¿Pa­ra qué sir­ve una cam­pa­ña elec­to­ral?

Pro­me­sas, mí­ti­nes... Es­ta­mos en cam­pa­ña elec­to­ral, un pe­rio­do abu­rri­do pa­ra el grue­so de los ciu­da­da­nos, pe­ro en el que los par­ti­dos se jue­gan has­ta cin­co pun­tos elec­to­ra­les. Em­pie­za la par­ti­da.

Tiempo - - ESPAÑA - SIL­VIA GAMO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Pro­ba­ble­men­te us­ted pres­te po­ca aten­ción a los co­ches que exis­ten en el mer­ca­do. Sin em­bar­go, no ve­rá más que co­ches por to­dos los la­dos si de­ci­de com­prar­se uno. Al­go si­mi­lar su­ce­de con las cam­pa­ñas elec­to­ra­les y los par­ti­dos. Las fi­chas en la ca­be­za del ciu­da­dano se mue­ven cuan­do hay con­vo­ca­das unas elec­cio­nes, en es­te ca­so las ge­ne­ra­les del pró­xi­mo 20 de no­viem­bre, y es­tá lla­ma­do a vo­tar. De ahí la im­por­tan­cia de una cam­pa­ña elec­to­ral. Mien­tras el grue­so de la gen­te di­ce pres­tar es­ca­sa aten­ción a mí­ti­nes, es­ló­ga­nes y cam­pa­ñas, los ex­per­tos di­cen que una bue­na cam­pa­ña elec­to­ral pue­de mo­di­fi­car has­ta cin­co pun­tos la pre­vi­sión de unos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

Par­ti­dos y can­di­da­tos se la jue­gan, y mu­cho, en un pe­rio­do elec­to­ral co­mo el que vi­vi­mos. Ignacio Va­re­la, ase­sor del PSOE en téc­ni­cas y es­tra­te­gia elec-

to­ra­les, ex­pli­ca que una cam­pa­ña sir­ve pa­ra con­se­guir vo­tos: “Lo que di­fe­ren­cia a una cam­pa­ña elec­to­ral de cual­quier otra co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca es que es­ta es­tá li­ga­da a una de­ci­sión con­cre­ta, la de vo­tar. La de­ci­sión del vo­to no se for­ma en la cam­pa­ña, cris­ta­li­za en ella”. Por eso con­si­de­ra que las en­cues­tas elec­to­ra­les siem­pre tie­nen un pun­to de fal­so, por­que pre­gun­tan a la gen­te so­bre una de­ci­sión que aún no hay que to­mar, así que in­di­can una ten­den­cia de opi­nión.

En­cues­tas.

En es­to coin­ci­de con Jor­ge Rá­ba­go, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Te­le­ge­nia del Par­ti­do Po­pu­lar. “Que hoy en día las en­cues­tas den 14 pun­tos por en­ci­ma al PP es un re­fe­ren­te, motivo de ale­gría, pe­ro no es la reali­dad. A las en­cues­tas de aho­ra hay que dar­les la im­por­tan­cia jus­ta, por­que al fi­nal se ga­na el día de las elec­cio­nes”, ex­pli­ca. Un ejem­plo de es­to en el que coin­ci­den am­bos ex­per- tos fue en la cam­pa­ña del PSOE de 1996, con el fa­mo­so spot del do­ber­man. To­dos los par­ti­dos, des­de el PP has­ta IU, la han ci­ta­do co­mo un el ejem­plo de una bue­na cam­pa­ña elec­to­ral. El PSOE de Gon­zá­lez per­día por más de 15 pun­tos, se­gún los son­deos de en­ton­ces, fren­te al PP de Az­nar. Pe­ro hi­zo una cam­pa­ña agre­si­va, con spots im­pac­tan­tes. Re­cor­ta­ron tan­to la dis­tan­cia con el ad­ver­sa­rio que el PP es­tu­vo a pun­to de per­der las elec­cio­nes. Guerra lo lla­mó la dul­ce de­rro­ta y Gon­zá­lez ase­gu­ró a los su­yos que les ha­bían fal­ta­do dos días de cam­pa­ña.

Así pues, las cam­pa­ñas elec­to­ra­les in­flu­yen en los elec­to­res. Aunque no se les pres­te de­ma­sia­da aten­ción ni sea uno un con­su­mi­dor de in­for­ma­ción po­lí­ti­ca, co­mo bien ex­pli­ca Fer­mín Bouza, ca­te­drá­ti­co de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid: “Cuan­do la gen­te di­ce que no le in­tere­sa la po­lí­ti­ca, mien­te, le in­tere­sa mu­cho. Aunque un ciu­da­dano no lea los pe­rió­di­cos, la in­for­ma­ción flu­ye des­de las éli­tes has­ta el pue­blo llano. El em­pre­sa­rio trans­mi­te el men­sa­je que le in­tere­sa a su ma­dre, ella a sus ve­ci­nas, es­tas al mer­ca­do. La gen­te es­tá in­for­ma­da, aunque es­to no quie­re de­cir que sea ra­cio­nal”, ase­gu­ra.

Bouza es­ti­ma que en una cam­pa­ña elec­to­ral en­tre los dos gran­des par­ti­dos, PSOE y PP, se pue­den lle­gar a mo­vi­li­zar de ce­ro a un mi­llón de vo­tos si se acier­ta en la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca que hay que ha­cer. Una co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca elec­to­ral que se com­po­ne bá­si­ca­men­te de cua­tro he­rra­mien­tas: mí­ti­nes, de­ba­tes,

spots y car­te­le­ría e In­ter­net. Des­de el PSOE Va­re­la es­ti­ma que no hay una re-

gla ge­ne­ral pa­ra las cam­pa­ñas, al­gu­nas in­flu­yen mu­cho y otras no. Pe­ro con­si­de­ra que es­ta pue­de in­fluir de for­ma muy sig­ni­fi­ca­ti­va en lo que se re­fie­re al PSOE: “Calcu­lo que en es­tos mo­men­tos cua­tro de ca­da seis vo­tan­tes so­cia­lis­tas de 2008 no sa­ben lo que van a vo­tar. Es­ta­mos ha­blan­do de en­tre cua­tro y cin­co mi­llo­nes de vo­tan­tes que vo­ta­ron al PSOE ha­ce cua­tro años y hoy no lo tie­nen cla­ro”, ex­pli­ca. Rá­ba­go, des­de el PP, tam­bién con­si­de­ra que en es­tas elec­cio­nes pue­de ha­ber mu­cho mo­vi­mien­to, en su ca­so ha­cia el PP: “En com­pa­ra­ción con las elec­cio­nes de ha­ce cua­tro años, va a ha­ber mu­cho tra­sie­go de vo­tos. Vo­tan­tes del PSOE que se pue­den pa­sar al PP, o nue­vos vo­tan­tes. Es­ta­mos ha­blan­do de unos dos mi­llo­nes de elec­to­res que pue­den mo­ver­se”. De ahí que la cam­pa­ña elec­to­ral sea de­ci­si­va.

Re­co­ger el vo­to de­sen­can­ta­do.

De ese des­con­ten­to se quie­ren apro­ve­char tam­bién par­ti­dos co­mo IU. Su cam­pa­ña irá muy en­fo­ca­da a re­co­ger el vo­to de aque­llos de­sen­can­ta­dos con el PSOE, de los en­fa­da­dos con el pac­to de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y del vo­to de los in­dig­na­dos. Ra­món Lu­que, res­pon­sa­ble de la cam­pa­ña de IU, cree que “en es­tos mo­men­tos la in­cóg­ni­ta de la mo­vi­li­dad del vo­to es muy gran­de. Es­tas elec­cio­nes van a de­pen­der de los dos mi­llo­nes y me­dio de vo­tan­tes de­sen­ga­ña­dos del PSOE y de los cen­te­na­res de mi­les de in­dig­na­dos. De si su in­dig­na­ción la vuel­can en ca­sa o la de­po­si­tan en la ur­na”.

Los son­deos pre­lec­to­ra­les dan a es­ta for­ma­ción un mí­ni­mo de ocho dipu­tados. IU, al igual que otros par­ti­dos con po­ca pre­sen­cia par­la­men­ta­ria, cuen­ta con po­cos me­dios eco­nó­mi­cos y ma­te­ria­les pa­ra afron­tar la cam­pa­ña. Abrir­se hue­co en los me­dios que no son pú­bli­cas les es di­fí­cil. De ahí que vuel­quen gran par­te de sus es­fuer­zos en In­ter­net. Ca­yo La­ra es el po­lí­ti­co es­pa­ñol con más se­gui­do­res en Fa­ce­book. En la for­ma­ción creen ade­más que el ti­rón de Lla­ma­za­res, ca­be­za vi­si­ble de la opo­si­ción a la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, y las alian­zas elec­to­ra­les con otros par­ti­dos de iz­quier­da se­rán su em­pu­jón elec­to­ral. Ca­si se­gu­ro que con­cu­rri­rán en coa­li­ción con la Chun­ta en Ara­gón, con ICV-Les Verds en Ca­ta­lu­ña y con Coa­li­ción por Te­ne­ri­fe.

Pa­ra los que des­de­ñan la im­por­tan­cia de las re­des so­cia­les, son mu­chos los ex­per­tos co­mo Daniel Ure­ña, so­cio di­rec­tor de Mas Con­sul­ting, que re­cuer­dan la cam­pa­ña de Oba­ma. “Era un ab­so­lu­to des­co­no­ci­do y con­si­guió enamo­rar a mi­llo­nes de per­so­nas en su país y en to­do el mun­do. Si no hu­bie­ra he­cho una cam­pa­ña elec­to­ral muy bue­na no lo hu­bie­ra con­se­gui­do”, ase­gu­ra. Tam­bién po­ne de ejem­plo a Unión, Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UPD), de có­mo con me­dios muy re­du­ci­dos ha con­se­gui­do mo­ver­se mu­cho y dar­se a co­no­cer, “con una lí­der ca­ris­má­ti­ca, Ro­sa Díez, que apro­ve­cha muy bien sus in­ter­ven­cio­nes en el Con- gre­so, pa­ra que se ha­ble de ella cuan­to más, me­jor”.

El res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción de UPD, Car­los Mar­tí­nez Gorriarán, ex­pli­ca que la ma­yor par­te de su cam­pa­ña se ha­ce a tra­vés de In­ter­net, lo que les ha si­tua­do co­mo la ter­ce­ra fuer­za po­lí­ti­ca en la Red. “Pa­ra no­so­tros la cam­pa­ña es cla­ve por­que es la ma­ne­ra de lle­gar a per­so­nas a las que nor­mal­men­te no lle­ga­mos, In­ter­net nos per­mi­te co­nec­tar con el ciu­da­dano que bus­ca in­for­ma­ción por sí mis­mo. Otra de las co­sas que he­mos he­cho mu­cho han si­do los mí­ti­nes a pie de ca­lle, don­de Ro­sa Díez pa­sa di­rec­ta­men­te el mi­cró­fono a los ciu­da­da­nos”, cuen­ta. Es­te ti­po de cam­pa­ña les ha per­mi­ti­do ob­te­ner, por ejem­plo, ocho dipu­tados en la Asam­blea de Ma­drid en las pa­sa­das elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas, cuan­do nin­gu­na encuesta pre­lec­to­ral les da­ba un so­lo es­ca­ño.

Los mí­ti­nes, fun­da­men­ta­les pa­ra mo­vi­li­zar y mo­ti­var al pro­pio elec­to­ra­do, ade­más de pa­ra ga­ran­ti­zar su pre­sen­cia en los me­dios de ma­ne­ra co­ti­dia­na, pier­den pe­so en fa­vor de una he­rra­mien­ta muy po­ten­te: los de­ba­tes elec­to­ra­les, que son ca­da vez más im­por­tan­tes en Es­pa­ña. Pa­ra aque­llos des­creí­dos de la co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca, el úl­ti­mo debate elec­to­ral en­tre Za­pa­te­ro y Ra­joy fue vis­to por más de 13 mi­llo­nes de per­so­nas. Po­cos acon­te­ci­mien­tos, ni si­quie­ra de­por­ti­vos, han te­ni­do ta­les au­dien­cias en te­le­vi­sión. De ahí que en el debate, que tra­di­cio­nal­men­te so­lo se da en­tre los dos gran­des par­ti­dos, se jue­guen mu­cho. “Se jue­ga más siem­pre el que va ga­nan­do”, ase­gu­ra Va­re­la, aunque aña­de que la per­cep­ción de quién ha ga­na­do o ha per­di­do es muy sub­je­ti­va y sue­le coin­ci­dir con el sen­ti­do de vo­to del en­cues­ta­do. Em­pie­za la ca­rre­ra.

Mi­tin. Ra­joy y De Cos­pe­dal en un mi­tin en las úl­ti­mas

elec­cio­nes eu­ro­peas.

Can­di­da­to. Pro­cla­ma­ción de la can­di­da­tu­ra de

Ru­bal­ca­ba en ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.