El al­to pre­cio de la li­ber­tad

La ope­ra­ción Li­ber­tad du­ra­de­ra, ini­cia­da ha­ce jus­to diez años en Af­ga­nis­tán, se ha co­bra­do la vi­da de cer­ca de 1.800 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses.

Tiempo - - MUNDO - POR MAR­CO MIERKE tiem­po@gru­po­ze­ta.es

la nue­va era de la guerra co­men­zó pa­ra EEUU con el se­cues­tro de cua­tro avio­nes. El 11 de sep­tiem­bre de 2001 unos te­rro­ris­tas di­ri­gie­ron tres de los apa­ra­tos con­tra el World Tra­de Cen­ter en Nue­va York y el Pen­tá­gono en Washington, mien­tras que el cuar­to se es­tre­lla­ba so­bre un cam­po cer­ca de Pit­ts­burgh. Mu­rie­ron ca­si 3.000 es­ta­dou­ni­den­ses. El en­ton­ces pre­si­den­te Geor­ge W. Bush ca­li­fi­có rá­pi­da­men­te a Af­ga­nis­tán, go­ber­na­do por los ta­li­ba­nes, de base de los “cri­mi­na­les bár­ba­ros”, y cua­tro se­ma­nas des­pués de los aten­ta­dos en­vió a su Ejér­ci­to a ese país. Bush que­ría des­truir la red te­rro­ris­ta Al Qae­da y eli­mi­nar a su lí­der, Osa­ma Bin La­den. Y pa­ra su ope­ra­ción Li­ber­tad du­ra­de­ra re­ci­bió un res­pal­do in­ter­na­cio­nal sin pre­ce­den­tes.

“ No va­ci­la­re­mos, no nos can­sa­re­mos, no ti­tu­bea­re­mos y no fra­ca­sa­re­mos”, pro­me­tió en la no­che de aquel 7 de oc­tu­bre en un dis­cur­so emi­ti­do por te­le­vi­sión. Diez años des­pués, la guerra se ha con­ver­ti­do una pe­sa­di­lla pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses. Lo que pa­ra Bush co­men­zó co­mo una cru­za­da de re­pre­sa­lia con­tra una “fá­bri­ca de te­rro­ris­tas”, se ha con­ver­ti­do ba­jo su su­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, en el con­flic­to más lar­go, ca­ro y tal vez com­pli­ca­do de la his­to­ria del país. La ci­fra de sol­da­dos caí­dos en Af­ga­nis- tán es­tá cer­ca de los 1.800, y es­te mes de agos­to ha si­do el más san­grien­to pa­ra los fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses. La re­vis­ta News­week ha­bla des­de ha­ce tiem­po de “nue­vo Viet­nam” y el dia­rio The New York Ti­mes de “guerra sin sa­li­da”.

Oba­ma ha anun­cia­do va­rias ve­ces que en tres años ha­brá fi­na­li­za­do la mi­sión mi­li­tar. Al­re­de­dor de un ter­cio de sus 100.000 sol­da­dos re­gre­sa­rán a EEUU el ve­rano de 2012. Los crí­ti­cos opi­nan que la fe­cha le otor­ga­rá un be­ne­fi­cio per­so­nal: las imá­ge­nes de sol­da­dos re­gre­san­do a su pa­tria le da­rán mu­cho im­pul­so en el año elec­to­ral.

Oba­ma cons­tru­ye su exit stra­tegy, an­te to­do, so­bre el ase­si­na­to de Bin La­den en ma­yo. “He­mos pues­to a Al Qae­da en una sen­da ha­cia su de­rro­ta”, di­jo en ju­nio al pre­sen­tar sus pla­nes de re­ti­ra­da. Sin em­bar­go, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha de­ja­do abier­to el te­ma de có­mo con­ti­nua­rá la re­cons­truc­ción de Af­ga­nis­tán tras el fin de la guerra. Una cues­tión de­ci­si­va, se­gún Ant­hony Cor­des­man, del Cen­tro pa­ra Es­tu­dios Es­tra­té­gi­cos e In­ter­na­cio­na­les en Washington, que afir­ma: “Pa­ra te­ner es­pe­ran­zas de un triun­fo ver­da­de­ro ne­ce­si­ta­mos un plan pa­ra la tran­si­ción”. Más ins­truc­to­res pa­ra las fuer­zas de se­gu­ri­dad en Af­ga­nis­tán, más ex­per­tos pa­ra jus­ti­cia y ad­mi­nis­tra­ción, nue­vas es­cue­las y hos­pi­ta­les cues­tan di­ne­ro. Has­ta aho­ra, EEUU lle­va gas­ta­dos en Af­ga­nis­tán ca­si 600.000 mi­llo­nes de dó­la­res (450.000 mi­llo­nes de eu­ros).

“Los cos­tes son enor­mes y nues­tras de­ci­sio­nes, co­mo las pa­ga­mos, han da­ña­do pro­fun­da­men­te la co­yun­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se”, sos­tie­ne Joseph Sti­glitz, No­bel de Eco­no­mía. Así las co­sas, tam­bién Oba­ma ha de­ja­do cla­ro que es tiem­po de “con­cen­trar­se en la cons­truc­ción de nues­tra na­ción, aquí en ca­sa”. Has­ta la ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos se ha dis­tan­cia­do de los de­fen­so­res de la guerra. To­dos sus as­pi­ran­tes con más pro­ba­bi­li­da­des de ha­cer­se con la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial se han com­pro­me­ti­do a una rápida re­ti­ra­da de las tro­pas en el ca­so de ga­nar las elec­cio­nes. Pe­ro sea quien fue­re el ga­na­dor en las elec­cio­nes de no­viem­bre de 2012, no po­drá ta­char de su agen­da el te­ma Af­ga­nis­tán.

Cor­des­man opi­na que en 2025 o 2030 el país asiá­ti­co po­drá so­bre­vi­vir sin ayu­da ex­tran­je­ra. Has­ta en­ton­ces, EEUU de­be­rá se­guir pro­ve­yen­do fon­dos pa­ra la re­cons­truc­ción. En cuan­to al cos­te pa­ra el Es­ta­do de las ju­bi­la­cio­nes y la asis­ten­cia mé­di­ca de los ve­te­ra­nos de guerra, Sti­glitz lo ci­fra en 900.000 mi­llo­nes de dó­la­res (675.000 mi­llo­nes de eu­ros). Y en es­te cálcu­lo ni si­quie­ra es­tán in­clui­dos los cos­tes por los in­tere­ses so­bre las deu­das y la sus­ti­tu­ción de equi­pa­mien­to mi­li­tar usa­do. Pe­se a to­do, vol­vien­do la vista a los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001, has­ta ana­lis­tas crí­ti­cos ad­mi­ten que Es­ta­dos Uni­dos es­tu­vo del la­do co­rrec­to de la His­to­ria con su guerra en Af­ga­nis­tán y tam­bién en Irak.

Que en la dé­ca­da de la guerra los te­rro­ris­tas fue­ran des­ar­ma­dos en gran par­te y de­rro­ta­dos es un “lo­gro his­tó­ri­co” y ne­gar­lo es sim­ple­men­te “un sin­sen­ti­do”, ha es­cri­to el co­lum­nis­ta Char­les Kraut­ham­mer.

Herido. Sol­da­dos de EEUU eva­cúan a un com­pa­ñe­ro herido en ju­lio de 2010 en el sur de Af­ga­nis­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.