Ta­go­re

Su ver­sa­ti­li­dad y su vo­ca­ción de men­tor y agi­ta­dor so­cial le dan un re­lie­ve que man­tie­ne la ca­pa­ci­dad de fas­ci­nar.

Tiempo - - VISIONES -

po­cos se han acor­da­do en Es­pa­ña de con­me­mo­rar al pri­mer asiá­ti­co ga­lar­do­na­do con el pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, Ra­bin­dra­nath Ta­go­re, que na­ció ha­ce 150 años en Cal­cu­ta, ca­pi­tal del Es­ta­do de Ben­ga­la, y allí mu­rió, tras una lar­ga vi­da via­je­ra y com­pro­me­ti­da, en 1941. El mun­do an­glo­sa­jón (por no ha­blar de la In­dia, don­de su fi­gu­ra es ca­ris­má­ti­ca, y en­tre los ben­ga­líes ve­ne­ra­da) lo ha ce­le­bra­do de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble, re­di­tan­do mu­chas de sus obras y sien­do, en las prin­ci­pa­les re­se­ñas que he leí­do, im­par­cia­les con él: la poe­sía y el tea­tro de Ta­go­re no han si­do bien tra­ta­dos por el pa­so del tiem­po, pe­ro su asom­bro­sa ver­sa­ti­li­dad y su vo­ca­ción de men­tor y agi­ta­dor so­cial le dan un re­lie­ve que man­tie­ne la ca­pa­ci­dad de fas­ci­nar. Pa­ra mí fue una im­pre­sión muy gra­ti­fi­can­te, ha­ce tres años, vi­si­tar en Cal­cu­ta la man­sión fa­mi­liar de San­ti­ni­ke­tan don­de él creó su hoy muy pu­jan­te cen­tro de es­tu­dios y don­de mu­rió: un equi­li­bra­do re­man­so de ci­vi­li­za­ción y be­lle­za en la caó­ti­ca y su­per­po­bla­da ciu­dad. Y allí oí por pri­me­ra vez la mú­si­ca de Ta­go­re, una de las fa­ce­tas más vi­gen­tes de su crea­ción ar­tís­ti­ca; es una lás­ti­ma que las gra­ba­cio­nes de sus can­cio­nes lí­ri­cas, in­ter­pre­ta­das por gran­des ar­tis­tas clá­si­cos del si­glo XX co­mo Her­man­ta Mukherjee, Pra­sad Gos­wa­mi o De­ba­bra­ta Bis­was, ape­nas se co­noz­can en Oc­ci­den­te.

Pe­se al ol­vi­do ac­tual, Ta­go­re tu­vo una in­ten­sa y pe­cu­liar re­la­ción con Es­pa­ña a tra­vés de Juan Ra­món Jiménez, que se eri­gió en por­ta­voz, tra­duc­tor y has­ta me­jo­ra­dor de su obra tras ha­bér­se­la he­cho co­no­cer en 1913 Ze­no­bia Cam­pru­bí, quien tres años des­pués se casaría con el poe­ta onu­ben­se. Aún se debate so­bre el re­par­to de pa­pe­les de la pa­re­ja en esa ta­rea de ver­sio­nar a Ra­bin­dra­nath, siem­pre a tra­vés del in­glés y no del ben­ga­lí en el que aquel es­cri­bía. En una de las po­cas pu­bli­ca­cio­nes ad hoc que han apa­re­ci­do es­te año en nues­tro país, la re­co­pi­la­ción de afo­ris­mos poé­ti­cos Pá­ja­ros per­di­dos (Re­na­ci­mien­to, Se­vi­lla, 2011), el pro­lo­guis­ta, Ar­tu­ro Ra­mo­ne­da, que re­cons­tru­ye con gra­cia un frus­tra­do via­je de Ta­go­re a Es­pa­ña, pa­re­ce com­par­tir la in­ve­te­ra­da sos­pe­cha de que, co­mo en otros cé­le­bres matrimonios li­te­ra­rios, ella era la la­bo­rio­sa y él el aba­jo fir­man­te. Juan Ra­món, sin em­bar­go, le de­cía a su ma­dre, en una car­ta, que “en las tra­duc­cio­nes de Ta­go­re […] yo ha­go ca­si to­do el tra­ba­jo, na­tu­ral­men­te”.

Fui en la ado­les­cen­cia un lec­tor des­lum­bra­do de Ta­go­re, de su tea­tro en par­ti­cu­lar (muy aso­cia­do al de Yeats, que le apa­dri­nó y al­go se de­jó in­fluir), pe­ro aho­ra echo en fal­ta en cas­te­llano nue­vas tra­duc­cio­nes de sus his­to­rias cor­tas y al­gu­na de sus no­ve­las co­mo La ca­sa y el mun­do; Alian­za Edi­to­rial man­tie­ne en su ca­tá­lo­go me­dia do­ce­na de sus tí­tu­los más co­no­ci­dos (en las ver­sio­nes de Cam­pru­bí/Jiménez), y Vi­sor re­lan­zó ha­ce unos me­ses la an­to­lo­gía Úl­ti­mos poe­mas, con tra­duc­ción di­rec­ta del ben­ga­lí re­vi­sa­da en cas­te­llano por el no­ve­lis­ta Ma­riano An­to­lín Ra­to. La na­rra­ti­va de Ta­go­re ins­pi­ró ade­más va­rias pe­lí­cu­las de otro ex­tra­or­di­na­rio ar­tis­ta ben­ga­lí, Sat­ya­jit Ray, for­ma­do en la es­cue­la de San­ti­ni­ke­tan y en bue­na me­di­da dis­cí­pu­lo su­yo. Cha­ru­la­ta, una de las obras maes­tras del ci­neas­ta, adap­ta El ni­do ro­to, uno de los re­la­tos más me­mo­ra­bles del ol­vi­da­do gran gu­rú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.