Ra­joy y el PP

El pro­ble­ma es el ba­lan­ce de fuer­zas y quién se lle­va­rá el ga­to al agua si el lí­der del PP ga­na las elec­cio­nes, y ade­más por ma­yo­ría ab­so­lu­ta, y cuál se­rá su pa­pel en ese con­tex­to de op­ti­mis­mo.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

ten­go a ra­joy por una bue­na per­so­na y por un buen pa­dre de fa­mi­lia. Co­mo di­ri­gen­te po­lí­ti­co es una in­cóg­ni­ta y no se pue­de me­dir ni va­lo­rar lo que pue­de sen­tir y dar de sí, si ga­na las elec­cio­nes. Pue­de ser un gran di­ri­gen­te o pue­de ser una nu­li­dad a mer­ced de los mu­chos hoo­li­gans que mi­li­tan en sus fi­las y que es­tán en su di­rec­ción. Me preo­cu­pa en ese sen­ti­do la in­fluen­cia le­tal que pue­de re­ci­bir de Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, una de las per­so­nas más in­tere­sa­das y egoís­tas que he vis­to en po­lí­ti­ca en 50 años de ex­pe­rien­cia. Aunque So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría pre­ten­de a ve­ces imi­tar­la, no le sa­le, qui­zás por­que sea más li­be­ral de ver­dad y ade­más pu­ce­la­na. In­clu­so per­so­nas que he co­no­ci­do co­mo mo­de­ra­das y abier­tas se pre­sen­tan hoy con la peor de las ca­ras co­mo van­guar­dia de los más reac­cio- na­rios y vo­cin­gle­ros. Por cier­to, que am­bas pro­ce­den de la UCD, lo que ha­ce me­nos ex­pli­ca­ble la trans­for­ma­ción. Jai­me Ma­yor Ore­ja, ami­go des­de ha­ce años, ha ido ad­qui­rien­do un bar­niz ca­da vez más hos­co e in­tran­si­gen­te. Re­co­noz­co que lo sien­to mu­cho por­que el cam­bio no le ha me­jo­ra­do. El se­gun­do es Javier Are­nas, per­so­na en­can­ta­do­ra y ama­ble, que lle­vó con mu­cho equi­li­brio uno de los aniver­sa­rios de la Cons­ti­tu­ción que le to­có ges­tio­nar. Me lla­mó pa­ra con­sen­suar to­dos los ac­tos y des­ple­gó sus me­jo­res ac­ti­vos de cor­te­sía y de con­si­de­ra­ción. No sé si han si­do las va­rias de­rro­tas en su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de An­da­lu­cía o que se ha con­ta­gia­do con ese vi­rus reac­cio­na­rio y an­tip­soe que se ex­tien­de por el peor PP, en to­do ca­so, es un he­cho cons­ta­ta­ble ca­da día por sus des­ca­li­fi­ca­cio­nes y sus in­sul­tos. Pa­re­ce un ca­mino que no tie­ne vuel­ta atrás. Si hu­bie­ra que ha­cer un diag­nós­ti­co co­lec­ti­vo y te­rri­to­rial di­ría que la pri­me­ra pla­za y a gran dis­tan­cia de los de­más la ocu­pa la Co­mu­ni­dad de Ma­drid con la inefa­ble do­ña Es­pe­ran­za y su pro­cla­ma­da del­fi­na Lu­cía Fi­gar. No se­ría ca­paz de de­ci­dir, en­tre las dos, quién ocu­pa­ría el pri­mer pues­to.

¿Es­te pa­no­ra­ma nos lle­va a la con­clu­sión de que la mo­de­ra­ción de un li­be­ra­lis­mo so­se­ga­do no exis­te en el PP? No creo que sea una con­clu­sión co­rrec­ta. Co­noz­co y ten­go ami­gos y co­no­ci­dos en el PP que cum­plen con cre­ces las exi­gen­cias de­mo­crá­ti­cas esen­cia­les y con for­mas, ade­más, co­rrec­tas y to­le­ran­tes. El ejem­plo pú­bli­co de esos com­por­ta­mien­tos lo mar­ca el pre­si­den­te de Cas­ti­lla y León, don Juan Vi­cen­te He­rre­ra. No sé si es­te elo­gio es un ca­ra­me­lo en­ve­ne­na­do pa­ra su per­so­na y su fi­gu­ra pe­ro me pa­re­cía de jus­ti­cia y pa­ra reivin­di­car con su ejem­plo el sec­tor cla­ra­men­te es­ti­ma­ble que tam­bién exis­te en el PP. Des­de el pun­to de vista in­te­lec­tual se cen­tra en per­so­nas co­mo Jo­sé Ma­ría La­sa­lle, con quien no ten­go bue­nas re­la­cio­nes per­so­na­les pe­ro que re­co­noz­co su in­te­li­gen­cia y su es­pí­ri­tu li­be­ral y que ade­más ha te­ni­do el acier­to de ca­sar­se con Ma­ri­chel, una mu­jer gua­pa, sim­pá­ti­ca y so­cia­lis­ta.

El pro­ble­ma es el ba­lan­ce de fuer­zas y quién se lle­va­rá el ga­to al agua si ga­na y, ade­más, por ma­yo­ría ab­so­lu­ta las elec­cio­nes y cuál va a ser en ese con­tex­to de op­ti­mis­mo el pa­pel de Ra­joy. Me temo que los hal­co­nes ven­ce­rán en su inevi­ta­ble pug­na con las pa­lo­mas. An­te la du­da la so­lu­ción pru­den­te es no vo­tar­les.

Yo ade­más adop­ta­ré la po­si­ción más se­gu­ra.¡Vo­ta­ré a Ru­bal­ca­ba!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.