay cua­dros con pe­so pa­ra dar el sal­to, y los ba­ro­nes se la­men las he­ri­das por ver si ci­ca­tri­zan an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. So­lo los jó­ve­nes, los que he­re­da­ron en sus te­rri­to­rios un par­ti­do des­com­pues­to por una de­re­cha con for­ma de api­so­na­do­ra (y que ade­más fi­nan­cia­ba re­be­lio­nes in­ter­nas; Va­len­cia, por ejem­plo), tie­nen dis­cul­pa.

No, Ru­bal­ca­ba tie­ne po­co don­de ele­gir. So­lo una per­so­na reúne a día de hoy su­fi­cien­tes apo­yos pa­ra asu­mir con cier­ta tran­qui­li­dad un re­le­vo pa­ra el que ha­brá que bus­car con su­mo cui­da­do el mo­men­to opor­tuno. Se lla­ma Fran­cis­co Javier López Ál­va­rez, Pat­xi López. No hay otro. Y no es ma­lo. Las con­ver­sa­cio- nes es­tán en mar­cha. La sin­to­nía en­tre Ru­bal­ca­ba y López es in­me­jo­ra­ble. ¿El mo­men­to? La fe­cha lí­mi­te pa­ra to­mar una de­ci­sión es fi­na­les de 2012, me­ses an­tes de los co­mi­cios vas­cos. López es una bue­na ju­ga­da. En cla­ve in­ter­na y na­cio­nal. Es fia­ble y pue­de con­ver­tir­se en el per­fec­to com­ple­men­to de Ra­joy pa­ra fir­mar al uní­sono el fin de ETA. Bue­na in­ver­sión pa­ra el País Vas­co; y pa­ra Es­pa­ña.

Bue­nas re­la­cio­nes. La sin­to­nía en­tre Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba y Pat­xi López es in­me­jo­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.