PSC: en­tre el gru­po pro­pio y la bús­que­da de nue­va iden­ti­dad

Los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes pre­pa­ran su con­gre­so pa­ra di­ciem­bre. Re­no­va­rán ca­ras, pro­gra­ma y es­tra­te­gia. Los va­ra­pa­los elec­to­ra­les obli­gan al PSC a adop­tar de­ci­sio­nes drás­ti­cas, en­tre ellas re­plan­tear­se su re­la­ción con el PSOE.

Tiempo - - ESPAÑA - AN­TO­NIO FERNÁNDEZ na­cio­nal.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

son tiem­pos de cam­bio. Más pa­ra unos que pa­ra otros. Y hay par­ti­dos a los que ur­ge un re­po­si­cio­na­mien­to en el es­pec­tro po­lí­ti­co pa­ra re­cu­pe­rar te­rreno per­di­do. Eso es lo que le pa­sa al Par­tit dels So­cia­lis­tes de Ca­ta­lun­ya (PSC), la se­gun­da fuer­za ca­ta­la­na, que es­tá a la es­pe­ra de ce­le­brar un con­gre­so en el mes de di­ciem­bre pa­ra cam­biar su cú­pu­la di­rec­ti­va y re­di­se­ñar la es­tra­te­gia.

Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de no­viem­bre del año pa­sa­do y las mu­ni­ci­pa­les del pa­sa­do mes de ma­yo evi­den­cia­ron que al­go le pa­sa al PSC. En los co­mi­cios ca­ta­la­nes per­dió nue­ve es­ca­ños y se que­dó con 28 dipu­tados; en nú­me­ro de vo­tos, ba­jó 220.000. En los lo­ca­les, el des­ca­la­bro fue de 203.000 vo­tos y 453 con­ce­ja­les. Ello le lle­vó a per­der to­das las dipu­tacio­nes, aunque el ma­yor gol­pe fue que tu­vo que de­cir adiós, por pri­me­ra vez des­de 1979, a la al­cal­día de Bar­ce­lo­na, to­do un sím­bo­lo. “Es ob­vio que he­mos per­di­do vo­tos y no he­mos sa­bi­do co­nec­tar con nues­tro elec­to­ra­do. De­be­mos, pues, de­ba­tir so­bre el pro­yec­to y, si es ne­ce­sa­rio, re­fun­dar el PSC”, se­ña­la a Tiem­po un di­ri­gen­te crí­ti­co.

En la for­ma­ción ca­ta­la­na exis­ten so­lo un par de co­rrien­tes que es­tán mí­ni­ma­men­te or­ga­ni­za­das. Una es la que pre­ten­de aglu­ti­nar al PSC más ca­ta­la­nis­ta y se ar­ti­cu­la en torno a la pla­ta­for­ma Nou Ci­cle, que li­de­ra el eu­ro­dipu­tado y ex­lí­der del par­ti­do en la dé­ca­da de los 90 Rai­mon Obiols. La otra es la de la Iz­quier­da So­cia­lis­ta, pe­ro tie­ne po­ca fuer­za.

En los úl­ti­mos me­ses han flo­re­ci­do tam­bién dos pla­ta­for­mas crí­ti­cas, or­ga­ni­za­das a tra­vés de las re­des so­cia­les. Se tra­ta de Con­grés des de Baix y +PSC. Sus plan­tea­mien­tos, pró­xi­mos a Nou Ci­cle, se ba­san en reivin­di­car más in­de­pen­den­cia fren­te al PSOE na­cio­nal e in­clu­so en re­vi­sar los acuer­dos con es­te a par­tir de la for­ma­ción de un Gru­po So­cia­lis­ta Ca­ta­lán en el Con­gre­so, que vo­te di­fe­ren­cia­da­men­te del par­ti­do her­mano en cues­tio­nes “de im­por­tan­cia tras­cen­den­tal pa­ra Ca­ta­lu­ña”.

Mo­vi­mien­tos tác­ti­cos.

El pa­no­ra­ma se ha acla­ra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. Los crí­ti­cos de Nou Ci­cle apo­yan pa­ra lí­der del PSC a Joan Ig­na­si Ele­na, al­cal­de de Vi­la­no­va i la Gel­trú. Pe­ro a es­te le han sa­li­do com­pe­ti­do­res con pe­so. Uno de ellos es el al­cal­de de Lé­ri­da, Àn­gel Ros. A su la­do, se po­si­cio­nó otro de los va­lo­res emergentes: el al­cal­de de Sa­ba­dell, Ma­nuel Bus­tos. Las ma­nio­bras tác­ti­cas han lle­va­do a ten­der puen­tes en­tre Ros y Ele­na pa­ra pre­sen­tar una can­di­da­tu­ra con­jun­ta. Pe­ro ha­ce es­ca­sos días sur­gió un nue­vo com­pe­ti­dor: Pe­re Na­va­rro, al­cal­de de Te­rras­sa, a quien al­gu­nos ven co­mo el can­di­da­to más ofi­cia­lis­ta. Sin em­bar­go, fal­ta to­da­vía que se pro­nun­cie el ac­tual por­ta­voz so­cia­lis­ta en el Par­la­men­to au­to­nó­mi­co, Mi­quel Ice­ta, quien, pa­ra mu­chos, de­be­ría ser el nue­vo lí­der del par­ti­do. Ice­ta se­ña­la a Tiem­po: “En es­tos mo­men­tos, es ho­ra de tra­ba­jar so­lo con la vista pues­ta en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Al día si­guien­te ya ha­bla­re­mos y de­ci­di­ré si me pre­sen­to o no”.

Lo que pa­re­ce cla­ro es que na­da vol­ve­rá a ser co­mo an­tes. Pa­ra em­pe­zar, el PSC su­cum­bi­rá a mar­car per­fil pro­pio an­te el PSOE. In­clu­so la lí­nea ofi­cia­lis­ta con­si­de­ra que con­vie­ne des­mar­car­se de vez en cuan­do del par­ti­do her­mano. Otra co­sa es la vie­ja as­pi­ra­ción del gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio. “Es­ta es una cues­tión que se ha lle­va­do a va­rios con­gre­sos y nun­ca fue apro­ba­da. Ade­más, si nues­tros pos­tu­la­dos son si­mi­la­res, ¿en qué cam­bia si te­ne­mos o no gru­po pro­pio? ¿Es que va­mos a vo­tar en con­tra del PSOE?”, ex­pli­ca un di­ri­gen­te ofi­cia­lis­ta.

Ade­más, hay ra­zo­nes téc­ni­cas. El gru­po pro­pio ten­dría que es­pe­rar ya cua­tro años más, has­ta las pró­xi­mas ge­ne­ra­les, ya que la cons­ti­tu­ción de gru­pos se rea­li­za a prin­ci­pios de le­gis­la­tu­ra y el 20-N el PSC se pre­sen­ta en­cua­dra­do en el PSOE. Otra co­sa es el des­mar­que en al­gu­nas cues­tio­nes, pos­tu­ra que po­si­ble­men­te se vea re­fren­da­da en el con­gre­so de di­ciem­bre. Y ello re­pre­sen­ta, pa­ra­le­la­men­te, otro va­ra­pa­lo al PSOE, por lo que Alfredo Pé­rez Ru­bal­ca­ba ten­drá un nue­vo fren­te abier­to in­de­pen­dien­te­men­te de los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 20-N.

Pe­ro eso no qui­ta pa­ra que el PSC es­té con­de­na­do a ha­cer “una in­fle­xión en la lí­nea so­cial­de­mó­cra­ta y un es­fuer­zo por re­cen­trar­se en la iz­quier­da, to­do ello den­tro de un pro­yec­to ca­ta­la­nis­ta y fe­de­ra­lis­ta”, ex­pli­ca Ice­ta. Aunque el ala más ca­ta­la­nis­ta pi­de un ma­yor pe­so de las cues­tio­nes iden­ti­ta­rias, los ofi­cia­lis­tas con­si­de­ran que el men­sa­je que el par­ti­do tie­ne que re­for­zar en es­tos mo­men­tos de cri­sis es el so­cial.

Re­le­vo. La ac­tual Eje­cu­ti­va del PSC cam­bia­rá en el con­gre­so que el par­ti­do ce­le­bra­rá en di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.