Fa­cet­ta Ne­ra, bell’abis­si­na

Mus­so­li­ni man­da a su ejér­ci­to a in­va­dir Abi­si­nia pa­ra crear el Im­pe­rio Ita­liano fas­cis­ta.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - LUIS RE­YES

Si la Guerra Ci­vil es­pa­ño­la fue el pró­lo­go de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, la Guerra de Abi­si­nia fue el pró­lo­go de la de Es­pa­ña. En ella se des­ta­pó la agre­si­vi­dad de un país que pre­ten­día ser una nue­va po­ten­cia, Ita­lia, mo­vi­da por una nue­va ideo­lo­gía que pron­to se ma­ni­fes­ta­ría co­mo un gran pe­li­gro pa­ra la hu­ma­ni­dad, el fas­cis­mo.

Tam­bién se pu­so en evi­den­cia una nue­va for­ma de ac­tuar de las de­mo­cra­cias lla­ma­da el apa­ci­gua­mien­to, una ne­fas­ta ac­ti­tud que lue­go lle­va­ría a ne­gar­le to­da ayu­da a la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la fren­te a los fas­cis­tas, y a Che­cos­lo­va­quia o Aus­tria fren­te a Hitler. Fran­cia e In­gla­te­rra, las gran­des po­ten­cias eu­ro­peas, due­ñas de in­men­sos im­pe­rios co­lo­nia­les y ven­ce­do­ras de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial, ha­bían que­da­do tan trau­ma­ti­za­das por la san­gría de es­ta que que­rían evi­tar a to­da cos­ta otro con­flic­to.

Londres y París fue­ron in­ca­pa­ces de pre­sio­nar a la Ita­lia de Mus­so­li­ni con su fuer­za mi­li­tar, pe­se a que era muy su­pe­rior, de ayu­dar ma­te­rial­men­te a Etio­pía en la cam­pa­ña, pe­se a que te­nían los me­dios, o de ejer­cer una fir­me ac­ción di­plo­má­ti­ca. Con­de­na­ron por su­pues­to la agre­sión al Im­pe­rio Etío­pe, el úni­co país li­bre de co­lo­ni­za­ción eu­ro­pea de to­da Áfri­ca (el otro país in­de­pen­dien­te, Li­be­ria, era en reali­dad un pro­tec­to­ra­do nor­te­ame­ri­cano) y pro­mo­vie­ron sanciones eco­nó­mi­cas en la So­cie­dad de Na­cio­nes, pe­ro es­tas fue­ron le­ves, in­tras­cen­den­tes pa­ra el cur­so de la guerra. Cla­ra­men­te no se que­ría irri­tar a Mus­so­li­ni.

El Du­ce sa­lió de la em­pre­sa pe­li­gro­sa­men­te cre­ci­do. Por pri­me­ra vez des­de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial un país europeo re­cu­rría a una agre­sión bé­li­ca pa­ra ser­vir sus in­tere­ses, y le ha­bía sa­li­do bien. La guerra se con­vir­tió así en un ins­tru­men­to de tra­ba­jo co­rrien­te pa­ra los re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, mien­tras que pa­re­cía prohi­bi­da pa­ra los Go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos, de­pen­dien­tes de sus opi­nio­nes pú­bli­cas. Mus­so­li­ni pro­cla­mó el Im­pe­rio Ita­liano el 9 de ma­yo de 1936, cua­tro días des­pués de ocu­par la ca­pi­tal etío­pe, Adis Abe­ba. Ape­nas dos me­ses des­pués es­ta­lla­ría la Guerra de Es­pa­ña, y el Du­ce man­da­ría a sus le­gio­nes en ayu­da de Fran­co.

La cuen­ta pen­dien­te.

La con­quis­ta de Abi­si­nia co­men­zó el 2 de oc­tu­bre de 1935. Un po­ten­te ejér­ci­to de 100.000 hom­bres al man­do del ma­ris­cal De Bono in­va­dió el país des­de la co­lo­nia ita­lia­na de Eri­trea, mien­tras que otra fuer­za se­cun­da­ria lo ha­cía des­de la de So­ma­lia. Pa­ra Ita­lia se tra­ta­ba de la­var una afren­ta na­cio­nal. En 1896, cuan­do la ex­pan­sión co­lo­nial eu­ro­pea es­ta­ba en su cé­nit, los ita­lia­nos ha­bían in­ten­ta­do ya la mis­ma em­pre­sa, pe­ro el ejér­ci­to feu­dal del em­pe­ra­dor etío­pe les ha­bía da­do una so­be­ra­na pa­li­za en Adua. Ita­lia re­sul­tó aver­gon­za­da y Etio­pía se man­tu­vo li­bre del do­mi­nio europeo.

Es­ta vez Mus­so­li­ni no iba a to­le­rar que ocu­rrie­se lo mis­mo. La ex­pe­rien­cia de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial lle­vó a los ita­lia­nos a uti­li­zar los ma­yo­res ade­lan­tos que exis­tían en el cam­po bé­li­co, des­de avia­ción ma­si­va a co­mu­ni­ca­cio­nes por ra­dio, pa­san­do por el uso de gas ve­ne­no­so, aunque es­tu­vie­se prohi­bi­do por la Con­ven­ción de Gi­ne­bra. Cuan­do al Du

ce le pa­re­ció que el ma­ris­cal De Bono era de­ma­sia­do pru­den­te, lo des­ti­tu­yó sin con­tem­pla­cio­nes y pu­so en su lu­gar al ge­ne­ral Ba­do­glio, que apli­có la ener­gía re­que­ri­da. Iró­ni­ca­men­te, Ba­do­glio se­ría el au­tor del gol­pe de Es­ta­do de 1943 que de­rro­có a Mus­so­li­ni.

Fue una cam­pa­ña rápida, siete me­ses y una se­ma­na, y las pér­di­das ita­lia­nas no fue­ron im­por­tan­tes, so­bre to­do com­pa­ra­das con la ex­pe­rien­cia pa­sa­da de la Pri­me­ra Guerra Mun­dial. A cam­bio se ha­bía ga­na­do un ex­ten­so te­rri­to­rio con buen cli­ma que ofre­cía gran­des pers­pec­ti­vas pa­ra que se ins­ta­la­ran co­lo­nos ita­lia­nos.

El Du­ce se­du­jo a la opi­nión pú­bli­ca de su país con un tri­ple dis­cur­so: la re­cu­pe­ra­ción del ho­nor na­cio­nal herido en Adua; la co­lo­ca­ción de Ita­lia en el ni­vel de las gran­des po­ten­cias, que in­ter­ve­nían en el mun­do a su an­to­jo; y la mi­sión ci­vi­li­za­do­ra, que res­ca­ta­ría a los pue­blos de Abi­si­nia de la bar­ba­rie me­die­val.

Fue una lás­ti­ma que, co­mo Etio­pía era cris­tia­na des­de el si­glo IV, no se pu­die­ra ha­blar de cris­tia­ni­za­ción, lo que le ha­bría da­do mu­cho res­pal­do católico –aun así Pío XI fue be­né­vo­lo con la agre­sión-. En cam­bio se ai­reó que en el Im­pe­rio Etío­pe exis­tía la es­cla­vi­tud, y una de las vic­to­rias de la pro­pa­gan­da ita­lia­na an­te el mun­do fue pro­cla­mar su abo­li­ción. Fue en re­la­ción con es­to co­mo sur­gió una can­ción que se­ría la más po­pu­lar de Ita­lia en los tiem­pos del fas­cis­mo: Fa­cet­ta Ne­ra.

Una can­ción pa­ra una guerra.

La le­tra de Fa­cet­ta Ne­ra (Ca­ri­ta Ne­gra) le con­ta­ba a una ni­ña es­cla­va que pron­to se­ría li­be­ra­da por la lle­ga­da de los ita­lia­nos, y le pre­sen­ta­ba las ven­ta­jas de una ci­vi­li­za­ción en la que “la leg­ge nos­tra è schia­vi­tù d’amo­re / ma lib­ber­tà di vi­ta e di pen­sie­re” (“nues­tra ley es es­cla­vi­tud de amor, pe­ro li­ber­tad de vi­da y pen­sa- mien­to”), y le pro­me­tía lle­var­la a Ita­lia pa­ra que co­no­cie­se su nue­vo país, don­de “Fa­cet­ta Ne­ra / sa­rai ro­ma­na” (Ca­ri­ta Ne­gra, se­rás ro­ma­na).

La le­tra era de Giu­sep­pe Mi­che­li, un clá­si­co de la can­ción ro­ma­na, la mú­si­ca de Ma­rio Ruc­cio­ne, y fue com­pues­ta an­tes de la in­va­sión. La es­tre­nó en un tea­tro de Ro­ma el 24 de ju­nio de 1935 el te­nor Car­lo Bu­ti, his­tó­ri­ca­men­te la pri­me­ra su­per­es­tre­lla de la can­ción ita­lia­na. In­me­dia­ta­men­te tu­vo un éxi­to arro­lla­dor, aunque a los al­tos círcu­los fas­cis­tas no ter­mi­na­ba de con­ven­cer­les, por­que en reali­dad no ha­cía en­cen­di­das loas del fas­cis­mo, y nom­bra­ba tres ve­ces al rey de Ita­lia y so­la­men­te una a Mus­so­li­ni, y es­to ya en el úl­ti­mo ver­so, co­mo me­ti­do con cal­za­dor. Sin du­da es­ta fal­ta de ideo­lo­gía fas­cis­ta es­pe­cí­fi­ca con­tri­bu­yó a su enor­me po­pu­la­ri­dad.

Pa­ra­le­la­men­te co­men­zó a cir­cu­lar una postal que re­pro­du­cía una fo­to en la que apa­re­cía un be­bé de “ca­ri­ta ne­gra” ro­dea­do de sol­da­dos ita­lia­nos. Nun­ca es­tu­vo cla­ro si la fo­to se hi­zo an­tes de la can­ción y la ins­pi­ró, o si fue al re­vés.

Sin em­bar­go me­dio si­glo des­pués, el se­ma­na­rio Og­gi pu­bli­ca­ría la his­to­ria real de la ni­ña etío­pe de la can­ción. La au­tén­ti­ca Fa­cet­ta Ne­ra fue en­con­tra­da aban­do­na­da du­ran­te una ba­ta­lla –qui­zá mu­rió su ma­dre-por un le­gio­na­rio ita­liano lla­ma­do Pas­qua­lino Chi­ti. La ni­ña, de unos 2 años, fue adop­ta­da por el re­gi­mien­to y bau­ti­za­da Ma­ria Vit­to­ria Ara­dam, en con­me­mo­ra­ción de la vic­to­ria ita­lia­na en la ba­ta­lla de Amba Ara­dam. Lue­go los sol­da­dos se la en­tre­ga­ron a las mon­jas del con­ven­to de San­ta Ana de As­ma­ra, la ca­pi­tal de Eri­trea, que la cria­ron.

Chi­ti no se ol­vi­dó de su Fa­cet­ta Ne­ra, y en su tes­ta­men­to le de­jó en he­ren­cia una fin­ca en Ita­lia. Ma­ria Vit­to­ria Ara­dam se casaría y ten­dría tres hi­jos. Uno de ellos, Joannes Braha­ne, ha es­tu­dia­do en Ita­lia y ha­ce unos años le dio otra vuel­ta de tuer­ca a la his­to­ria, al re­cla­mar una pen­sión pa­ra su ma­dre –que si­gue vi­vien­do en As­ma­ra y se con­si­de­ra ita­lia­ní­si­ma-adu­cien­do que en reali­dad era hi­ja de un sol­da­do ita­liano y una mu­jer afri­ca­na.

In­va­sión. El ma­ris­cal De Bono, con bar­ba blan­ca, pla­ni­fi­ca las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res de las tro­pas ita­lia­nas so­bre el te­rreno.

A las ar­mas. El gran tam­bor del Ne­gus lla­ma a la mo­vi­li­za

ción an­te los corresponsales.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.