Las ra­zo­nes del de­rrum­be de Al Qae­da

Jus­to cuan­do se cum­plen diez años de la in­va­sión de Af­ga­nis­tán co­mo re­pre­sa­lia por los aten­ta­dos del 11-S, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta Al Qae­da, res­pon­sa­ble de aque­lla ma­sa­cre, es­tá más de­bi­li­ta­da que nun­ca. Ana­li­za­mos por qué.

Tiempo - - ESPAÑA MUNDO - POR FER­NAN­DO RUE­DA

La pre­sión de la CIA y los ser­vi­cios se­cre­tos oc­ci­den­ta­les ha si­do tras­cen­den­tal, pe­ro sin la pre­sión des­co­mu­nal de Ara­bia Sau­dí, Pa­kis­tán o Egip­to, Al Qae­da no es­ta­ría, diez años des­pués de la in­va­sión de Af­ga­nis­tán, en pleno de­rrum­be. La apor­ta­ción de Es­pa­ña con sus fuer­zas po­li­cia­les y el Cen­tro Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (CNI) es­tá sien­do im­por­tan­te pa­ra ases­tar­le la es­to­ca­da fi­nal.

Des­de que Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó el 7 de oc­tu­bre de 2001 sus bom­bar­deos con­tra Af­ga­nis­tán pa­ra aca­bar con el re­fu­gio de Al Qae­da, han pa­sa­do diez años en los que el in­du­da­ble éxi­to al de­rri­bar las To­rres Ge­me­las y ha­cer­le un bo­que­te al edi­fi­cio del Pen­tá­gono, se ha tor­na­do en un de­cli­ve que ha­ce pre­sa­giar que la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ya no pue­de ejer­ci­tar su “vo­ca­ción pla­ne­ta­ria”.

Quin­ce con­ju­ra­dos fun­da­ron Al Qae­da en agos­to de 1988 en Pa­kis­tán y pro­me­tie­ron leal­tad a su emir Osa­ma Bin La­den, que nom­bró co­mo nú­me­ro dos a Ay­man al Za­wahi­ri. Sus te­rro­ris­tas pron­to co­men­za­ron a en­tre­nar­se en Af­ga­nis­tán, en el cam­pa­men­to de Fa­ruk, uno de cu­yos ins­truc­to­res era Mus­ta­fá Set­ma­rian, que años más tar­de lle­va­ría a Es­pa­ña la yihad y fi­nal­men­te se­ría cap­tu­ra­do y tras­la­da­do a al­gu­na cár­cel se­cre­ta de la CIA.

Su pro­ta­go­nis­mo mun­dial se ini­ció el 11 de sep­tiem­bre de 2001 con el se­cues­tro de cua­tro avio­nes de lí­nea y la muer­te de cer­ca de 3.000 inocen­tes. El pre­si­den­te Bush les de­cla­ró la guerra y al mes si­guien­te co­men­za­ron los bom­bar­deos so­bre Af­ga­nis­tán. En ese pre­ci­so mo­men­to co­men­zó el de­cli­ve de Al Qae­da. Bin La­den de­du­jo que la pre­sen­cia de los mi­li­ta­res de Bush en Af­ga­nis­tán ge­ne­ra­ría una guerra lar­ga y de des­gas­te co­mo la de los so­vié­ti­cos años an­tes, pe­ro se equi­vo­có. Los ta­li­ba­nes no aguan­ta­ron ni el pri­mer em­ba­te.

La for­ma­ción del mi­to.

Bin La­den es­ca­pó con fa­ci­li­dad del cer­co al que le so­me­tie­ron en las mon­ta­ñas af­ga­nas de To­ra Bo­ra y hu­yó a Pa­kis­tán. El mi­to de la in­vul­ne­ra­bi­li­dad del emir de Al Qae­da em­pe­zó a co­ger for­ma. Aunque su cam­pa­ña de pro­pa­gan­da, en la que de­mos­tró ser un maes­tro, ocul­tó a los ojos de sus se­gui­do­res que dos ter­cios de sus sol­da­dos ha­bían per­di­do la vi­da, in­clui­da su eli­tis­ta Bri­ga­da 55, que fue ma­sa­cra­da. Al mis­mo tiem­po, el ISI, el ser­vi­cio se­cre­to pa­kis­ta­ní, que tan­to les ha­bía apo­ya­do des­de su na­ci­mien­to, em­pe­zó a mar­car dis­tan­cias de­bi­do a la pre­sión es­ta­dou­ni­den­se.

El emir de Al Qae­da im­pul­só su po­lí­ti­ca de cen­tra­li­zar las de­ci­sio­nes y des­cen­tra­li­zar las ac­cio­nes, pa­ra lo que uti­li­zó In- ter­net. Pre­ten­día que gru­pos au­tó­no­mos que com­par­tían sus ideas se sumaran a Al Qae­da, aten­ta­ran en sus paí­ses y él pu­die­ra arro­gar­se el éxi­to.

Fren­te a las de­ten­cio­nes en di­ver­sos paí­ses de res­pon­sa­bles ope­ra­ti­vos y fi­nan­cie­ros en 2002, el 12 de oc­tu­bre, un año des­pués del 11-S, vol­vie­ron a con­se­guir un aten­ta­do me­diá­ti­co: en Ba­li mu­rie­ron 202 per­so­nas, en­tre ellos 88 tu­ris­tas aus­tra­lia­nos, por bom­bas co­lo­ca­das por la Je­maa Is­la­mi­ya, cu­ya úni­ca re­la­ción con Al Qae­da era que al­gu­nos de sus miem­bros se ha­bían for­ma­do en sus cam­pos de en­tre­na­mien­to en Af­ga­nis­tán.

Aunque Bin La­den des­pre­cia­ba a Sa­dam Hu­sein, la pro­pa­gan­da in­ter­na­cio­nal de EEUU les vin­cu­ló pa­ra jus­ti­fi­car la in­va­sión que co­men­zó el 20 de mar­zo de 2003. Es­ta ac­ti­tud abrió las puer­tas a Al Qae­da pa­ra vol­car­se en de­fen­der la ex­ten­sión de la yihad a Iraq, ba­sa­da en la ne­ce­si­dad de ata­car a Es­ta­dos Uni­dos y a sus alia­dos. Es­pa­ña fue pues­ta con cla­ri­dad en el pun­to de mi­ra de los ra­di­ca­les.

Nues­tro país ya ha­bía ac­ti­va­do sus me­dios pa­ra lu­char con­tra las re­des de Al Qae­da par­ti­ci­pan­tes en el 11-S. El juez Bal­ta­sar Gar­zón ha­bía ac­tua­do con éxi­to con­tra 24 in­te­gris­tas is­lá­mi­cos en la ope

ra­ción Dá­til, di­ri­gi­da por Abu Da­da. El 11 de mar­zo de 2004 ex­plo­ta­ron en Ma­drid cua­tro tre­nes de cer­ca­nías co­brán­do­se la vi­da de 191 per­so­nas. La eje­cu­ción co­rres­pon­dió a una cé­lu­la is­la­mis­ta que se ha­bía re­or­ga­ni­za­do en la ca­pi­tal de Es­pa­ña, re­clu­tan­do yihadistas ma­rro­quíes. No tu­vie­ron re­la­ción di­rec­ta con la cú­pu­la de Al Qae­da, pe­ro aten­die­ron el lla­ma­mien­to in­ter­na­cio­nal de ac­tuar con­tra los in­va­so­res de Iraq. El 3 de abril el ce­re­bro del co­man­do te­rro­ris­ta, Ser­ha­ne Fa­jet, el Tu­ne­cino, y tres de sus hom­bres se in­mo­la­ron cuan­do iban a ser de­te­ni­dos. Al Qae­da se apun­tó nue­va­men­te el tan­to, mien­tras Bin La­den y unos 300 te­rro­ris­tas se­guían es­con­di­dos en Wa­zi­ris­tán del nor­te y del sur, en Pa­kis­tán.

El con­flic­to prin­ci­pal de Al Qae­da, lo que les da­ba má­xi­ma vi­si­bi­li­dad y acre­cen­ta­ba su ima­gen te­rro­rí­fi­ca, era Iraq. En 2004, Al Zar­ka­wi se con­vir­tió en el je­fe de Al Qae­da en el país, des­pués de in­gre­sar con su pro­pio gru­po en la or­ga­ni­za­ción. Pa­ra au­men­tar su fa­ma de de­pre­da­dor, de­go­lló per­so­nal­men­te a un rehén es­ta­dou­ni­den­se y di­fun­dió las imá­ge­nes por In­ter­net. La co­la­bo­ra­ción con la gue­rri­lla su­ní fue muy po­si­ti­va ini­cial­men­te, lo que vio­len­tó el or­den en el país, pe­ro tam­bién con­tri­bu­yó al desa­rro­llo de cé­lu­las au­tó­no­mas en mu­chos paí­ses ára­bes y oc­ci­den­ta­les, que ade­más en­via­ban una in­gen­te can­ti­dad de vo­lun­ta­rios a Iraq. Una nue­va ac­ción en Oc­ci­den­te acre­cen­tó la au­reo­la de éxi­tos de Bin La­den. El 7 de ju­lio de 2005 se co­me­tie­ron en Londres aten­ta­dos si­mul­tá­neos con­tra tres va­go­nes de me­tro y un au­to­bús, en los que mu­rie­ron los cua­tro ka­mi­ka­zes y 52 ciu­da­da­nos inocen­tes.

Sin em­bar­go, po­co a po­co el des­plie­gue mi­li­tar y de in­te­li­gen­cia lle­va­do a ca­bo por Es­ta­dos Uni­dos en to­do el mun­do, apo­ya­do por los paí­ses oc­ci­den­ta­les y por la ma­yo­ría de los paí­ses ára­bes, si­guió ofre­cien­do con­tun­den­tes re­sul­ta­dos. Po­co des­pués del aten­ta­do de Londres ca­si la mi­tad de los in­te­gran­tes de la cú­pu­la de Al Qae­da ha­bía muer­to o es­ta­ban de­te­ni­dos.

El pri­mer re­vés se pro­du­jo en Iraq. Los su­níes mos­tra­ron su in­ten­ción de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes que se iban a ce­le­brar pa­ra in­ten­tar con­se­guir una in­fluen­cia real en el país. Zar­ka­wi se negó por­que su ob­je­ti­vo de mun­dia­li­zar la yihad era con­tra­rio a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. Se pro­du­jo un en­fren­ta­mien­to vi­ru­len­to, que aca­bó con una ven­ga­ti­va y des­co­no­ci­da fil­tra­ción a los nor­te­ame­ri­ca­nos del pa­ra­de­ro de Zar­ka­wi. El 7 de ju­nio de 2006 un bom­bar­deo se­lec­ti­vo aca­bó con su vi­da. Al Qae­da in­ten­tó re­com­po­ner las re­la­cio­nes con sus alia­dos su­níes pe­ro les fue im­po­si­ble. Des­de ese mo­men­to, la pre­sen­cia del gru­po en Irak pa­sa­ría a ser mi­no­ri­ta­ria.

Pa­les­ti­na les da la es­pal­da.

Bin La­den man­tu­vo una ac­ti­tud chu­les­ca des­de su re­fu­gio en Pa­kis­tán. Ha­bía con­se­gui­do ce­rrar acuer­dos con la red Haq­qim, los ta­li­ba­nes pa­kis­ta­níes, que pro­te­gían a su gen­te en la zo­na fron­te­ri­za con Af­ga­nis­tán. Se sen­tía se­gu­ro, pe­ro se iba dan­do cuen­ta de que las to­rres más im­por­tan­tes se le es­ta­ban des­mo­ro­nan­do. Iraq no era la úni­ca. Con­ti­nua­men­te en sus dis­cur­sos car­ga­ba con­tra Israel y a fa­vor del pue­blo pa­les­tino, pe­ro ha­cía tiem­po que no en­ga­ña­ba a na­die. Ni los pa­les­ti­nos de Fa­tah ni los ra­di­ca­les de Ha­más acep­ta­ban que Al Qae­da in­ter­fie­ra en sus pro­ble­mas. No que­rían ni ver­les y se lo de­mos­tra­ron cuan­do blo­quea­ron los in­ten­tos de Bin La­den de crear una di­vi­sión de su gru­po en la zo­na.

A la de Iraq y Pa­les­ti­na se unió otra de­rro­ta aplas­tan­te. En Ara­bia Sau­dí, la cam­pa­ña me­diá­ti­ca de Al Qae­da pro­du­cía enor­mes que­bra­de­ros de ca­be­za a sus di­ri­gen­tes. Lle­va­ron a ca­bo nu­me-

ro­sas de­ten­cio­nes y una exi­to­sa po­lí­ti­ca de reha­bi­li­ta­ción de yihadistas pa­ra que vol­vie­ran a la doc­tri­na ofi­cial. Has­ta el gran muf­tí del reino dic­tó en oc­tu­bre de 2007 una fa­tua que prohi­bía a los jó­ve­nes sau­díes ex­por­tar la yihad.

Ara­bia Sau­dí le pu­so freno a Al Qae­da, por lo que Bin La­den ac­ti­vó una red en Ye­men. Sus aten­ta­dos con­si­guie­ron lla­mar la aten­ción, co­mo el de ju­lio de 2007 que aca­bó con la vi­da de siete tu­ris­tas es­pa­ño­les en la pro­vin­cia de Ma­rib, pe­ro sus ac­cio­nes fue­ron muy li­mi­ta­das. Los po­ten­tes ser­vi­cios se­cre­tos sau­díes apo­ya­ron a los de Ye­men, do­tán­do­les de al­ta tec­no­lo­gía e in­ter­vi­nien­do ellos mis­mos so­bre el te­rreno.

En es­tos años com­pli­ca­dos pa­ra Bin La­den y Al Qae­da, que no tras­cen­die­ron a la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal, acep­ta­ron la in­te­gra­ción del Gru­po Sa­la­fis­ta pa­ra la Pre­di­ca­ción y el Com­ba­te (GSPC). Pre­ten­dían des­ple­gar su in­fluen­cia en Áfri­ca del nor­te y que a su lu­cha con­tra los

cru­za­dos de Es­ta­dos Uni­dos, Druk­dal, el je­fe del GSPC, aña­die­ra a los cru­za­dos de Fran­cia y Es­pa­ña. Es­te gru­po ar­ge­lino te­nía un am­plio cam­po de ac­ción que pe­ne­tra­ba en el Sáha­ra, Ma­lí, Mau­ri­ta­nia, Ní­ger, Tú­nez y Li­bia. El 24 de enero de 2007 se trans­for­ma­ron en Al Qae­da del Ma­greb Is­lá­mi­co y au­men­ta­ron sus ac­cio­nes ar­ma­das, bus­can­do ca­si siem­pre ata­car los in­tere­ses de Fran­cia y Es­pa­ña. De he­cho, Druk­dal lla­mó a re­con­quis­tar la “An­da­lu­cía ex­po­lia­da”.

En Es­pa­ña con­si­guie­ron la aten­ción de la opi­nión pú­bli­ca cuan­do se­cues­tra­ron en no­viem­bre de 2009 a tres coope­ran­tes de la ONG Ac­ción So­li­da­ria, que fue­ron li­be­ra­dos un año des­pués tras el pa­go de un res­ca­te y la li­be­ra­ción de pre­sos de la ban­da, pro­ce­so si­mi­lar al de otro se­cues­tra­do fran­cés. Al Qae­da pre­sio­nó pa­ra que fue­ran ase­si­na­dos, pe­ro el gru­po ar­ge­lino pre­fi­rió el di­ne­ro saltándose la doc­tri­na ofi­cial. Mien­tras Al Qae­da es­ta­ba su­mi­da en sus pro­pios líos, Es­ta­dos Uni­dos con­si­guió au­to­ri­za­ción de Pa­kis­tán pa­ra bom­bar­dear con sus avio­nes no tri­pu­la­dos Pre­da­tor pun­tos con­cre­tos de Wa­zi­ris­tán. Fue­ron cien­tos los muer­tos, al­gu­nos de ellos im­por­tan­tes di­ri­gen­tes de Al Qae­da.

Uno de los gran­des cam­bios que se pro­du­jo en el mun­do ára­be tras los aten­ta­dos del 11-S y la in­va­sión de Af­ga­nis­tán fue el cues­tio­na­mien­to de las des­via­cio­nes ideo­ló­gi­cas de Al Qae­da y la con­se­cuen­te des­apa­ri­ción del ma­si­vo apo­yo po­pu­lar. Un he­cho de­ter­mi­nan­te se pro­du­jo en no­viem­bre de 2007 cuan­do Sa­yid Imam al Sha­rif, alias Doc­tor Fa­del, en­car­ce­la­do en Egip­to, se opu­so abier­ta­men­te a Bin La­den y Za­wahi­ri. El que fue­ra uno de los fun­da­do­res de Al Qae­da, de ahí la im­por­tan­cia de su opi­nión, les ne­ga­ba el de­re­cho a de­cre­tar la apos­ta­sía y con­de­na­ba el ase­si­na­to de mu­je­res y ni­ños.

Otra de las gran­des ar­mas de Al Qae­da ha­bía si­do la ca­pa­ci­dad de di­fun­dir sus men­sa­jes a tra­vés de In­ter­net. El pa­so de los años fue dan­do a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que les per­se­guían en la Red los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra blo­quear­les. Ya en 2008, con motivo del sép­ti­mo aniver­sa­rio del 11-S, no pu­die­ron pre­su­mir de su an­ti­guo éxi­to, por­que cua­tro de los cin­co fo­ros que ha­bi­tual­men­te usa­ban ha­bían si­do blo­quea­dos.

En Eu­ro­pa la pre­sen­cia de Al Qae­da ha dis­mi­nui­do en los úl­ti­mos años, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a las im­por­tan­tes ac­cio­nes de los ser­vi­cios se­cre­tos oc­ci­den­ta­les, que lle­ga­ron a for­mar un club pri­va­do pa­ra ace­le­rar y au­men­tar el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción so­bre el gru­po te­rro­ris­ta.

El gol­pe de­fi­ni­ti­vo.

En Es­pa­ña, los ser­vi­cios de in­for­ma­ción de los cuer­pos po­li­cia­les y el CNI se vol­ca­ron en per­se­guir el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta de una for­ma muy se­ria. Au­men­ta­ron no­ta­ble­men­te el per­so­nal de­di­ca­do al asun­to y se do­ta­ron de to­dos los me­dios téc­ni­cos ne­ce­sa­rios. Des­de los aten­ta­dos de 2004 en Ma­drid se han des­man­te­la­do más de 30 gru­pos con pre­sen­cia ma­yo­ri­ta­ria de ma­rro­quíes y ar­ge­li­nos.

El gol­pe de­fi­ni­ti­vo lle­gó el 1 de ma­yo de 2011. Ese día, dos he­li­cóp­te­ros que lle­va­ban a bor­do a 23 sol­da­dos de éli­te del ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos, aba­tie­ron a Bin La­den en su re­fu­gio pa­kis­ta­ní. Ese hom­bre es­cu­chi­mi­za­do a quien to­dos sus se­gui­do­res creían ca­si in­mor­tal ha­bía si­do des­cu­bier­to an­tes de que se cum­plie­ran diez años de los aten­ta­dos del 11-S.

El ma­za­zo fue tre­men­do. En Al Qae­da la fi­de­li­dad a Bin La­den era in­di­so­cia­ble del com­pro­mi­so con la or­ga­ni­za­ción. Sin la pre­sen­cia del hom­bre que los unía a to­dos, se ge­ne­ró una guerra de su­ce­sión ga­na­da por Za­wahi­ri, su eterno nú­me­ro dos. Pe­ro ya no era lo mis­mo. Con su fa­lle­ci­mien­to, se aca­ba­ba la idea de que Al Qae­da era in­vul­ne­ra­ble. To­dos los lí­de­res his­tó­ri­cos han muer­to, me­nos Za­wahi­ri, por lo que su des­apa­ri­ción, en la que Es­ta­dos Uni­dos es­tá em­pe­ña­do, po­dría su­po­ner el gol­pe de­fi­ni­ti­vo.

Lo que es­tá cla­ro es que, per­di­da su in­fluen­cia en Iraq, eli­mi­na­dos de Orien­te Me­dio, con pro­ble­mas pa­ra con­ser­var su ra­ma en Áfri­ca y con el pue­blo mu­sul­mán ale­ja­do de sus pos­tu­la­dos, Al Qae­da tie­ne di­fí­cil vol­ver a en­con­trar tan­tos se­gui­do­res co­mo an­ta­ño, la fi­nan­cia­ción que an­tes les so­bra­ba y, so­bre to­do, la po­si­bi­li­dad de co­me­ter aten­ta­dos dra­má­ti­cos que con­mue­van al mun­do. Al Qae­da es­tá en un lar­go fi­nal, pe­ro to­da­vía pue­de pa­sar de to­do.

Af­ga­nis­tán. Sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses de­tie­nen a un sos­pe­cho­so en abril de 2004.

Con­ti­nui­dad. Osa­ma Bin La­den y su su­ce­sor, Al Za­wahi­ri, en 2001.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.