“El ca­pi­ta­lis­mo es lo me­jor pa­ra crear ri­que­za, no pa­ra re­par­tir­la”

Tie­ne for­ma­ción aca­dé­mi­ca de economista pe­ro es vo­ca­cio­nal­men­te sin­di­ca­lis­ta. Va­le­riano Gó­mez ase­gu­ra que ha ac­tua­do co­mo mi­nis­tro, no co­mo afi­lia­do a la UGT, y aña­de que nun­ca ha fir­ma­do na­da con­tra su con­cien­cia.

Tiempo - - ENTREVISTA - POR MIGUEL CI­FUEN­TES FO­TO: DA­VID GAR­CÍA

va­le­riano gó­mez, el mi­nis­tro de Tra­ba­jo, que ejer­ce­rá en fun­cio­nes has­ta que to­me po­se­sión el nue­vo Go­bierno sur­gi­do de las elec­cio­nes del 20-N, se sin­ce­ra. Siem­pre pen­só que en la se­gun­da mi­tad del año y en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año se crea­ría em­pleo. Sí, pe­ro no con­tá­ba­mos con una se­gun­da caí­da de la ac­ti­vi­dad en Eu­ro­pa. Las gran­des eco­no­mías eu­ro­peas se han fre­na­do. ¿Có­mo se arre­gla es­to? La cla­ve es la re­cu­pe­ra­ción del cré­di­to, que ga­ran­ti­za la vuel­ta de la in­ver­sión y el em­pleo. He­mos pues­to las ba­ses pa­ra eso. He­mos ga­na­do con­fian­za co­mo país en los mer­ca­dos y re­for­ma­do las ins­ti­tu­cio­nes la­bo­ra­les.

So­bre los mer­ca­dos y su pre­sun­ta dic­ta­du­ra en Es­pa­ña y fue­ra, lo tie­ne cla­ro: “Nie­go la ma­yor –ase­gu­ra Gó­mez-; los mer­ca­dos son quie­nes nos pres­tan y exigen con­di­cio­nes y con­fian­za en que se les de­vol­ve­rá el di­ne­ro a diez, vein­te y trein­ta años; quie­ren cuen­tas pú­bli­cas sa­nas y eco­no­mías en cre­ci­mien­to. Es­to es de li­bro. Por eso los paí­ses tie­nen que ser es­ta­bles y creí­bles en sus eco­no­mías”.

Pa­ra el to­da­vía mi­nis­tro, aunque sea en fun­cio­nes, la ca­ri­ca­tu­ra del mer­ca­do con pis­to­la apun­tan­do a la ca­be­za de los paí­ses y pi­dien­do la car­te­ra va­le pa­ra ha­cer chis­tes, pe­ro a él co­mo economista no le pa­re­ce una bue­na gra­cie­ta. En 2010 Es­pa­ña in­cre­men­tó en 100.000 mi­llo­nes de eu­ros el dé­fi­cit pú­bli­co, y eso no es una bro­ma. Eso no le im­pi­de de­cir que “el ca­pi­ta­lis­mo es el me­jor sis­te­ma pa­ra crear ri­que­za, no pa­ra re­par­tir­la”. El ca­pi­ta­lis­mo en jus­ti­cia so­cial co­jea de los dos pies. Va­le­riano Gó­mez se con­si­de­ra so­cia­lis­ta, no li­be­ral.

El mi­nis­tro, cu­ya fir­ma fi­gu­ra al pie de mu­chas de las me­di­das adop­ta­das úl­ti­ma­men­te, no cree, sin em­bar­go, que re­for­mar el mer­ca­do de tra­ba­jo lo arre­gle to­do. “Son más im­por­tan­tes el cré­di­to, la in­ver­sión y la con­fian­za de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les pa­ra la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca”. Sí, pe­ro Es­pa­ña lle­va cua­tro años sin pa­rar de ha­blar de pa­ro co­mo pri­mer pro­ble­ma en las en­cues­tas y to­do pa­re­ce in­di­car que así se­gui­rá sien­do a cor­to pla­zo. En el cen­tro del año ha ha­bi­do cre­ci­mien­to del em­pleo en tér­mi­nos deses­ta­cio­na­li­za­dos, ya no es­ta­mos co­mo en 2008 y 2009, pe­ro to­da­vía no va­mos a crear em­pleo ne­to en lo que que­da de año. La pre­vi­sión ofi­cial era crear pues­tos de tra­ba­jo en un 1,3%, en me­dia anual en 2011, y pa­ra eso de­be­ría­mos cre­cer al 1,5% al fi­nal de es­te año, al­go di­fí­cil. La his­to­ria di­ce que en Es­pa­ña se crea em­pleo ne­to con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en­tre el 1,5% y el 2%.

Pa­ra re­su­mir, el año 2011 no ha­brá re­pun­te de pa­ro, pe­ro pa­ra ver­lo caer ha­brá que es­pe­rar otro año más. Con to­do, el mi­nis­tro sub­ra­ya que “Es­pa­ña ha te­ni­do una tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca ex­cep­cio­nal (nue­ve mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en agos­to), que ha ali­via­do el pa­ro, se han crea­do cen­te­na­res de mi­les de em­pleos que han da­do ren­tas a mi­les de fa­mi­lias, aunque sea de mo­do es­ta­cio­nal”. En­tre me­dias de to­do es­to, Va­le­riano Gó­mez co­mo mi­nis­tro ha fir­ma­do co­sas du­ras pa­ra un sin­di­ca­lis­ta, co­mo las fa­mo­sas re­for­mas la­bo­ra­les y de pen­sio­nes. Pe­ro no he he­cho na­da con­tra mi con­cien­cia, la si­tua­ción era muy exi­gen­te. Uno cam­bia con las cir­cuns­tan­cias, pe­ro siem­pre he pen­sa­do co­mo mi­nis­tro, no co­mo sin­di­ca­lis­ta.

En tiem­po de des­cuen­to.

El Go­bierno es­tá ya en tiem­po de des­cuen­to. El par­ti­do ( la le­gis­la­tu­ra) ha ter­mi­na­do de he­cho y el mi­nis­tro di­ce que la la­bor es­tá he­cha. “Aho­ra –aña­de-de­pen­de­mos más de las de­ci­sio­nes de Bru­se­las, y de la con­tun­den­cia y ra­pi­dez de las de­ci­sio­nes eu­ro­peas, que de no­so­tros mis­mos”. Va­le­riano Gó­mez lo tie­ne cla­ro: “Los ti­tu­beos de Eu­ro­pa sa­len muy ca­ros”.

En círcu­los po­lí­ti­cos son vox pó­pu­li sus des­en­cuen­tros con la vi­ce­pre­si­den­ta eco­nó­mi­ca, Ele­na Sal­ga­do. El Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía en sus pre­sen­ta­cio­nes in­ter­na­cio­na­les di­ce a los in­ver­so­res que las re­for­mas en Es­pa­ña ba­ja­rán el pa­ro 8 pun­tos, una ci­fra muy op­ti­mis­ta. ¿Com­par­te el mi­nis­tro ese op­ti­mis­mo o es már­que­tin? Las re­for­mas ba­ja­rán el pa­ro es­truc­tu­ral en Es­pa­ña. La fle­xi­bi­li­dad en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va, en la con­tra­ta­ción, en el des­pi­do, tie­nen que re­du­cir el pa­ro.

Y vuel­ve a su que­ja prin­ci­pal. “Lo que tar­da es la vuel­ta al cré­di­to in­terno a las em­pre­sas y las fa­mi­lias, el cre­ci­mien­to

ce­ro del cré­di­to as­fi­xia la in­ver­sión y el con­su­mo”. Si ban­cos y ca­jas no ha­cen su tra­ba­jo de sa­nea­mien­to, pron­to y bien, el Go­bierno, el que ven­ga, tie­nen un se­rio pro­ble­ma. Y, ¡cui­da­do!, el sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol tie­ne mu­cho ta­jo por ha­cer. Ese es su men­sa­je prin­ci­pal. ¿Tan im­por­tan­tes son los ban­cos? Cuan­do la eco­no­mía re­cu­pe­re el pul­so fi­nan­cie­ro, se­rá po­si­ble y rá­pi­do ba­jar la ta­sa es­truc­tu­ral de des­em­pleo.

La his­to­ria de­mues­tra en Es­pa­ña que el em­pleo se crea y des­tru­ye con ra­pi­dez. Pe­ro Gó­mez no se en­re­da en si el 8% es po­si­ble o pro­ba­ble. Co­mo economista sa­be que ba­jar el pa­ro el 8% “exi­ge tiem­po y que den re­sul­ta­do las re­for­mas, con to­das las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias”, lo otro es pro­fe­cía.

Los ban­cos tie­nen la pa­la­bra.

Pe­ro a cor­to pla­zo in­sis­te en que el nú­cleo du­ro es la re­for­ma fi­nan­cie­ra, en la que el pa­pel del Go­bierno es tan im­por­tan­te co­mo el que tie­nen las en­ti­da­des de cré­di­to. En su opi­nión, si por vía fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal vino la cri­sis mun­dial, por ahí ven­drá la sa­li­da.

Va­le­riano Gó­mez ha si­do muy crí­ti­co, más que na­die en el Go­bierno, con la cri­sis fi­nan­cie­ra y los ban­cos, co­mo ori­gen de la cri­sis mun­dial. Con­cuer­da to­tal­men­te con el pre­mio No­bel Paul Krugman en que fue­ron la des­re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra y la fal­ta de con­trol fi­nan­cie­ro, que ini­ció el pre­si­den­te ame­ri­cano Rea­gan en los años 80, “de mo­do irres­pon­sa­ble, aunque irres­pon­sa­ble es una pa­la­bra ama­ble”, las causas re­mo­tas de la gra­ve cri­sis ac­tual. Pe­ro tam­bién ha­ce men­ción a la cri­sis del la­dri­llo. Esa es de ca­da uno, la es­pa­ño­la es de Es­pa­ña y tam­bién ahí ha ha­bi­do ex­ce­sos del sis­te­ma fi­nan­cie­ro. “Aquí por des­gra­cia te­ne­mos la en­fer­me­dad por par­ti­da do­ble”, ase­gu­ra.

En ma­nos de Eu­ro­pa.

Con los da­tos en la mano, al mi­nis­tro de Tra­ba­jo le im­por­tan más aho­ra la cri­sis de deu­da y la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de Eu­ro­pa. Es lo más ur­gen­te y re­cla­ma al Ban­co Cen­tral Europeo (BCE) y al res­to de los so­cios del eu­ro “que sean más rá­pi­dos y con­tun­den­tes en la con­clu­sión ya del res­ca­te grie­go”. Esas me­di­das da­rán tran­qui­li­dad a los mer­ca­dos en los pró­xi­mos me­ses y aca­ba­rán con es­ta in­cer­ti­dum­bre en la que vi­vi­mos en los mer­ca­dos des­de agos­to.

Va­le­riano Gó­mez cree fir­me­men­te que en es­ta bru­tal cri­sis se ha lle­ga­do a un pun­to en el que “ya es más el por­cen­ta­je de ac­ción que le to­ca a Eu­ro­pa que lo que le co­rres­pon­de a Es­pa­ña”. Pe­ro la lu­cha con­tra la cri­sis y las ad­ver­ten­cias de los mer­ca­dos han de­ja­do he­ri­das, en­tre otros, en pa­tro­nal y sin­di­ca­tos. Na­da es gra­tis. Los agen­tes so­cia­les es­tán muy des­pres­ti­gia­dos... El fra­ca­so en el diá­lo­go so­cial des­pres­ti­gia a to­dos los que in­ter­vie­nen en él, en dis­tin­ta me­di­da, pe­ro a to­dos.

Pe­se a to­do, el cli­ma de ne­go­cia­ción nun­ca se ha de­te­ni­do y el mi­nis­tro di­ce que “con Es­pa­ña so­me­ti­da a se­rias ten­sio­nes no se po­día es­tar es­pe­ran­do a que el diá­lo­go so­cial fun­cio­ne, un país tie­ne que afron­tar los pro­ble­mas”. Y en to­do ca­so, co­men­ta, a los agen­tes so­cia­les les pa­sa­rá fac­tu­ra el fra­ca­so, la opi­nión pú­bli­ca (ahí es­tán las en­cues­tas) va­lo­ra muy mal a los sin­di­ca­tos y a la pa­tro­nal, sin elu­dir la res­pon­sa­bi­li­dad que ten­ga el Go­bierno.

El mi­nis­tro, a pe­sar de to­do, ca­li­fi­ca de “éxi­to” la po­lí­ti­ca so­cial del Eje­cu­ti­vo, en­tre la que des­ta­ca “sal­var pen­sio­nes y po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo. He­mos ga­na­do cre­di­bi­li­dad su­fi­cien­te en el con­jun­to de Eu­ro­pa pa­ra pen­sar que Es­pa­ña era ca­paz de sa­lir de la cri­sis con sus re­for­mas y sus ins­tru­men­tos”. Gó­mez re­cuer­da en es­te pun­to que Es­pa­ña tie­ne aho­ra más cré­di­to que Ita­lia, que es una po­ten­cia mun­dial. “Al­go he­mos he­cho me­jor”, di­ce.

Pen­sio­nis­tas, no pa­ga­nos.

Ha­cien­do un re­pa­so de es­tos me­ses y años, su ba­lan­ce es que ha ha­bi­do eso que lla­ma­mos “re­for­mas gri­ses y zo­nas de luz en el diá­lo­go so­cial”. Pe­ro, tras es­te tiem­po, ¿con qué se que­da­ría? Me pa­re­ce que el acuer­do de pen­sio­nes, so­lo por sí mis­mo, jus­ti­fi­ca el tra­ba­jo de una le­gis­la­tu­ra en­te­ra.

El mi­nis­tro no des­car­ta en ab­so­lu­to que la re­for­ma de pen­sio­nes se ha­ya ven­di­do mal; los jó­ve­nes creen que no ten­drán pen­sión, los ma­du­ros te­men que les de­jen con me­dia pen­sión y los ju­bi­la­dos in­mi­nen­tes te­men in­clu­so de­jar de co­brar­las. Gó­mez cree que pa­ra que los es­pa­ño­les pien­sen eso pue­de ha­ber fal­ta­do pe­da­go­gía, pe­ro “la re­for­ma ga­ran­ti­za a esos jó­ve­nes sus fu­tu­ras pen­sio­nes y a los ma­du­ros y a los pró­xi­mos a la ju­bi­la­ción que ten­drán pen­sión”. Y ti­ra de ex­pe­rien­cia. “Les re­cuer­do a to­dos -di­ce-que en las an­te­rio­res re­for­mas, en 1985, se di­jo lo mis­mo, con el mis­mo catastrofismo, y el tiem­po ha de­mos­tra­do la fal­se­dad de esas alar­mas. Así que di­ga­mos to­dos la ver­dad. Los jó­ve­nes no son los pa­ga­nos, se­rán los be­ne­fi­cia­rios cuan­do ten­ga­mos 18 mi­llo­nes de pen­sio­nis­tas y no ocho co­mo aho­ra. Un país que de­di­que el 20% de su PIB a pen­sio­nes es in­sos­te­ni­ble y es lo que he­mos evi­ta­do aho­ra con la re­for­ma”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.