El gra­ve con­flic­to en­tre is­rae­líes y pa­len­ti­nos

Con la que es­tá ca­yen­do, ¿a al­guien le que­dan ga­nas de reír? Sí: hay un re­na­ci­mien­to del hu­mor in­te­li­gen­te en la pren­sa es­pa­ño­la. El ma­go se lla­ma Xa­vi Puig.

Tiempo - - CULTURA -

Mi vie­jo ami­go pe­rio­dis­ta (sí, ten­go al­gu­nos de esos, en fin) se me­tía, en un res­tau­ran­te de­li­cio­so del cen­tro de Ma­drid que se lla­ma La Sa­cris­tía, dos hue­vos fri­tos con pa­ta­tas fri­tas de los de ma­tar osos. El hom­bre es de Pa­len­cia. Y yo, que lo sa­bía, es­pe­ré a ver­le en­gu­llir a dos ca­rri­llos pa­ra pro­po­ner­le, con to­do el can­dor del mun­do: -¿Me de­jas que te lea una no­ti­cia? -Fueno. Si no hay fás re­me­fio... Sa­qué un papelito do­bla­do y me ca­lé las ga­fi­tas de cer­ca.

-“Cru­ce de in­sul­tos y ame­na­zas en­tre is­rae­líes y pa­len­ti­nos”.

Ahí mi ami­go, que se lla­ma Je­sús, de­jó de mas­ti­car, tra­gó co­mo pu­do y se me que­dó mi­ran­do, pas­ma­do: -¿Quéee? -Re­pi­to. No me in­te­rrum­pas. “Cru­ce de in­sul­tos y ame­na­zas en­tre is­rae­líes y pa­len­ti­nos. El en­quis­ta­do con­flic­to en­tre is­rae­líes y pa­len­ti­nos vuel­ve a agu­di­zar­se po­nien­do en ja­que al Go­bierno es­pa­ñol. Las ca­lles de Pa­len­cia se han lle­na­do es­ta ma­ña­na de ciu­da­da­nos que, lu­cien­do el tra­di­cio­nal pa­ñue­lo pa­len­tino, acu­dían fren­te a la ca­te­dral de San An­to­lín pa­ra que­mar ban­de­ras is­rae­líes te­ji­das pre­via­men­te a mano. Mien­tras Ne­tan­yahu ame­na­za con bom­bar­dear Cas­ti­lla y León, el al­cal­de de Pa­len­cia pre­pa­ra a la po­bla­ción pa­ra la ofen­si­va...”.

Cuan­do leí que el al­cal­de, Al­fon­so Po­lan­co, del PP, bra­ma­ba an­te la ai­ra­da mul­ti­tud que es ver­dad que los is­rae­líes tie­nen tan­ques y avio­nes y he­li­cóp­te­ros, pe­ro que “si se cre­cen, les sol­ta­re­mos a los to­ros”, Je­sús no pu­do más, es­tor­nu­dó y se pu­so per­di­do de res­tos de pa­ta­tas a me­dio de­glu­tir. Y cuan­do re­la­té -leía frío y pro­fe­sio­nal co­mo un lo­cu­tor de la BBC-que, an­te los in­sul­tos y las pro­vo­ca­cio­nes de Ne­tan­yahu, la gen­te agi­ta­ba ban­de­ras y re­tra­tos de su lí­der ca­ris­má­ti­co, Pa­len­tino Ros­si, Je­sús ya llo­ra­ba de la ri­sa, to­sía, en­ro­je­cía, bus­ca­ba el agua. -Pe­ro In­ci... Pe­ro In­ci... ¿Qué es eso? -Eso es un ge­nio -di­je yo, do­blan­do el papelito con mi me­jor son­ri­sa.

Es ver­dad. No tar­da­ré en co­no­cer­le per­so­nal­men­te. Se lla­ma Xa­vi Puig, ca­ta­lán ave­cin­da­do (di­cen por ahí) en La­va­piés. In­sul­tan­te­men­te jo­ven pa­ra el ta­len­to que tie­ne. En la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía de Bar­ce­lo­na co­no­ció (di­cen tam­bién) a Ki­ke Gar­cía, y de ese de­vas­ta­dor cho­que de tre­nes na­ció una web im­pres­cin­di­ble pa­ra cual­quier ser hu­mano que pre­ten­da con­ser­var, en me­dio de es­te go­ri­go­ri co­ti­diano, la sa­lud men­tal: El Mun­do To­day, el pe­rió­di­co más in­ge­nio­so, lú­ci­do, hi­la­ran­te, leí­do y me­jor es­cri­to de cuan­tos es­te ca­ba­llo se ha en­con­tra­do en años. Y son unos cuan­tos.

-¿Y de Ro­dol­fo Pa­len­tino no di­cen na­da? -hi­pa­ba Je­sús, que no po­día más­Por­que Ro­dol­fo, oye, ti­rón sí tie­ne en­tre la gen­te ma­yor de mi pue­blo...

La pren­sa hu­mo­rís­ti­ca tie­ne en Es­pa­ña una lar­ga tra­di­ción, pe­ro ma­la. De to­da la vi­da (de­jé­mos­lo en el si­glo XIX), los es­pa­ño­les nos he­mos reí­do no de lo que tie­ne gra­cia, sino de los de­más. Al­gu­nas ve­ces, po­cas, de no­so­tros mis­mos. Y mu­chas, de lo que nos de­ja­ba la cen­su­ra, que la ha­bía y la si­gue ha­bien­do aunque aho­ra se lla­ma de otra ma­ne­ra. Es­te es el país que in­ven­tó los chis­tes de co­jos, de ma­ri­co­nes, de tar­ta­mu­dos y de sub­nor­ma­les. Y los ho­rri­bles de Ire­ne Vi­lla. Es­te es el país de los her­ma­nos Béc­quer, que no ha­cían de la fa­mi­lia real de su tiem­po lo que lla­ma­ría­mos hu­mor, sino es­car­nio za­fio e in­gui­nal. Pe­ro la gen­te se reía. El me­jor es­cri­tor sa­tí­ri­co que ha da­do Es­pa­ña se lla­mó Fran­cis­co de Que­ve­do, y era un bes­tia. Ge­nial, pe­ro bes­tia. Tu­vo que lle­gar Fran­co, que te­nía el mis­mo sen­ti­do del hu­mor que un lo­ga­rit­mo, pa­ra que un gru­po de crá­neos pre­vi­le­gia­dos fun­da­se, con­tra to­da es­pe­ran­za, La Co­dor­niz, sa­bia­men­te sub­ti­tu­la­da El hu­mor más au­daz pa­ra el lec­tor más in­te­li­gen­te. De esa di­vi­sa, que si­guie­ron otros en la Tran­si­ción con más o me­nos éxi­to (a ve­ces con una enor­me bri­llan­tez), pro­ce­de Xa­vi Puig.

El se­cre­to de su éxi­to.

La fór­mu­la es sen­ci­lla: es­cri­bir no­ti­cias dis­pa­ra­ta­das con el im­pe­ca­ble es­ti­lo de re­dac­ción que se en­se­ña en el más­ter de El País. Pa­re­ce fá­cil, ¿ ver­dad? Muy bien, pón­gan­se a ha­cer­lo. Por­que el asun­to no con­sis­te en ha­cer chis­tes; es­toy ca­si se­gu­ro de que Puig odia los chis­tes, lo mis­mo que Wo­dehou­se, Mark Twain, Dario Fo, Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa o Gio­van­ni Gua­res­chi, ge­nios del hu-

mor (ca­da uno en su es­ti­lo y épo­ca) que no con­ta­ban un chis­te ni al fi­nal de las bo­das. Por­que to­dos sa­bían, co­mo sa­be es­te cha­val des­lum­bran­te, que la ri­sa no hay que bus­car­la en las tri­pas sino en la ca­be­za. El hu­mor, o es in­te­li­gen­te o se lla­ma de otra ma­ne­ra.

Lo­gren us­te­des ha­cer hu­mor, por ejem­plo, con la po­lí­ti­ca. Hom­bre, eso lo ha­ce to­do el mun­do, di­rán. Sí, pe­ro in­tén­ten­lo has­ta con­se­guir que, de la mis­ma no­ti­cia in­ven­ta­da, se rían igual par­ti­da­rios y de­trac­to­res del po­lí­ti­co ban­de­ri­llea­do. Eso ya no es tan fá­cil, ¿ver­dad? Si uno, vien­do ca­mi­nar a Fra

ga en es­tos úl­ti­mos años, di­ce que don Ma­nuel an­da es­co­ci­do, pues no ha­ce una bro­ma sino una es­tu­pi­dez. Pe­ro si ti­tu­las “Fra­ga aban­do­na la po­lí­ti­ca pe­ro se­gui­rá con el rap”, pues lo más pro­ba­ble es que se ría has­ta el pro­pio Fra­ga, cu­yo sen­ti­do del hu­mor... pues ya ni los lo­ga­rit­mos del otro. Si uno ha­ce gra­cie­tas es­ca­to­ló­gi­cas so­bre Sha­ki­ra y Pi­qué, pues ha­brá quien se ría y ha­brá quien no. Pe­ro si es­cri­bes, muy se­rio: “Mue­re la ar­di­lla que le po­nía la voz a Sha­ki­ra”, pues la car­ca­ja­da es ge­ne­ral, por­que to­dos, has­ta los más en­sor­de­ci­dos fans de la co­lom­bia­na, sa­be­mos có­mo can­ta esa mu­jer y qué ha­ce con la la­rin­ge. Eso de los ga­lli­tos, sí.

Ese es el se­cre­to: la uni­ver­sa­li­dad del hu­mor y so­bre to­do la gra­cia in­te­li­gen­te, que lo­gre su­pe­rar el re­ce­lo o el es­co­zor de quien pu­die­ra sen­tir­se agre­di­do. Si es­cri­bes que “ Fe­rran Adrià in­tro­du­ce el con­cep­to de co­mi­da a la car­ta” co­mo úl­ti­ma y au­daz in­no­va­ción en la gas­tro­no­mía, y en­ci­ma re­dac­tas la no­ti­cia co­mo

si fue­se cier­ta y con el me­jor es­ti­lo pro­fe­sio­nal, el pri­me­ro que se des­con­go­ja es Adrià. Y si des­ve­las que “la in­fan­ta

Leo­nor po­dría me­dir cin­co me­tros” si si­gue su rit­mo ac­tual de cre­ci­mien­to ( pro­pio de la fa­mi­lia), pues el que se mon­da an­tes que na­die es el Rey.

Y así to­do. Si ti­tu­las “Sa­le a la ven­ta un Play­mo­bil del INEM con 4.130.927 mu­ñe­cos”, o “Los ni­ños es­pa­ño­les pi­den más re­cor­tes en edu­ca­ción”, por­que con­si­de­ran que con una ho­ra de cla­se bas­ta y so­bra, ¿ha­brá un pa­ra­do o una con­se­je­ra au­to­nó­mi­ca de des­pe­dir pro­fe­so­res que no se echen a reír? Es­tá cla­ro: en Es­pa­ña ya no bas­ta con

El jue­ves. Ca­da ca­tás­tro­fe so­cial pro­vo­ca sus pro­pios an­ti­cuer­pos y, con la que nos es­tá di­lu­vian­do, era ca­si pre­vi­si­ble que apa­re­cie­se un hu­mor así. Con lo que no con­tá­ba­mos era con el in­creí­ble ta­len­to (y el ex­te­nuan­te tra­ba­jo, es­toy se­gu­ro) de Xa­vi Puig y sus bár­ba­ros, que son al pe­rio­dis­mo lo que Les Luthiers son a la mú­si­ca. Si­gue, mu­cha­cho. Si­gue. Ha­ces fal­ta. Y que lo se­pas: aquí es­ta­mos con los pa­len­ti­nos, ¿eh? A muer­te.

Mark Twain

Les Luthiers

Dario Fo

Xa­vi Puig

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.