La Igle­sia con­tra Ber­lus­co­ni

Por pri­me­ra vez la jerarquía ca­tó­li­ca ita­lia­na ha cri­ti­ca­do al pri­mer mi­nis­tro. Y lo ha he­cho por bo­ca de An­ge­lo Bag­nas­co, ar­zo­bis­po de Gé­no­va y pre­si­den­te de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ita­lia­na.

Tiempo - - MUNDO - AL­FON­SO S. PA­LO­MA­RES

En el pai­sa­je de la cri­sis ita­lia­na los úni­cos que no co­rren pe­li­gro de per­der el tra­ba­jo son los abo­ga­dos que se ocu­pan de la de­fen­sa de Ber­lus­co­ni. In­nu­me­ra­bles. Has­ta aho­ra ya ha pa­sa­do por 26 jui­cios con va­rias con­de­nas co­la­te­ra­les a sus co­la­bo­ra­do­res, él se ha ido li­bran­do en oca­sio­nes por las le­yes ad hoc pro­mul­ga­das en el Par­la­men­to pa­ra sal­var­le. El fu­tu­ro ju­di­cial de Sil­vio, co­mo le lla­man ca­ri­ño­sa­men­te sus se­gui­do­res, muy va­ria­do y de una gra­ve­dad evi­den­te, tie­ne abier­tos unos 22 ca­sos, pe­ro al ti­rar de ellos pue­den apa­re­cer mu­chos más.

Son mu­chos los ar­tícu­los del có­di­go pe­nal que le es­tán es­pe­ran­do: por frau­de, so­borno, pros­ti­tu­ción de me­no­res, apro­ve­cha­mien­to ilí­ci­to del car­go, in­ci­ta­ción a men­tir a un tri­bu­nal, uti­li­za­ción per­so­nal de bie­nes pú­bli­cos... La ti­ra. La ver­dad es que mu­chas co­sas de las que di­jo y han si­do gra­ba­das ha­rían ruborizar a un ele­fan­te, y no me re­fie­ro so­lo a lo que di­jo re­fi­rién­do­se a An­ge­la Mer­kel res­pec­to a que no te­nía un pol­vo, sino a las irre­pe­ti­bles es­ca­bro­si­da­des de to­da la geo­gra­fía se­xual. La tar­ta pre­pa­ra­da por el pri­mer mi­nis­tro, y que han ve­ni­do to­man­do co­mo pos­tre los ita­lia­nos, es­ta­ba ela­bo­ra­da a base de co­rrup­ción y se­xo. Eso ha ve­ni­do sien­do la melodía ita­lia­na del reino de Ber­lus­co­ni. La pa­la­bra Ita­lia so­na­ba a ar­te, a ta­len­to, a ima­gi­na­ción, a Pirandello, a Mo­ra­via, a Pa­ve­se, a Vit­to­rio de Si­ca, a Fe­lli­ni, a Ag­ne­lli y mil más. Aho­ra, con Ber­lus­co­ni, ha lle­ga­do la de­gra­da­ción ita­lia­na, y la his­to­ria de los úl­ti­mos años es un re­la­to po­pu­lis­ta rea­li­za­do por los me­dios al ser­vi­cio del pri­mer mi­nis­tro en don­de el vio­la­dor se con­vier­te en vio­la­do, los co­rrup­tos en víc­ti­mas, los jue­ces que le in­ves­ti­gan son in­qui­si­do­res, las le­yes son in­jus­tas cuan­do se le apli­can y por eso ha cam­bia­do bas­tan­tes.

Pa­ra sus de­fen­so­res y se­gui­do­res el pue­blo es el úni­co juez, y ya le ha juz­ga­do dán­do­le el po­der en va­rias elec­cio­nes,

lle­va 17 años en el po­der, una pa­sa­da en la mo­ve­di­za Ita­lia. El re­la­to que ha­cen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Ber­lus­co­ni co­mo Il Gior­na­le, Il Fo­glio de Giu­liano

Fe­rra­ra, la re­vis­ta Pa­no­ra­ma y sus om­ni­pre­sen­tes te­le­vi­sio­nes es: “¡Po­bre Sil­vio! Le ata­can por­que tie­nen en­vi­dia de su éxi­to, a él que so­lo se ha preo­cu­pa­do de los in­tere­ses ita­lia­nos le acu­san de ocu­par­se so­lo de los pro­pios in­tere­ses. Es cier­to que le gus­tan mu­cho las mu­je­res, pe­ro eso qué tie­ne de ma­lo. Las in­vi­ta a sus fies­tas, cla­ro que sí, pe­ro son mu­chos los tes­ti­mo­nios que las des­cri­ben co­mo ce­nas ele­gan­tes, en don­de el pri­mer mi­nis­tro Ber­lus­co­ni ofi­cia­ba co­mo lo que es, co­mo un ex­qui­si­to y ge­ne­ro­so pa­trón de la ca­sa. Son co­sas pri­va­das, no te­ne­mos que apli­car­le ri­gu­ro­sos mo­ra­lis­mos”. Es­to es lo que de­cían y di­cen sus me­dios. En las úl­ti­mas se­ma­nas, los edi­to­ria­les de la pren­sa in­de­pen­dien­te es­tán sien­do un cla­mor con­tra el pri­mer mi­nis­tro, ca­li­fi­cán­do­lo co­mo un ver­da­de­ro pe­li­gro pa­ra Ita­lia. Ade­más de ser un pé­si­mo ges­tor eco­nó­mi­co co­mo han de­cla­ra­do los em- pre­sa­rios ita­lia­nos, le ro­dea un fan­go de se­xo, po­der y pros­ti­tu­ción.

Pe­ro la úl­ti­ma pie­dra, la que más ha agi­ta­do la con­cien­cia de los ita­lia­nos y per­tur­ba­do al en­torno de Ber­lus­co­ni, ha si­do la lan­za­da por el car­de­nal An­ge­lo Bag­nas­co. Es la pri­me­ra vez que la voz más al­ta de la jerarquía ca­tó­li­ca ita­lia­na lan­za un mi­sil de ese ca­li­bre con­tra Ber­lus­co­ni, has­ta aho­ra se ha­bía li­mi­ta­do a dis­pa­ros de fo­gueo a tra­vés de me­dios de co­mu­ni­ca­ción li­ga­dos a la Igle­sia o clé­ri­gos de ma­yor a me­nor gra­dua­ción que se sen­tían in­dig­na­dos por los bun­ga

bun­ga de Il Ca­va­lie­re. An­ge­lo Bag­nas­co es ar­zo­bis­po de la dió­ce­sis de Gé­no­va y pre­si­den­te de la po­de­ro­sa Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ita­lia­na, la CEI.

Le da un es­pe­cial re­lie­ve a lo que di­jo el es­ce­na­rio don­de pro­nun­ció sus pa­la­bras, ya que fue en la apertura de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te de la CEI, in­me­dia­ta­men­te des­pués de ha­ber man­te­ni­do una con­ver­sa­ción pri­va­da con el Pa­pa. En el más si­nuo­so, pe­ro cla­ro, es­ti­lo va­ti­cano, sin pro­nun­ciar una so­la vez el nom­bre del pri­mer mi­nis­tro, tal vez pa­ra no man­char la bo­ca con ese nom­bre, en­tre otras co­sas afir­mó: “So­bre to­do mor­ti­fi­ca te­ner que ha­cer no­tar con­duc­tas no so­lo con­tra­rias al de­co­ro pú­bli­co, sino in­trín­se­ca­men­te tris­tes y va­cías... Con fre­cuen­cia se su­ce­den anéc­do­tas, que si se com­prue­ban, di­fí­cil­men­te son com­pa­ti­bles con la dig­ni­dad de las per­so­nas y el de­co­ro de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Es­tas con­duc­tas con­ta­mi­nan el ai­re y ha­cen más pe­sa­do el ca­mino co­mún. La co­lec­ti­vi­dad ob­ser­va con cons­ter­na­ción el es­ce­na­rio pú­bli­co y la ima­gen del país en el ex­tran­je­ro se de­bi­li­ta pe­li­gro­sa­men­te a cau­sa de ella”.

Si­len­cio cóm­pli­ce.

Des­de ha­ce tiem­po eran fre­cuen­tes las acu­sa­cio­nes del si­len­cio cóm­pli­ce de la jerarquía de la Igle­sia an­te los com­por­ta­mien­tos del pri­mer mi­nis­tro. Mu­chas de es­tas acu­sa­cio­nes pro­ve­nían de or­ga­ni­za­cio­nes y sec­to­res ecle­sia­les. El car­de­nal Bag­nas­co las qui­so con­tes­tar con es­ta pre­gun­ta: “¿Pe­ro real­men­te ha fal­ta­do en es­tos años la voz res­pon­sa­ble del Ma­gis­te­rio ecle­sial que pe­día ho­ri­zon­tes de vi­da ho­nes­ta, li­bre de pan­se­xua­lis­mo y del re­la­ti­vis­mo mo­ral?”.

La ver­dad es que la pre­gun­ta no des­pe­ja las du­das, más bien con­fir­ma la ac­ti­tud de si­len­cio que la jerarquía ha man­te­ni­do has­ta aho­ra an­te los com­por­ta­mien­tos del je­fe del Go­bierno, por­que ha­blar ge­né­ri­ca­men­te de pan­se­xua­lis­mo y re­la­ti­vis­mo mo­ral era un dis­cur­so de­ma­sia­do ge­né­ri­co. Aho­ra, con las pa­la­bras de Bag­nas­co sí se ha de­ci­di­do a co­ger el to­ro por los cuer­nos. Va­rios no­ta­bles es­cri­to­res y pen­sa­do­res ca­tó­li­cos ex­pli- can de dis­tin­tas ma­ne­ras el si­len­cio de la Igle­sia. El co­no­ci­do va­ti­ca­nis­ta San­dro Ma­gis­ter, miem­bro de Co­mu­nión y Li­be­ra­ción, ha es­cri­to: “No es cier­to que sean los ne­go­cios lo que mue­ve a la jerarquía ca­tó­li­ca a apo­yar­le, sino el prag­ma­tis­mo, la con­cien­cia de que el Go­bierno de cen­tro de­re­cha ga­ran­ti­za más y me­jor que la opo­si­ción las co­sas que im­por­tan más a la Igle­sia: de­fen­sa de la vi­da, el abor­to, la eu­ta­na­sia y la edu­ca­ción li­bre”.

Fue más cla­ro y más di­rec­to el tam­bién co­no­ci­do va­ti­ca­nis­ta Vit­to­rio Mes­so­ri, muy bien re­la­cio­na­do con Juan Pa­blo II y con la Cu­ria Ro­ma­na, al de­cir con to­da cru­de­za: “Me­jor un pu­te­ro que ha­ga bue­nas le­yes con­for­me a la doc­tri­na de la Igle­sia que un católico que la per­ju­di­que con ma­las le­yes”. Pe­ro aho­ra la Igle­sia no po­día mi­rar pa­ra otro la­do y no so­lo por­que apa­re­cie­ran nue­vos he­chos en los que la con­se­je­ra re­gio­nal Ni­co­la Min­ne­ti, exa­man­te de Ber­lus­co­ni y una de las or­ga­ni­za­do­ras de las fies­tas de Ar­co­re, apa­re­cie­ra en ellas ves­ti­da de mon­ja pa­ra dar­le más pi­can­te a su streap­tea

se. Los es­ce­na­rios noc­tur­nos en los que se mo­vía Ber­lus­co­ni eran un ver­da­de­ro pi­ca­de­ro de pros­ti­tu­tas y me­no­res. Ya lo de­nun­ció en su día, cuan­do le re­pu­dió, su es­po­sa Ve­ró­ni­ca Lario, al afir­mar: “No pue­do es­tar con un hom­bre que fre­cuen­ta a me­no­res”.

Ber­lus­co­ni es ga­lan­te con las mu­je­res y bas­ta con con­tem­plar los ac­tos ofi­cia­les pa­ra ver có­mo ha pro­mo­cio­na­do a al­gu­nas. A mu­je­res sin for­ma­ción cul­tu­ral e in­te­lec­tual, pe­ro con los cuer­pos muy bien con­for­ma­dos, las ha pro­mo­cio­na­do a im­por­tan­tes pues­tos de go­bierno y de Es­ta­do don­de dis­po­nen de no­ta­bles me­dios y pre­su­pues­tos. No es lo mis­mo que una po­lí­ti­ca de igual­dad se­ria. Ber­lus­co­ni vi­ve con de­sola­ción las ma­ni­fes­ta­cio­nes de Bag­nas­co y re­cuer­da que siem­pre ha es­ta­do en lí­nea con las doc­tri­nas del Va­ti­cano, ya que se ha opues­to al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, a la eu­ta­na­sia pa­si­va, a la in­ves­ti­ga­ción con cé­lu­las ma­dre y ha apro­ba­do una ge­ne­ro­sa fi­nan­cia­ción pú­bli­ca a los co­le­gios re­li­gio­sos.

En la ges­tión eco­nó­mi­ca tam­bién ha si­do un desas­tre, tan­to o más que en su ges­tión se­xual, si la se­pa­ra­mos de las co­rrup­cio­nes de­lic­ti­vas que lle­va­ba ane­jas. El en­deu­da­mien­to su­po­ne el 120% del PIB. Pe­ro la ra­dio­gra­fía eco­nó­mi­ca no es el ob­je­to de es­te aná­li­sis, me­re­ce un ar­tícu­lo mo­no­grá­fi­co.

Fu­tu­ro.

Ber­lus­co­ni tie­ne pen­dien­tes con la Jus­ti­cia unos

22 ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.