Las re­glas de jue­go

La gran no­ve­la que re­fun­dó el gé­ne­ro ne­gro y mar­có a Ma­met o Ta­ran­tino.

Tiempo - - CULTURA - PE­DRO GAR­CÍA

Los ami­gos de Ed­die Coyle. Geor­ge V. Hig­gins

(Li­bros del As­te­roi­de).

la no­ve­la que cam­bió la his­to­ria de la li­te­ra­tu­ra ne­gra es un via­je per­tur­ba­dor e in­can­des­cen­te a los ba­jos fon­dos de Bos­ton y, en el fon­do, de to­das las ciu­da­des mo­der­nas que ha­bi­tan en nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va. Mu­chas vi­das en el alam­bre y muy po­co que per­der. Ar­mas, ma­fia, es­qui­nas ocul­tas, al­cohol y tra­pi­cheos. El cri­men y la pe­ri­fe­ria de la ley co­mo há­bi­tat na­tu­ral de unos per­so­na­jes que se mue­ven con una úni­ca ob­se­sión: sal­var el cue­llo. Con­si­de­ra­da uni­ver­sal­men­te por crí­ti­ca y pú­bli­co co­mo una de las cum­bres de la li­te­ra­tu­ra del si­glo XX, la pu­bli­ca­ción en 1970 de Los ami­gos de Ed­die Coyle pu­so pa­tas arri­ba el gé­ne­ro ne­gro en Es­ta­dos Uni­dos: el Ame­ri­can Noir ha­bía cam­bia­do pa­ra siem­pre y de es­te gi­ro be­be­rían gran­des au­to­res co­mo Da­vid Ma­met o Quentin Ta­ran­tino, es­tre­llas con­tem­po­rá­neas. Y es que, gra­cias a su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia co­mo fis­cal y pe­rio­dis­ta, Geor­ge V. Hig­gins su­po plas­mar co­mo na­die el am­bien­te tur­bio y la du­re­za de una ciu­dad y una vi­da con las que es­ta­ba más que fa­mi­lia­ri­za­do. Di­cho de otro mo­do: los per­so­na­jes, que or­bi­tan al­re­de­dor de Ed­die, pro­to­ti­po del bus­ca­vi­das mo­derno, se com­por­tan tal y co­mo lo ha­cen en la reali­dad. ¿Mo­ra­le­ja? Sin buenos y ma­los no hay ga­na­do­res po­si­bles. So­lo una lar­ga lis­ta de per­de­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.